Turismo

El Calafate: 50% Hoteles y restaurantes funcionando, con 25% de ocupación

El presidente de la Cámara de Comercio, Adolfo Jansma, dijo que con bajos valores de ocupación, el sector busca “perder lo menos posible” y aguardar la próxima temporada.  

“Con estos valores de ocupación, no hay ningún negocio hotelero y gastronómico que sea rentable”. (Foto Rosana Vargas Valencia)
COMPARTÍ ESTA NOTA

La sumatoria de vuelos si bien ayuda al movimiento de turismo nacional, el único que llega hasta la Villa Turística, no mejoró las cifras de visitantes.

Esto sucede porque la demanda es mayor que la oferta y los pasajes se adquirieron con anterioridad a la apertura del turismo, sumado a que no todos los que viajan, debido a la habilitación de diversos rubros, hacen turismo.

Pero lo que se mide es la ocupación. “En una estimación que hicimos en la Cámara con nuestros asociados de gastronomía y hoteleros, vimos que hay 50% de restaurantes y hoteles abiertos, y de esos, hay 25% de ocupación”, indicó Adolfo Jansma, referente del sector y presidente de la Cámara de Comercio.

En datos crudos, especificó que si se lo mide al 100%, en realidad la cifra baja al 15% de ocupación.

La ciudad no se ve “llena” porque hay otras actividades que utilizan los vuelos, marcó Jansma y destacó que el turismo es “gasolero”. “El turista pelea mucho por el precio, esa es la realidad, pero uno lo ve en toda la Argentina por la situación financiera, con una inflación mayor de lo que subieron los salarios”, indicó.

Un índice del turismo “gasolero” -añadió- se refleja en las excursiones. “Las excursiones más económicas son las que más funcionan en la que la gente busca mejor precio”.

Otra vía es el turismo regional. Según informó el Municipio de El Calafate, entre el 1 y 11 de enero, 3181 permisos turísticos fueron demandados.

“Turistas internacionales no hay y el que hay es porque se quedó por algún tipo de relación laboral. Por eso el turismo regional podría venir, que es gente de la provincia que sale de vacaciones y que antes iba a otro lugar”.

Las cabalgatas y la posibilidad de probar el cordero patagónico integran el turismo rural. Jansma es propietario de una hostería que ofrece este servicio.

“Al día de campo venían muchos argentinos, pero sí, en la hostería, el turismo mayor era el internacional con extranjeros. Por ahí tenemos más de cinco días sin una habitación ocupada y por ahí se ocupa una, pero el turismo rural es muy particular”, sostuvo.

 

FEBRERO

Las expectativas para el mes que viene son las mismas. Jansma explicó que muchos visitantes no sabían que podían visitar la Villa Turística porque el turismo no estaba habilitado, por lo que se espera un caudal de visitas.

La temporada será muy corta, por eso el objetivo es sortear la coyuntura y llegar a la próxima temporada 2021/2022 que inicia en septiembre de este año.

“Hablamos con empresarios, Pymes, gastronómicos y hoteleros y estamos viendo cómo llevar esta temporada, porque con estos valores de ocupación, no hay ningún negocio hotelero y gastronómico que sea rentable. Pensamos cómo cerrar la temporada y perder lo menos posible para llegar a la otra”, apuntó.

En sí, el sector deberá “pasar el invierno”, época del año sin visitantes, lo que conlleva a poder sostener el personal y los gastos de mantenimiento de un local.

Para esto ayudará la continuidad de los ATP que el Gobierno analiza volver a entregar.

“Todo lo que sea ayuda, sirve, porque es importante el costo de hoteleros y restaurantes para poder mantenerlo y también a la gente”, vertió.


COMENTARIOS