Editorial

Coronavirus: Educar, prevenir y no alarmar

Si bien aún no se registran casos en Argentina ni en América Latina, las autoridades sanitarias se mantienen en alerta y en constante monitoreo de casos sospechosos, algo que –a decir verdad- está ocurriendo en todo el mundo, sobre todo en algunos países que ya registraron casos positivos.

Coronavirus: Educar, prevenir y no alarmar.
COMPARTÍ ESTA NOTA

El Coronavirus se convirtió en uno de los hechos de mayor relevancia de este verano 2020, al registrarse hasta el momento algo más de 300 muertos en China, epicentro de la trasmisión de esta enfermedad, cuyo primer registro inició en la ciudad en Wuhan, en el centro del gigante asiático, en diciembre del 2019. Si bien aún no se registran casos en Argentina ni en América Latina, las autoridades sanitarias se mantienen en alerta y en constante monitoreo de casos sospechosos, algo que –a decir verdad- está ocurriendo en todo el mundo, sobre todo en algunos países que ya registraron casos positivos.

La semana pasada, la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró la emergencia internacional ante el rápido aumento de los pacientes afectados por el Coronavirus de Wuhan, ya más de 8000 en dieciocho países, aunque el 99% de los casos se han diagnosticado dentro de China. Un comité de emergencia de 15 expertos declaró esta alerta, tras la aparición de varios contagios entre personas en países como Alemania, Japón, EE.UU. o Vietnam, en pacientes que no habían viajado recientemente a China.

Horas atrás, desde el Ministerio de Salud de la Nación, su titular, Ginés González García, llevó tranquilidad y aseguró que la tasa de letalidad del virus es “muy baja”. Y explicó que el Instituto Malbrán está equipado y disponible para identificar el virus ante la presencia de algún caso compatible con los síntomas. A su vez, indicó que se está trabajando en conjunto con los demás organismos gubernamentales que puedan estar en relación con esta situación: Aduana, Migraciones, Aeropuertos, Ministerio de Relaciones Exteriores y otras dependencias.

La declaración que hizo la OMS es particularmente un alerta para las autoridades sanitarias a que estén atentas e intensifiquen los esfuerzos para detectar, investigar, gestionar y controlar los casos, en el hipotético escenario de un brote en Argentina. Esta situación plantea un desafío para los sistemas sanitarios de la región en cuanto a que las principales acciones para mantener bajo control la epidemia son la información y la educación.

Es que en la era de la comunicación es difícil de controlar la espectacularización de estos casos y los medios de comunicación (entre los que juegan un rol fundamental las redes sociales) se vuelven generadores de alarma y pánico en la sociedad y poco aportan a llevar información valiosa para la prevención. 

Es importante que la comunidad conozca que existen protocolos de intervención para evitar la propagación del virus. También que esta enfermedad es básicamente una gripe, por lo que los mecanismos para combatirla es la misma que todas las demás. El contagio se produce generalmente por vía respiratoria, a través de las gotitas respiratorias que las personas producen cuando tosen, estornudan o al hablar.

Mantener una higiene básica es la forma más eficaz de evitar contraer este virus en los lugares en los que existe un mayor riesgo de transmisión. Es conveniente lavarse las manos con frecuencia y evitar el contacto con personas ya infectadas, protegiendo especialmente ojos, nariz y boca. Pero, también es central llevar tranquilidad y que todos los ciudadanos estén debidamente informados de los procedimientos sanitarios y que no se dejen arrastrar por la espectacularidad de la noticia.