Río Gallegos

Comerciantes propondrán que se abran todos los locales, aunque con medidas preventivas

Así lo solicitará la Cámara de Comercio ante la Provincia, en una propuesta que entregarán mañana al Gobierno provincial.

Comercio de venta de empanadas.
COMPARTÍ ESTA NOTA

El sector comercial de la capital santacruceña pedirá al Gobierno provincial -a través de la CCIARG- que abran todos los rubros lo antes posible debido a la situación que atraviesa el sector en donde están cerrados el 90% de los locales desde el 20 de marzo cuando se declaró la cuarentena obligatoria y que el viernes fue extendida, por ahora, hasta el 26 de abril.

La idea es que la apertura sea con horario restringido, respetando la distancia social y con un mínimo de personal.  Muchos comercios están atendidos por sus propios dueños, por lo que si bien no pagan salarios al personal, es el único modo de subsistencia.

Esta propuesta será presentada por la Cámara de Comercio mañana, lunes y de este modo el Gobierno provincial acercará -como todas las provincias- al jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, la inquietud.

Nación luego dispondrá qué medidas tomar, aunque las provincias ya cuentan con alguna independencia para determinar medidas acordes a la realidad de cada territorio, como así también a cada municipio.

Originalmente el comercio analizaba pedir la venta mediante delivery u online, pero la urgencia para poder funcionar ameritó la solicitud, según pudo conocer TiempoSur y fue consensuado en la reunión de la Comisión Directiva que la CCIARG realizó ayer por la tarde.

Justamente la venta online es la que continúa funcionando en el país que antes de la pandemia ya complicaba las ventas del sector.

Otro pedido, en línea con las cámaras a nivel nacional, fue beneficios impositivos.

En Río Gallegos el pago de impuestos municipales fue prorrogado.

El secretario de la Cámara Argentina de Comercio, Mario Grinman, indicó que como institución “no esperaban” un prolongamiento del aislamiento.

Aseguró que durante los últimos días los teléfonos en la entidad “no pararon de sonar”. Contó que los afiliados llamaban de forma continua para preguntarles si ellos tenían alguna información respecto a si el confinamiento iba a extenderse o no. A su vez, subrayó que lo que la mayoría de las personas le decían era que ya “no podían aguantar más”.

Manifestó que la principal preocupación se centra en el pago de los sueldos. Señaló que la gran mayoría de los dueños de los comercios le explicaron que a “duras penas” pudieron abonar los sueldos del mes de marzo. Por lo tanto, no saben cómo van a hacer para pagar el salario correspondiente a abril. Es por eso que consideró que el Gobierno debe ser “muy cuidadoso” con las medidas que tome para no “destruir” la economía.


COMENTARIOS