Coronavirus

Cómo se controla a los casos positivos y contactos estrechos en Zona Norte

El coordinador del Ministerio de Salud en la zona norte de Santa Cruz, Dr. Leonardo Riera, explicó por qué es efectivo el funcionamiento del sistema de monitoreo que se replicará en varias localidades del norte de la provincia.

COMPARTÍ ESTA NOTA

“Estamos en la curva de crecimiento. Todavía no logramos la estabilidad”, dijo el profesional sobre la situación por COVID-19 en zona norte de la provincia.

Precisamente Caleta Olivia, “se estabilizó en 40 casos” -destacó- pero analiza si ésta será la meseta. “Se trabajó con prontitud en Caleta con una logística bien armada y un centro de monitoreo y dos Plan Detectar. “Los valores de detección tienen que ver con los hisopados que estamos haciendo porque realizamos más de 100 hisopados por día con un porcentaje positivo del 30 al 40%, con lo cual la cantidad de hisopados es suficiente porque no hay muchos positivos”, explicó.

En Caleta, la Municipalidad creó un software que se utiliza en Puerto Deseado y se implementará en Pico Truncado y Las Heras.

“El modelo se está replicando y la idea es que se arme también en el centro de monitoreo en Cañadón Seco, porque la clave es la organización y ser eficientes”, apuntó.

El diseño consta de una sala de situación instalada en cada hospital (que depende del área epidemiológica de cada nosocomio), a la cual le llega la información de los análisis de los laboratorios, los casos positivos y sus contactos estrechos. “Una vez que se tiene esa información, hay un núcleo operativo del Municipio que trabaja en el mismo lugar, carga los datos a los distintos box que tiene en el centro, en donde cada uno cuenta con los contactos positivos y sus contactos estrechos”, detalló.

De esta manera se asigna un médico “llamador” a cargo del seguimiento y el operador se encarga de controlar a los contactos estrechos para que cumplan el aislamiento. “Los llaman cinco veces por día y les piden que le envíen su posición en ese momento”, resaltó, aunque previamente la persona firma un consentimiento en el cual se compromete a cumplir la cuarentena y que además será controlado. 

“Es muy efectivo porque cada vez que lo llaman, además de atender, debe georeferenciar el lugar en donde está. De esa manera te asegurás que la persona está en el lugar que tiene que estar”.

Cerca de 1500 personas son monitoreadas con este sistema en Caleta Olivia.

“Estamos tratando que todo se normatice más o menos en esta línea”, señaló.

Riera recalcó que buscan mantener la situación sin “entrar a desesperarnos, con la falta de camas o que deban venir médicos desde otros lugares. Mientras podamos atender a todos los pacientes, vamos a cumplir con el objetivo”.

LA GENTE

Pero recalcó que todo dependerá del compromiso de la comunidad para que no aumenten los casos. “La gente bastante bien se porta para las expectativas que tenemos, está siendo responsable, incluso en una zona con movimiento enorme por la minería y el petrolero, pero a pesar de eso no ha habido un estallido en Truncado, Las Heras y Caleta”, resaltó.

Para Riera, esto expone que la mayoría está cumpliendo los protocolos, con “un compromiso de las empresas y los trabajadores”.

También el profesional remarcó que es “fundamental” testar y aislar. “Es la clave, es lo único que podemos hacer”, expresó.    


COMENTARIOS