Historia local

El cura de los chilenos

El recordado Padre Juan Barrio cumplió un papel central durante la tercer gran ola migratoria mencionada. Ayudó a decenas de familias que llegaron a la ciudad, consiguió terrenos, servicios y trabajos. Hoy, a las 12:30, en la Iglesia San José Obrero, justamente conocida también como la Iglesia del Padre Juan, será la misa de los chilenos. Cuál fue su obra.

Cura de los chilenos 
Cura de los chilenos 
COMPARTÍ ESTA NOTA

Este padre de nacionalidad española, un 12 de octubre, pero de 1966, llegó a la localidad. No obstante, un año antes de su llegada atravesó un momento de dudas, las que fueron saldadas mediante un intercambio de cartas con el Monseñor Mauricio E. Magliano, primer Obispo de la Diócesis Río Gallegos, quien en todo momento le enfatizó sus ansias de tenerlo trabajando en la localidad. Su trabajo sacerdotal fue contrastante en la ciudad, se lo recuerda por su tránsito lento de a pie, el cual lo llevaba por distintos lugares de la ciudad. Tal es así que, si bien está muy identificado con la Parroquia San José Obrero, incluso hoy más conocida como la Iglesia del Padre Juan, realizó un trabajo muy importante para la construcción de la Parroquia San Cayetano o incluso dejó muy avanzada la obra de la Iglesia del barrio San Benito.

César Riquelme nació en Tomé, muy cerca de Concepción en la VIII Región de Chile, es Diácono de la Iglesia Católica y quien, como chileno, acompañara gran parte de la vida de Juan Barrio junto a la comunidad y habló con TiempoSur para recordar la obra del Padre Juan junto a la comunidad chilena. Si bien se instaló en Río Gallegos en los ´90, anteriormente había visitado la ciudad y conocido al Padre Juan y la obra que llevaba adelante.

“Él sintió la necesidad de ponerse al hombro la situación que vivían los chilenos por el golpe militar, muchas familias tuvieron que salir de Chile y, de alguna manera, siendo migrante llegado desde España, estaba sensibilizado con el dejar el lugar donde uno había estudiado, crecido. Los ayudó en el trabajo, la parte social, incluso muchas veces él golpeando las puertas de ministerios y otros lugares para que las personas puedan lograr una vida digna. Una obra fabulosa”.

Recuerda además que, si bien “es cierto que la Parroquia San José Obrero fue su núcleo, él no tenía un territorio, él era el cura de todos, en el barrio Evita, del Carmen, Belgrano, en los inicios del San Benito” y continuó: “Era un cura que se arremangaba y trabajaba. El Padre Juan siempre va a estar en nuestros corazones y nuestra mente, fue un sacerdote que trabajó más de 50 años en la ciudad”.

Tan identificado está con la comunidad chilota que, en la Capilla María Nazaret, del barrio Evita, está la imagen del Jesús Nazareno del Cahuash, una imagen que vino de la Isla de Cahuash desde Chiloé. El ex Obispo de Punta Arenas Tomás Gonzales Morales entregó la imagen a la iglesia argentina. Fue recibida en la frontera. El escultor que la hizo fue quien la vino a instalar a Río Gallegos”. Vale la pena señalar que en sus últimos años como cura párroco Juan Barrio le abrió las puertas a la comunidad boliviana que se comenzaba a asentar en nuestra capital, incluso por obra de él, la Virgen de Urkupiña está también en la capilla Nazaret.

COMENTÁ