Río Gallegos

Distanciamiento social: Todos los secuestros de automóviles fueron de madrugada

Fue a pesar de que se podía circular y realizar reuniones sociales sólo hasta las 00:00. Además, la mayoría fueron por conducir en estado de ebriedad. “Uno piensa que en pandemia nadie ingeriría bebidas alcohólicas y circularía, pero eso no ocurrió”, advirtió la Directora de Tránsito municipal.

“A mi entender debería ser más alta la multa” por conducir en estado de ebriedad.
“A mi entender debería ser más alta la multa” por conducir en estado de ebriedad.
COMPARTÍ ESTA NOTA

En Río Gallegos, como en toda la provincia, rige el distanciamiento social y si bien esto implica una nueva normalidad con la mayoría de las actividades habilitadas, las reuniones familiares y/o sociales tienen una restricción horaria hasta las 00:00.

El viernes y sábado pasado fue el primer fin de semana de apertura por lo que, como adelantó TiempoSur, iban a existir controles.

Pero aun así hubo 17 secuestros de automóviles en la capital santacruceña, según informó la directora de Tránsito, Bárbara Biott.

“Hay un tope de horario para andar en la vía pública, hasta las 00:00 y estos secuestros fueron todos de madrugada”, detalló a TiempoSur.

La cifra es similar a la habitual, pero en época sin pandemia.

Para fines de junio y durante julio, los inspectores secuestran muchos automóviles conducidos por jóvenes estudiantes retornan a la ciudad, pero no sucedió en este caso con los que fueron repatriados.

“Están cumpliendo con la cuarentena. Durante julio y enero la mayoría de secuestros son de estudiantes que conducen en estado de ebriedad o no tienen carnet de conducir”, precisó.

Al preguntarle sobre la comparación durante la etapa de aislamiento social y obligatorio, Biott sostuvo que “hubo muchos secuestros” durante los meses anteriores, con controles realizados de manera conjunta con las fuerzas de seguridad y policiales.

“Por eso rescato la labor de los inspectores de calle, que es realmente muy importante su labor. Durante la pandemia todo el mundo se metió en su casa y solo salían los que debían salir, y el inspector, que es un funcionario público, se puso el mameluco y se presentó a trabajar durante la pandemia y pusieron lo que había que poner en esta pandemia”, señaló.

TS: ¿Espera un cambio de comportamiento de los conductores luego de la pandemia? Muchos secuestros fueron por conducir en estado de ebriedad.

BB: Uno espera lo mejor de la sociedad. Y uno también piensa que en pandemia nadie ingeriría bebidas alcohólicas y circularía, pero eso no ocurrió. Veremos qué sucede dentro de los próximos tres meses en comparación a la pandemia. Si se secuestraron una importante cantidad de vehículos durante los meses anteriores, debemos ver cómo será en la etapa de distanciamiento.

 

-A pesar de la multa mínima, de 27 mil pesos, se sigue conduciendo en estado de ebriedad y esto sucede desde hace años.

La gente no toma conciencia de lo que significa porque los secuestros son reiterativos y les ha pasado a conductores otras veces y no toman conciencia de las consecuencias. Esto más allá de lo que dictamina el juzgado con una persona que volvió a cometer la falta, hay que ver lo que uno paga, que son 27 mil pesos. Es alto para un trabajador de la ex Ley 591.

 

-¿Cree que debería aumentarse el monto de la multa?

A mi entender debería ser más alta la multa. En otros puntos, que tienen que ver con tránsito, con lo vial, debería ser más alta igual.

COMENTÁ