Fue interceptada en Río Negro

Decomisan carne vencida

Sucedió en la noche del miércoles en un control en el puesto ubicado en Río Colorado. Allí encontraron ocultas en el cargamento carne con hueso, que está prohibido su ingreso a la zona y además cerca de 370 kilos de carne vencida. Todo lo decomisado fue incinerado. 

Transportaba carne vencida, la que fue decomisada.
COMPARTÍ ESTA NOTA

En resguardo de la salud pública se impidió el consumo de 364 kilos de carne.

La mercadería estaba vencida y era transportada desde la provincia de Buenos Aires hacia la ciudad de Río Gallegos, Santa Cruz.

El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA) evitó la comercialización y posterior consumo de 364 kilogramos de asado con hueso que eran transportados de manera oculta para transgredir los requisitos sanitarios.

Esta acción se llevó a cabo en la noche del miércoles en el puesto ubicado en Río Colorado, provincia de Río Negro. Allí, durante los controles de rutina que realiza a diario el personal de la Barrera Zoofitosanitaria del SENASA, se inspeccionó un transporte habilitado que se dirigía desde San Justo, en la provincia de Buenos Aires, hacia la ciudad santacruceña de Río Gallegos.

La carga declarada y en regla estaba compuesta por distintos cortes de carne vacuna sin hueso, pollos congelados, fiambres y chacinados.

Pero, además, se encontraron 28 cajas que estaban disimuladas debajo de otra mercadería, con un llamativo cartel que advertía “ir oculto”. Se trataba de planchas de asado con hueso, producto de ingreso prohibido a la región patagónica libre de fiebre aftosa sin vacunación.

A la falta de documentación sanitaria y la condición de producto de ingreso prohibido se sumó otro agravante, ya que durante la inspección se constató la presencia de un rótulo identificatorio que indicaba que la mercadería estaba vencida desde el 31 de diciembre pasado, implicando esto un riesgo para la salud de las personas que pudieran consumirla.

De acuerdo a lo informado en el acta de infracción, los 364 kilogramos de carne fueron decomisados y destruidos en un establecimiento oficial, de acuerdo a lo que dispone la normativa vigente.

Estas acciones son parte del trabajo que realiza el SENASA para proteger la salud pública y garantizar la inocuidad de los alimentos que consume la población.

Había 28 cajas que tenían el cartel “ir oculto”.


COMENTARIOS