Río Gallegos

El escándalo millonario en el Hospital por la presunta asignación de guardias que no se trabajaron

En el área de Supervisión de Enfermería, asignaban horas de guardias no realizadas a otros dos trabajadores para luego repartirse el dinero. Se inició un sumario, se desplazó a una persona y se realizó una denuncia penal. Se investigan si hubo más implicados. El por ahora más complicado habría confesado a sus compañeros.

El cobro de horas extras no trabajadas llevaría años.
COMPARTÍ ESTA NOTA

Dentro del Hospital Regional, la noticia se conoció el jueves, empezó a tomar forma y recién el viernes explotó y tuvo una onda expansiva que por ahora, alcanzó a una sola persona.

En el nosocomio un empleado con responsabilidad y cargo jerárquico del sector de Enfermería,asignaba horas extras de guardias que fueron trabajadas a dos empleados.

Los anotaba en la planilla, que luego tenía destino la Dirección Administrativa, luego la Dirección de Hospital y finalmente el Ministerio de Salud. A fin de mes se pagaban.

Luego del pago, esta persona le pedía a los que les asignó las horas, su parte o como se especula, se dividían el dinero.

No fue un modus operandi que nació este año.

Según pudo conocer TiempoSur, esto data desde hace años ya que habría personas que no pueden justificar su alto nivel de vida.

Ayer la onda expansiva implicó el reclamo de los enfermeros autoconvocados. Todos estaban al tanto de lo que pasó pero nadie de ellos sabe si esto fue permitido, ya que era imposible de concretarse sin la venia administrativa necesaria, o si solamente fue parte de mera “negligencia”.

 

CON LOS CHICOS

“Están tratando de aclarar la situación pero sabemos que se tomaron guardias que se pasaban y se presentaban para el cobro”, dijo Manuel Piris, referente de enfermería a este medio.

Hasta ayer a la tarde Piris no estaba al tanto, pero se inició un sumario interno, se desplazó a una persona (del área administrativa) y se realizó una denuncia penal ante la Fiscalía.

“Nos reunimos con Soria que se puso a disposición de la Justicia y presentó la renuncia”, contó Piris. El que sí fue apartado es el Supervisor de Enfermería, quien no podría justificar su nivel de vida y compras realizadas en el último tiempo. Esta persona fue quien habría confesado su accionar a sus compañeros.

Pero la pregunta nace de forma inmediata: Qué lleva a una persona a admitir un robo. Según señalan las fuentes, una teoría es que quien lo contó ante Dirección Médica lo hizo porque hubo una disputa por los montos de dinero a dividir. Otra, que en medio de la pandemia por Coronavirus, fue simple detectar la gran cantidad de horas extras atribuida a los empleados, cuando en el hospital está trabajando la mitad del personal.

La cifra que se adjudicaron por planilla alcanzaría los 4 millones de pesos.

“Habrían varios en complicidad con una persona porque sino esto es imposible de poder llevarse adelante”, remarcó Piris.

Los enfermeros no confían en nadie. Ayer aguardaban las explicaciones de abogados del nosocomio y la Dirección Médica.

Llamó la atención lo rápido que se iniciaron los sumarios porque estas cuestiones administrativas tardan entre cinco a siete días hasta que sale la notificación”, apuntó.

En el sector, de acuerdo a dos fuentes consultadas, creen que no sólo hay más de una persona que permitió el robo de dinero al Estado, sino que la cadena llega hasta  más arriba.

 

NO ES LA PRIEMRA VEZ

En 2015 TiempoSur publicó que el Director del Hospital se autoasignó una cantidad increíble de guardias, cuyas horas hubieran sido imposibles de trabajar.

No existe una ley que controle las horas que se asignan a los médicos y quedan a discrecionalidad de los directores de los nosocomios en Santa Cruz.

Otro caso publicado por medios ese año, fue el del Hospital de Puerto Santa Cruz, quien fue puesto en funciones en octubre de 2015 y en noviembre ya tenía asignadas 16 guardias activas (que son de 24 horas).