Coronavirus

El decreto, reunión del COE y el pedido por apertura de rubros que no abren desde el 20 de marzo

Hoy el Gobierno publicará el Decreto que extiende ASPO hasta el 20 de septiembre. El COE de Río Gallegos se reunirá mañana martes a las 11:00. Un conocido comerciante autoconvocado pidió por la apertura de peluquerías y estéticas. Las pocas ventas y por qué no se consideran anticuarentena.

Reclamo de comerciantes autoconvocados.
COMPARTÍ ESTA NOTA

Hoy se cumple una semana desde que los comercios no esenciales abrieron sus puertas en medio del aislamiento social, preventivo y obligatorio que en la capital santacruceña se extenderá hasta el 20 de septiembre.

La apertura fue luego de un contundente reclamo de comerciantes autovoncovocados en las puertas de la Municipalidad de Río Gallegos y el Ministerio de Salud.

El sector pedía volver a abrir ya que los contagios, cuyo brote comenzó el 14 de julio según datos oficiales, no provinieron de sus actividades.

Hoy también el Gobierno dará a conocer el Decreto que extenderá ASPO y que tendría mayores modificaciones que a las medidas ya dispuestas, aunque el sector gastronómico espera la extensión hasta las 24, del horario para delivery.

El COE local, que no se reúne hace casi dos meses, se reunirá mañana a las 11:00.

Allí deberán analizar más medidas para mitigar el contagio, como controles, o analizar pedidos de sectores que no abren desde el 20 de marzo, como es el caso de las peluquerías y estéticas.

 

Complicó

Las ventas son mínimas, está medio parado y la gente no sale a comprar tanto”, indicó a TiempoSur, Kevin Hencek, gerente de una reconocida zapatería céntrica e integrante de los comerciantes autoconvocados.

El Día del Niño los complicó porque no pudieron vender con delivery y cuando este medio se habilitó las personas no compraron ya que esperan hacerlo antes debido a los aumentos de precios constantes. “Todo va aumentando y la plata ya no alcanza y eso se notó. En nuestro caso vino gente a buscar zapatos, pero si era sumamente necesario, así que está difícil”, advirtió.

Mantener un comercio céntrico en pandemia fue y es muy difícil. Así lo demostraron las dos famosas confiterías que cerraron sus puertas, si bien no es el rubro de zapatería.

Pero según Hencek, necesita como mínimo 800 mil pesos mensuales solo “para mantener el local”, más 90 mil pesos de alquiler y los 15 mil pesos en luz y gas.

“Los ATP ayuda a pagar sueldos, y son 40 o 50 mil pesos, no digo que no ayudan, pero no es mucho frente a los 800 mil pesos que debo vender”, expuso.

“Quizás otros rubros como limpieza, supermercados o farmacias habrán tenido superávit, pero nosotros no del rubro indumentaria y no esenciales”, remarcó y sostuvo que las peluquerías y estéticas “siguen cerradas aun teniendo protocolos que no se aprueban y las personas están muy preocupadas”.

En el caso de los bares y restaurantes, que debieron volver a cerrar con ASPO, indicó que mediante delivery “no es fácil adaptarse”. “Si de entrada te hubieras dedicado a la modalidad delivery, es diferente, pero no es lo mismo el cambio y tampoco la rentabilidad, que es  totalmente distinta a la de un local”, sentenció.

 

TS: ¿Cuánto margen tiene un comercio como el suyo con la necesidad de generar 800 mil pesos como mínimo?

Hencek: Pensamos cómo hacer y mientras vamos sumando deudas. Apostamos a un futuro en donde no sabemos que va a pasar o pronosticar. Seguirá la cuarentena 20 días más y está la vacuna, pero no sabemos cuándo estará, así que estamos en un permanente cambio, adaptación, pero con mucha incertidumbre. Estoy contento porque pudimos abrir y volver a trabajar y así sea que no nos alcanza, tratamos de hacer lo mejor posible. Pero si

me preguntas cuánto tiempo más, no lo sé. En el comercio es normal querer un día tirar todo a la mierda [sic] y luego apretas el freno porque decís que es el día a día y buscas hacer lo mejor. Tengo la esperanza que en que esto va a mejorar, que hay que ser pacientes y que no nos podemos volver locos. Es triste ver empresas que se funden todos los días, porque yo creo que el sector privado es el que puede sacar adelante al país y si lo incentivamos, ayudará al Estado y a la vez al sector privado porque esto es una forma en la que también ayudará a la gente. En la rueda de la sociedad de consumo, estamos todos.

 

-El sector ¿analizó algún pedido más?

No en concreto pero vemos como las peluquerías y estéticas y confiterías necesitan abrir. Necesitan que salga su protocolo porque es gente que invirtió, paga impuestos y hoy no tiene ningún respaldo. Es triste porque en un momento tuvieron un protocolo que iba a ser aceptado pero se dio marcha atrás cuando hubo casos, pero ellos tienen muchas medidas de prevención. Nadie quiere que esto se siga disparando pero en ese sentido, esto no ha sido en el comercio sino en lo social, con gente que no toma conciencia y escuchamos además de “showrooms” de comercios que contagiaron personas. Pero eso, no sucede en la formalidad, en la que se cuida a la gente no como en la informalidad en donde hay que poner un ojo para cuidarnos.

 

-¿Se consideran anticuarentena?

Vimos que un medio nos posicionó así a lo que salimos a reclamar, que más allá de algún grito, que fue la minoría, reclamamos pacíficamente y nos hicimos visibles. Nadie está afuera de esta realidad en la que hay un virus en donde hay gente que se está muriendo y estamos tomando las precauciones necesarias. Pero necesitamos aprender a convivir con lo que pasa, adaptarnos y sobrellevar esta situación porque quedándote en tu  casa no generas pesos ¿y hasta cuándo lo podes sostener? Uno debe generar recursos porque nada es gratis, para comer, para vivir, y más allá de la cuarentena, no te dejan de cobrar los servicios e impuestos que no se frenan.

Ese punto de vista (de tratarlos anticuarentena) me pareció que sacó el foco porque no tiene nada que ver con el reclamo. Los comercios nos super cuidamos para que nadie se contagie y somos los primeros que no queremos cerrar el comercio si tenemos un contagio, porque si no tenes nadie de confianza, debes cerrar.


COMENTARIOS