Ciudad

El 499 volvió a plantear el problema de los contenedores al Municipio

Se trata de uno de los reclamos históricos que mantiene el sector. El titular de la junta vecinal reiteró que hay vecinos de otros barrios que van a tirar desechos al lugar. Destacaron la reunión con Pablo Grasso como positiva.

Contenedores colocados en el barrio.
COMPARTÍ ESTA NOTA

El problema de los contenedores en la ciudad sigue siendo un dolor de cabeza para muchos vecinos. La colocación de éstos por el recambio de los antiguos canastos no cayó bien en muchos lados, principalmente por la acumulación de basura que generan. Desde un principio el barrio 499 reiteró la necesidad de cambiar este sistema y volver a los antiguos canastos individuales, algo que genera menor acumulación. Si bien este pedido había sido presentado al ex intendente Roberto Giubetich, volvió a hacerse frente al jefe comunal Pablo Grasso. Fue en el marco de una reunión que tuvieron ayer con el titular del Ejecutivo local.

Solución

En este sentido, TiempoSur se comunicó con Claudio Cádiz, titular de la junta vecinal del sector, quien indicó que junto a la organización barrial se reunieron con el intendente Grasso. “Planteamos el problema. Creemos que nunca sirvió en ningún barrio de la ciudad el haber colocado los contenedores, sabemos que la gente se cree con el derecho a tirar en cualquier lado su basura. Vimos cómo las camionetas y autos sacan basura y nos las vienen a tirar, también escombros”, lamentó en primer lugar.

Cádiz propuso una de las ideas que ya le habían hecho llegar al ex intendente Roberto Giubetich pero que finalmente no avanzó: Colocar los antiguos canastos individuales.

 

“Planteamos la idea de volver a tener canastos como tuvimos un tiempo atrás, Grasso nos dijo que iba a perfeccionar el proyecto e íbamos a ver cómo mejorar eso, además de la recolección”, dijo el titular de la Junta Vecinal.

Queremos los canastos y una recolección como corresponde, algo ecológico, que se pueda separar lo orgánico de lo inorgánico y tengamos conciencia de sacar en horario la basura”, enfatizó poniendo el acento en el vecino, que muchas veces tampoco cumple con las normas. Es que no solamente se tiran desechos que no corresponden –como escombros domiciliarios o elementos cortantes sin los debidos cuidados- sino también que se hace fuera de horario o en cualquier lugar cercano al contenedor. “Queremos empezar a reeducarnos como sociedad”, enfatizó.

Por último destacó que el encuentro con Grasso fue “satisfactorio” y que el Intendente logró entender el reclamo que ya es histórico para el barrio. “Tenemos la ilusión y las ganas que esto mejore”, señaló.

Anterior emergencia

Meses atrás cuando aún estaba la gestión de Giubetich, un paro de recolectores dejó en jaque a la capital con la problemática de basura. Durante semanas había quedado interrumpido el servicio, con kilos y kilos de residuos acumulados en las esquinas. El por aquel entonces intendente había decidido colocar más contenedores, esta vez ubicados sobre la Avenida Perón, lo que terminó siendo peor que la problemática inicial. La medida fue tomada en el marco de una emergencia que tuvo que ser declarada.

Este instrumento autorizaba a las Secretarías de Coordinación Ejecutiva, Desarrollo Humano, Niñez, Adolescencia y Familia, Obras Públicas y Gobierno a la adquisición de bienes y servicios y/o la realización de obras necesarias para afrontar la situación sanitaria imperante. Además, habilita a la Secretaría de Hacienda a realizar todas las adecuaciones presupuestarias que pudiera necesitar para la ejecución de los objetivos del presente decreto.