Cuarentena

Despedidos de YCRT en situación extrema: sin poder buscar trabajo y sin liquidación final

Un grupo 20 ex trabajadores, del total de los 417 despedidos, se organizan y recolectan alimentos para ayudarse entre sí. Dieron a conocer una carta abierta dirigida al interventor, Aníbal Fernández.

La mayoría de los despedidos hicieron presentaciones en la Justicia Federal para ser reincorporados.
COMPARTÍ ESTA NOTA

Queremos que la gente sepa que desde que entramos a trabajar, como en mi caso en octubre, que no somos ñoquis, y que desde el primer momento trabajamos, no faltamos nunca”, contó a TiempoSur Leonardo Velázquez, uno de los 417 despedidos por la Resolución 07/2020 emanada por el interventor Aníbal Fernández a fines de febrero.

Integra otro grupo, de 21 personas que desempeñaban labores en Río Gallegos -y  Punta Loyola- y de la Usina de Río Turbio.

Velázquez remarcó que la situación actual del sector es grave, primero porque la pandemia impedirá que la Usina comience a trabajar para generar carbón y así se necesite incorporar más personal; y segundo, porque por la obvia situación de cuarentena tampoco pueden buscar trabajo.

A lo anterior se añade a que todavía no percibieron la liquidación final, en donde en muchos casos, deben cobrar horas extras.

No nos pagaron el último sueldo y hay compañeros que tienen 35 horas extras. Cuando nos pedían quedarnos 12 horas lo hacíamos”, contó.

Todos, en situación de vulnerabilidad económica, recolectan mercadería entre ellos para repartir, mediante pedidos a comercios.

“Pedimos ayuda a las personas y entre compañeros para poder pasar esto entre todos. Hay familias numerosas. En mi caso solo somos tres, pero pagamos 10 mil pesos de alquiler, luz, gas… No tenemos cómo salir de esto porque ni trabajo podemos buscar”, remarcó.

El grupo se comunicó vía telefónica con el Interventor pero no los atienden.

“Tenemos las carpetas y estudios aptos para seguir trabajando. Queremos volver a entrar a trabajar”, enfatizó.

En el caso particular de Velázquez, ayuda además a distribuir alimentos a los más necesitados por medio de una iglesia evangélica de la Cuenca. “Reunimos cosas y vamos a los locales porque hay que ayudar al prójimo”, señaló.

LA CARTA ABIERTA

El sector dio a conocer una carta abierta dirigida al Interventor en la cual describen su complicada situación:

Nos presentamos: Somos un grupo de 21 personas despedidas de la empresa de YCRT, a cargo del nuevo interventor del yacimiento, Dr. Aníbal Fernández, el día 28 de febrero recibimos el telegrama de despido, el cual describe que la resolución de nuestro ingreso a la empresa fue de manera irregular e ilegal. Cabe destacar que nuestro ingreso fue cumpliendo la normativa de la empresa, cada uno de nosotros presentamos nuestro currículum en administración cuando se transmitió el ingreso de personal, luego de eso, nos llamaron a cada uno para hacer los preocupacionales, donde los mismos fueron entregados encarpetados en la oficina de recursos humanos... Por otro lado asistimos a psicológico y apto físico a cargo del departamento de medicina laboral.

En el mes de octubre ingresamos a trabajar a Usina 21 MW, cada uno en diferentes tipos de sectores de mantenimiento, nuestro turno era de 6 de la mañana a 1 de la tarde, y también si se requerían horas extras cada uno de nosotros estaba dispuesto a quedarse fuera del horario laboral. Trabajamos 4 meses, con responsabilidad, seguridad, y todos los días poniendo empeño de aprender de la gente antigua que se encontraba trabajando.

Muchos nos excluyen por un partido político, si bien nuestro ingreso fue con la intervención anterior, cada uno de nosotros accedió por la necesidad de poder trabajar y sustentar a nuestras familias. Creo que muchos de ustedes accedería, o si bien aceptaron.

Entramos a trabajar sin implementar ideales con el solo objetivo de llevar un pan a la mesa de nuestros hogares.

Cada jefe de sector realizó un informe de desempeño de cada uno de nosotros, donde se calificó el rendimiento, responsabilidad, comportamiento, empeño de querer aprender, entre otros, todos estos informes fueron presentados al señor Interventor.

Hoy este grupo de personas, compañeros, familias, como quieran verlo, necesita que se pongan un minuto en su lugar. Hoy nuestros hijos piden un yogurt o una fruta y, ¿qué le tenemos que decir? ¿No hay porque nos dejaron sin trabajo por haber entrado bajo un decreto, de una intervención de otro partido político? Quedamos en medio de todo eso y lo peor es que nuestros hijos no saben de color político, ni intervención, ni presupuesto...

¿Qué les dirían ustedes a los suyos?

Por eso les pedimos un poco de empatía, ya basta de alegrarse porque nos echaron, somos personas con familias a cargo, tenemos derecho de un trabajo digno igual que cualquier otro.

Hoy en día estamos devastados, nuestra economía familiar en ruinas, nuestro futuro incierto, lleno de pregunta y esperando respuestas que no sabemos si van a llegar, pero esperanzados de que nos devuelvan nuestro trabajo porque no sería justo que por caprichos de sindicatos, improceder de los políticos y arrogancia de la mayoría de los que hoy conducen la intervención, quedemos como daño colateral de caprichos infundados en histerias de unos pocos.

Dios quiera y revean nuestra situación seguro en algún rincón de sus corazones quede un mínimo de empatía con todos estos trabajadores que esperan ansiosos volver a sus trabajos...

Señor interventor le pedimos que por favor nos devuelvan nuestro trabajo ya que en esta situación tan grave que nos tiene a todos tan preocupados y desocupados dejando a nuestras familias en una situación grave todos nuestros dirigentes en sus discursos dicen que el trabajo es dignidad, por favor devuelvan nuestra dignidad.

Con esa pandemia que estamos viviendo a nivel mundial, se hace imposible salir en busca de otro trabajo o tratar de recuperar nuestro trabajo perdido, por cumplir una cuarentena, para poder cuidarnos a nosotros y a nuestras familias.

Muchos cobraron su sueldo, los efectivos de la empresa, pero nosotros nada, este mes sin poder sustentan nuestros gastos, y lo más importante la alimentación de nuestros hijos…

Señor presidente usted que va a ser riguroso con los que despiden gente y más en estos momentos tan críticos, le pedimos que interceda en esta situación. Muchas gracias…