Argentina

Diego Brancatelli presentó su proyecto para mejorar la economía

El periodista encaró un emprendimiento para cuidar el bolsillo de los argentinos. 

Diego Brancatelli.
COMPARTÍ ESTA NOTA

En momentos donde las papas queman y el bolsillo ajusta más que nunca, se necesitan soluciones para tener un "respiro" en materia económica. En ese marco, Diego Brancatelli invirtió en una idea que traerá alivió en los números diarios y mensuales de las familias argentinas. 

Se trata de "Don Ahorro", un supermercado low cost cuyo fin es lograr que los ciudadanos puedan ahorrar dinero a la hora de realizar las compras para la casa. "No es un supermercado 'normal', sino que vamos a hacer un 'low cost', un mercado de bajo costo, un mercado social donde la gente pueda acceder a mejores precios", reveló el panelista de Intratables (América). 

En diálogo con Informados de todo, ciclo que conduce Guillermo Andino y Pia Shaw en la misma emisora, el militante kirchnerista, indicó: "La idea es tener precios más bajos que los 'precios cuidados'", y sumó algunos detalles sobre el emprendimiento en el que invirtió tiempo y dinero: "El 'low cost' es también para nosotros y por eso nos vamos a poner un mercado llamado Don Ahorro y pese a que es privado, la idea es ayudar a la gente. Teníamos una plata y en lugar de comprar dólares vamos a poner un negocio, a contratar gente".

De esta forma, según informó Brancatelli, la gente podrá darle un respiro a su bolsillo en un país cuya inflación persiste, al igual que la devaluación del peso y el aumento del dólar, divisa extranjera cuya compra además sufrió medidas drásticas en los últimos meses con el nuevo cepo instaurado por el Banco Central con el fin de mantener las reservas.

"Teníamos una plata ahorrada y apostamos al país. Invertimos para dar puestos de trabajo", concluyó el periodista sobre un trabajo que lo entusiasma, en el cual hizo foco en la generación de empleos y el cuidado económico en la compra recurrente.

Cabe recordar que el presentador de televisión y radio ya tiene un restaurante en la zona de Ingeniero Maschwitz, por lo que su espíritu emprendedor lo acompaña a todos lados.

El negocio lo va a encarar con el padre de su esposa, Cecilia Insinga, con quien en reiteradas oportunidades tuvo muchas diferencias por sus distintas ideologías políticas. "Mi suegro es macrista, después se fue desilusionando, encontramos un punto de coincidencia en las diferencias. Ahora no hablamos de política, si no está Cecilia en el medio separándonos", aseguró. 


COMENTARIOS