Necesidad

“El castramóvil es para ayer”

Lo denunció a TiempoSur Yanina Sapino, proteccionista de Narices Frías. El doctor veterinario Guillermo Basualto coincidió. Desde Control Animal explicaron que están trabajando en su reactivación.

COMPARTÍ ESTA NOTA

El castramóvil no sale a los barrios desde el año pasado. Alejandro Cheuqueman de Control Animal de la Municipalidad de Río Gallegos, explicó públicamente que se están realizando unas 100 castraciones semanales en el corralón y que están trabajando para que “en las próximas semanas el móvil salga a los barrios”. En ambos casos las intervenciones son gratuitas y se consideran una política pública. 

Considerando que las hembras tienen dos etapas de celo por año y la gestación dura dos meses, el responsable del área en la gestión anterior, Guillermo Basualto, resaltó la importancia de la continuidad del trabajo para atacar de forma efectiva la proliferación de perros y gatos en Río Gallegos.

El doctor veterinario contabilizó 15.000 cirugías en los cuatro años de intendencia de Giubetich, un número sin precedentes y teme que el trabajo se pierda por una cuestión “biológica de reproducción”. Desde su perspectiva, el programa para combatir la superpoblación empieza a fracasar.

“No hay inconvenientes para que el quirófano esté en los barrios. Escuché por ahí que lo tenían que reacondicionar pero lo dejamos en buen estado. Le hacía falta una limpieza profunda y nada más”, denunció Basualto. También resaltó que el contexto tampoco sería un inconveniente para la tarea dado que antes de la pandemia era una actividad que se realizaba con turnos y precauciones sanitarias.

Otro punto a revisar para el veterinario, es la modificación en las ordenanzas municipales para que se ayude a las personas que conviven con dos o más perros. “No se pueden dar plazos para deshacerse de perros. Las multas son medidas coercitivas en estos casos y hay que considerar que los animales no pueden ni deben volver a la vía pública” apuntó.

Y si hay un sector que se asegura de brindar refugio, tránsito, cuidado y coordinar adopciones, es el proteccionista. En representación del mismo, Yanina Sapino, de la fundación Narices Frías de Río Gallegos, explicó que ella se encarga de castrar animales de la calle y que, si bien consigue turnos en el corralón, la presencia del castramóvil cambiaría el panorama.

“Es más que necesario, no se puede esperar, el castramóvil es para ayer”, alertó a TiempoSur. Explicó que mantiene un diálogo con las áreas municipales porque observa que hay muchos animales sufriendo y para que eso cambie, se debe fortalecerse el trabajo en el territorio. “Hay mucha gente que no tiene cómo llevar a los animales al corralón y ahora en invierno se complica aún más llegar”, comentó.

La tenencia responsable es una de las problemáticas que alcanza a todos los barrios de Río Gallegos y la mayoría de las agrupaciones proteccionistas coinciden en la necesidad de un trabajo de educación con la comunidad. “Ahora se ven muchos sin castrar y muchos con sarna. El castramóvil, además operar a los animales, es un espacio para hablar con los vecinos y concientizar”, explicó.


COMENTARIOS