EEUU

Detuvo un vehículo para realizar un test de alcoholemia y descubrió que su esposa lo estaba engañando

Un policía de las fuerzas de seguridad estadounidenses, que trabajaba como cualquier otro día, sorprendió a su esposa en un chequeo de rutina.

COMPARTÍ ESTA NOTA

Durante una extensa jornada de trabajo, un policía de Estados Unidos llevaba a cabo un operativo a orillas de una carretera. A horas del mediodía, el oficial decide detener a una camioneta de color plateado que circulaba por allí. El motivo de dicha detención se basaba en que el conductor parecía estar manejando en un leve estado de ebriedad. En ese momento, lo que el uniformado menos esperaba era encontrar a su esposa a bordo de ese vehículo.

Cuando el auto se detiene y el hombre en su interior baja la ventanilla, el policía anuncia a ambos ocupantes que deben descender para poder someterlos al correspondiente test de alcoholemia. Cuando ambas puertas se abren, el oficial, que se encontraba del lado del conductor, ve que una silueta femenina se acerca desde el lado izquierdo del vehículo.

Al momento de hacer contacto visual con el acompañante, se da cuenta sorpresivamente que se trata de su esposa. La misma viajaba con un extraño que parecía estar alcoholizado. Tras darse cuenta, prefirió guardarse sus palabras al principio y proceder con el interrogatorio para develar qué era lo que estaba ocurriendo.

Los detalles de la infidelidad

Uno vez logró identificar a su esposa junto a un sujeto desconocido, le pidió que pusiera las manos encima del auto mientras indagaba. “¿Cómo conoció a esta mujer?” preguntó el policía, a lo que el conductor respondió que había “conectado” con ella en Tinder. Acto seguido, consultó con su pareja respecto de la cantidad de veces que había visto a dicho hombre. Ella respondió que era la cuarta vez.

Luego de una acalorada discusión con su esposa, el policía decide abandonarla a un lado de la carretera.

Luego de realizar los chequeos correspondientes, el oficial reconoció ante el desconocido que, quien viajaba a su lado, era realmente su cónyuge. Tras dejar libre al conductor, el integrante de las fuerzas de seguridad le dijo a la mujer: “Te vas a quedar aquí. Deberías llamar a tu mamá y decirle que saque el resto de tus cosas de mi casa esta noche”. Finalmente, abandona la escena dejándola a la deriva. (La100)


COMENTARIOS