Río Gallegos

Coronavirus: Un mensaje viral y el pedido hace 11 años atrás para ampliar terapia en el Hospital Regional

Por WhatsApp circuló un mensaje de la jefa de servicio de Terapia Intensiva Pediátrica, Dra. Amalia Costantini. El mensaje y audio -que envió a un grupo que nada tiene que ver con salud- era real.  Por qué su negativa a ceder su área para pacientes con COVID-19. El pedido para ampliar Terapia para adultos realizado en 2009. 

Hospital de Río Gallegos.
COMPARTÍ ESTA NOTA

“Hola a todas! Siempre las leo y me hacen muy bien, esta vez las molesto porque este gobierno quiere trasladar la terapia intensiva pediátrica a un lugar donde no puede funcionar, obviamente que patoteramente, como es su estilo! Les cuento que es el único servicio para niños ped críticos en toda la provincia, manejada por dos médicos! Les pido que oremos para que el universo les dé luz y claridad a las autoridades y no se olviden de los niños! Gracias, gracias, gracias!

Soy Analía Costantini, médica de terapia intensiva pediátrica del HRRG”.

Este mensaje que circuló el jueves por WhatsApp podría haber sido uno más dentro de la enorme lista de mensajes truchos o Fake News que circulan durante la pandemia y desde hace años en el servicio de mensajería por celular.

Pero era real. La profesional de la salud sí fue la autora de este mensaje, que acompañó un audio, en el que advirtió que en el Hospital Regional pretendían utilizar el espacio de terapia intensiva pediátrica para pacientes con COVID-19. Información relevante en un contexto con brote de casos en la capital provincial, con un nosocomio a punto de sobrepasar la disponibilidad de camas de terapia, lo que fue admitido por el propio Ministerio de Salud.

El mensaje de Costantini fue compartido en un grupo de WhatsApp que nada tiene que ver con salud o el hospital, sino un grupo personal que ella integra. Sus compañeros lo reenviaron y la cadena -inevitable en estos tiempos- permitió que llegara a muchos celulares, incluso periodistas.

Dato no menor: Costantini, jefa de servicio de Terapia Intensiva Pediátrica, fue directora Médica Asociada en 2009 y Directora Médica en 2015.

“No publico temas laborales en Facebook”, aclaró la médica al inicio de la entrevista.

Un “chica” de su grupo de WhatsApp entendió que era importante compartir su mensaje y allí “empezó a circular”.

El médico de guardia de terapia de adultos fue quien la llamó y “de muy mala manera” le solicitó utilizar las camas de su área para pacientes con Coronavirus.

“Me negué rotundamente porque no existe otro lugar para la atención crítica de los niños. Somos dos médicos, muy pocos, y nos quieren llevar al lado del servicio de Pediatría el cual no está adaptado como corresponde para terapia”, dijo.

Pero cuál sería la complicación de utilizar su área para personas con COVID-19. “Tenemos niños que tiene enfermedades graves y que no pueden ser manejados en sala común y necesitan un control estricto de enfermería, un respirador, diálisis, neurocirugía, post quirúrgico abdominal, controles por si tiene alguna complicación, diabetes, que son insulino- dependientes y demás casos”, detalló a TiempoSur.

Por ahora, un solo niño está internado en el área de Terapia Intensiva Pediátrica desde hace 100, conectado a un respirador.

En total, son seis camas, con un monitor y un respirador. “En las otras dos camas, no tenemos respirador ni monitor, que venimos pidiendo desde 2016”, acusó.

Costantini ejemplificó de dio un crudo ejemplo para explicarlo más claramente.

“Dios no quiera, pero si existe un accidente automovilístico e ingresan cinco niños, solo tendría para atender a dos”, advirtió. Es decir, el problema en el Hospital Regional va más allá del Coronavirus.

El pedido no fue realizado por la dirección médica del Hospital, a cargo del Dr. Javier Lerena. “El Dr. Lerena me envió un audio a las 10:30 diciéndome que no sabía nada del pedido. Le contesté que se acerque al servicio para que hablemos ya que no puedo dejar el servicio ni al paciente”, relató.

Por segunda vez, subrayó que es “imposible” ceder su lugar y recordó que años atrás ya había cedido el espacio, el que contaba con nueve camas.

“Ya cedimos un lugar y nos vinimos al primer piso, lo que para una terapia es ya complicado, además las tres camas que cedimos, se van a llenar en cinco minutos y qué hacemos con el cuarto paciente”, se preguntó.

No evitó advertir que siente “impotencia” ya que “no existió planificación” para la pandemia en el nosocomio. “Desde fines de diciembre sabemos de esta pandemia y estamos en agosto”, reclamó.

Se hizo otra pregunta: Qué sucederá cuando el hospital “se llene” y qué sucedió con el Hospital Militar, anunciado como apoyo para las internaciones. “Le propuse al director médico que allí envíe las internaciones de baja complejidad, pero él debe definir cuáles. Esto no es culpa del paciente que se contagió, es el sistema que está ocupado en cómo cambiar el piso del Peliche, en dónde no hay donde internar pacientes”, fustigó.

La profesional aquí recordó que en 2009, cuando era directora médica y Matías Mazú estaba a cargo del Ministerio de Asuntos Sociales, del cual dependía la Subsecretaria de Salud, insistió con la ampliación de Terapia para adultos. “Lo hice y esperé 2010 y 2011, me cansé y me fui, pero lo volvimos a advertir en 2015”.

La Terapia para adultos tiene actualmente “la misma capacidad que en 1995 cuando se inauguró el Hospital, que son 9 o 10 camas, y cuando desbordó fueron al sector B que es cirugía, pero de ahora en más si desborda, no sé. “Esto es la crónica de una muerte anunciada”.


COMENTARIOS