Portugal

Cristiano Ronaldo abandonó la cuarentena para pasear con su esposa e hijos

El astro portugués fue fotografiado mientras caminaba con Georgina y tres de sus hijos por las calles de Funchal.

Cristiano y Georgina paseando a sus hijos.
COMPARTÍ ESTA NOTA

En medio del confinamiento social a nivel mundial por causa del coronavirus, son muchos los deportistas que muestran a través de sus redes sociales cómo pasan la cuarentena desde sus casas. Cristiano Ronaldo fue uno de ellos, que además, compartió un video en su cuenta de Instagram en el que le enseñaba a sus hijos como prevenir el contagio.

Sin embargo, después de varios días de distanciamiento social, el portugués decidió salir de su lujosa casa en Funchal para dar un paseo con su esposa y los pequeños. Los reporteros locales se hicieron eco de esa salida y lo dejaron retratado en imágenes.

Lo cierto también es que el país luso permite diversas actividades en el exterior como acompañar a menores durante breves períodos de recreación al aire libre, salir a correr por cortos periodos de tiempo, y adquirir servicios de primera necesidad.

En las imágenes se pudo ver al futbolista de pantalones cortos y campera beige, junto a Georgina, vestida con calsas y un buzo rosa. Ambos llevaban un carrito en el que estaban los gemelos Eva y Mateo y respetaban el distancimiento entre sí, apareciendo ella más adelante que él en todas las fotos. También apareció una tercera persona que parecía indicarles un destino.

El astro luso llegó a su ciudad natal el 4 de marzo, antes de que se anunciara la cuarentena en Italia, país en donde desarrolla su fútbol, para acompañar a su madre quien hoy se recupera en su casa tras haber sufrido un accidente cerebrovascular.

El número de muertos en Portugal por coronavirus subió en el último día un 31 % hasta los 100 fallecidos, mientras que ya hay 5.170 personas infectadas (un 21 % más ), de las que 764 (14,7 %) son médicos, enfermeros o auxiliares.

El país dictó el jueves pasado el estado de emergencia durante 15 días: para evitar la propagación del COVID-19, el gobierno del socialista Antonio Costa pidió a sus habitantes permanecer confinados en sus casas, ordenó el cierre de comercios no esenciales y cerró sus fronteras con España a los turistas. No obstante, el gobierno no dictó una cuarentena obligatoria.

Según explicó Costa, el Gobierno quiere por un lado preservar la salud de los ciudadanos y por otro mantener en marcha la economía con la menor distorsión posible. Así, los responsables portugueses consideran que las medidas actuales están siendo suficientes para que la subida de la curva de contagios sea todavía manejable para su sistema de salud.