No hubo heridos graves

Dos vuelcos en Caleta Olivia

En el primero, un joven perdió el control del automóvil y quedó en posición invertida aprisionado en una zanja. El segundo se estrelló contra una palma del tendido telefónico y de televisión por cable.

El rodado terminó sobre su techo dentro de la zanja.
COMPARTÍ ESTA NOTA

En la madrugada y tarde de ayer, se registraron dos percances de tránsito en la localidad de Caleta Olivia. Afortunadamente no hubo que lamentar heridos de gravedad, en cuanto a los daños materiales fueron de gran consideración en los vehículos involucrados.

El primero de los percances ocurrió en horas de la madrugada de este lunes, cuando un joven perdió el control del automóvil Ford Fiesta que conducía por la calle Jujuy, en la zona del barrio Astra de Caleta Olivia, cayendo a una zanja abierta por aguas de lluvia formada en un barranco que da hacia el Estadio Municipal.

El rodado de color blanco, quedó en posición invertida aprisionado en la profunda zanja y su conductor resultó milagrosamente ileso, pudiendo salir del habitáculo por sus propios medios.

Voceros de la Comisaría Seccional Segunda informaron que Álvarez circulaba sin acompañantes y se presentó en esa dependencia para dejar asentado que se distrajo algunos segundos por utilizar su teléfono celular.

También hizo saber que él mismo se ocuparía de contratar un servicio particular de grúa para retirar el rodado que quedó seriamente dañado en su estructura superior.

 

Se estrelló contra una palma

En horas de la tarde de ayer se produjo un vuelco a escasos centímetros del área deportiva del barrio 8 de Julio de Caleta Olivia. El conductor salió ileso y con alcoholemia negativa. El vehículo quedó con las ruedas hacia arriba. Afortunadamente, el playón estaba vacío.

Al promediar las 18:00 de ayer, el conductor de una Volkswagen Saveiro de color negra, protagonizó un vuelco en el barrio 8 de Julio. El rodado terminó con sus cuatro ruedas hacia arriba, apoyado sobre el techo, y montado en la vereda del playón deportivo del barrio. Ventajosamente no había niños jugando en ese momento, o podría haber ocurrido una tragedia sin retorno.

También el protagonista corrió con suerte, porque más allá de algunos raspones visibles en su rostro, no parecía presentar lesiones de consideración. Al menos, mientras se ocupaban del caso personal de tránsito municipal y de la Policía de Santa Cruz, se lo pudo ver caminando junto a sus allegados sin dificultad.

El suceso ocurrió cuando el utilitario se trasladaba sobre la calle Beghín. Por motivos que aún están en investigación, el joven al volante perdió el control del vehículo y se estrelló contra una palma del tendido telefónico y de televisión por cable. (Fuentes y fotos: El Caletense y El Patagónico)