Río Gallegos

“El cielo está de fiesta, sube la Reina Perruna”

Así fue una de las tantas despedidas que por las redes sociales escribieron proteccionistas y vecinos de nuestra comunidad para darle el último adiós a Manuela Gatica, quien nos dejó ayer en horas de la tarde tras haber sufrido un ACV el pasado viernes.

Manuela Gatica.
COMPARTÍ ESTA NOTA

En estas líneas, desde TiempoSur recordaremos a Manuela Gatica, que seguramente la mayoría de los vecinos de nuestra comunidad conocieron y la recordarán por su trabajo incansable que llevó adelante desde la Fundación Aike Mon Ami en el rescate y cuidado de nuestros animales.

Hace dos años aproximadamente, Manuela charló con este medio, tal vez en la única nota que brindó contando no solamente su historia de vida, sino también su tarea en pos de los amigos de “cuatro patas”.

"Hay que cambiar la mentalidad de la gente y no matar los animales", comenzó la charla con Manuela, profesora de música y de artes visuales que había llegado de su San Luis natal a esta ciudad capital hace 30 años.

En ese momento, nos comentó cómo ella creó la Fundación Aike Mon Ami: "En mi hogar creé un espacio cuando encontraba animales muy desvalidos, les fui dando un lugar para protegerlos, curarlos, porque acá en este lugar, se padece mucho el hambre y el frío; hay mucha gente que parece no ver eso, no sentirlo y los animales son eso, seres sintientes, sufren el hambre, el frío y la enfermedad. Es un clima tan inhóspito donde sufren mucho más, entonces veía animales que estaban durmiendo en el hielo, que se les veían las costillas, que estaban totalmente desnutridos, con sarna, todo eso me hacía mucho daño; entonces fui viendo la forma de ayudarlos. Algunos fueron dados en adopción, otros no".

Y agregó: "Generalmente la gente busca animalitos jóvenes, si uno dice 3, 4, 5 o 6 años ya son animales que no se quieren; buscan generalmente cachorros que son los más fáciles de dar en adopción” y precisaba que la gente “busca cachorros de raza pequeña; que es otro inconveniente para dar en adopción a algunos animalitos.

Y de esa forma surgió la Fundación que se fue gestando durante muchos años, en mi propio hogar que fui albergando los animalitos que estaban en situación vulnerable”.

Relataba además que “vivía en zona de chacras, donde se tiraban muchos animales y fue muy triste la situación donde yo vivía en ese momento, al lado del INTA porque era una zona descampada; había animales que terminaban siendo jauría de perros porque para satisfacer sus necesidades, el hambre que tenían mataban a otros animales que abandonaban.

Eso es lo que sucede en la zona de chacras donde los tiran o en la zona de campos. Muchas veces se los mata y se los cuelga en los alambrados para advertir que no se acerquen a esa zona”.

“Mi casa la he alistado y cedido para ellos y tengo un terreno de mil metros cuadrados, donde hay varios cercos y ellos están separados por grupos", agregó al señalar que para mantenerlos “todo lo que gano lo invierto en ellos; y eventualmente hay algunas personas que donan y que significan una gran ayuda para la Fundación".

Nombre de la Fundación

En el 2013 surge la página en Facebook de la Fundación y le preguntábamos por qué lleva ese nombre, si tenía algún significado para ella y nos precisó que "le pusimos ese nombre por un animalito que resguardamos; que en un principio se pedía tránsito y no se conseguía. El animal tenía un ojo sangrando con un proceso infeccioso muy grande; que fue golpeado y la desatención de los dueños le produjo un cáncer terminal. Si bien yo lo adopté a Aike desde el primer momento, aún no tenía la entrega de mi casa, por lo que entonces un matrimonio -Karen Subirá y su esposo- le dieron tránsito, gracias a ellos, lo curaron en conjunto con 'Amigos de 4 patas' y yo que estuve con ese matrimonio tuvimos el trato directo con el animal cuidándolo.

En ese momento, el Dr. Hernández que lo atendió le dio un 8 meses de sobrevida y gracias a los cuidados que tuvo Aike, se curó y ya hace 4 años que lo tenemos".

Comportamiento como sociedad

Ante la problemática que está viviendo la ciudad respecto de la sobrepoblación canina en las calles, le consultamos a Manuela qué es lo que ella piensa sobre esa situación y cuál, a su entender, sería una posible solución.

"Estamos con esta situación donde hacen falta políticas públicas necesarias, éticas necesarias, donde no se tiene en cuenta la salud pública de la gente. El Municipio debiera tener en cuenta que la forma más ética para el control de la natalidad de los animales, el control poblacional es la castración masiva, extensiva, no discriminatoria y que sea obligatoria porque hay dueños que a veces no llevan a castrar y si no lo hacen, obligarlos, ir casa por casa y ver si están castrados o no. Esa creo que es la forma más humana y que llegaría a buen control poblacional canino", analizó Manuela.

"La gente tiene que saber que hay una política educativa que se hace por los animales, que hay proteccionistas que están luchando por eso, que hay gente que se preocupa, gente de buen corazón".

Más de 100 perritos buscan adoptantes

Se trata de los animales que estaban a resguardo de Manuela Gatica.

Los más allegados a Manuela están llevando adelante una campaña de adopción para los más de 130 animales que se encuentran en Fundación AIKE MON AMI.

Si bien se conoció que al menos 12 perros ya fueron dados en adopción, otros necesitan atención veterinaria, higiene y recomponer muchísimos animales.

Para ello, desde las protectoras, compañeras de Manuela y vecinos en general se han sumado a la campaña para conseguir además elementos de limpieza y alimento para los animales. Se pide la colaboración de: Alimento balanceado con suma urgencia y se puede dejar anotado en la veterinaria ‘Mascotas’ situada en 9 de Julio y Pellegrini, en Belgrano 267 o comunicarse con Michelangelo al 15419398.

Asimismo, artículos de limpieza como guantes, bolsas de consorcio, máscaras, lavandina, desinfectante, trapos de piso, como así también baldes, tarros, potes o platos para poner agua y alimento.

Por cuestiones de seguridad, los interesados pueden ingresar solo acompañados por personas que han quedado a cargo. Pueden dejar donaciones en Mascotas a nombre de Popi Ramone o comunicarse al celular 2966– 419398.


COMENTARIOS