Cocina

Cómo hacer rosquillas de anís

Las rosquillas de anís son una popular tradición, con esta sencilla receta vas a poder cocinar las mejores y comerlas con la merienda.

Cómo hacer rosquillas de anís
COMPARTÍ ESTA NOTA

¿Hay comida más popular que las rosquillas de anís? Creemos que no y además es el mejor acompañamiento para tomar  unos buenos mates. Esta receta existe desde el  antiguo Imperio Romano y hoy es muy común que la gente las coma a la hora de la merienda acompañadas de alguna bebida caliente. 

Por esta razón para que los amantes de la cocina o simplemente los que quieran comer algo rico puedan probar sus dotes culinarios preparando unas ricas rosquillas, a continuación les dejamos los ingredientes y los pasos a seguir de esta exquisita receta. 

Rosquillas de anís

Ingredientes:

400 g de harina 

20 g de levadura en polvo 

250 g de azúcar 

1 cucharadita de ralladura de limón 

25 ml de licor de anís 

Canela molida 

1 huevo 

Azúcar glas 

Aceite de oliva virgen extra 

Sal

Procedimiento: 

En primer lugar hay que disolver la levadura en un vaso de agua tibia. Luego vamos a añadir la mitad de la harina tamizada hasta formar una pasta, en este paso hay que tener mucha paciencia ya que para lograr la consistencia que necesitamos se puede tardar un poco. Una vez hecha la pasta hay que dejar reposar 15 minutos hasta que suba. 

En el paso siguiente vamos a añadir cuatro cucharadas de aceite de oliva y el resto de la harina. De vuelta vas a tener que armarte de paciencia para poder  trabajarla hasta que quede una masa homogénea. 

En el siguiente acto vamos a mezclar el azúcar con la ralladura de limón, una cucharadita de canela, el licor de anís y un poco de aceite. Luego se debe incorporar a la masa anterior y mezclar bien.

Ahora hay que formar las rosquillas a mano, lo ideal es que no queden muy gruesas ya que cuando se las lleva al horno su volumen comienza a aumentar rápidamente. Hay que colocarlas en una bandeja forrada con papel de horno para que no se peguen y se cocinen mejor.

Antes de llevarlas al horno hay que pintarlas con huevo batido y luego sí cocinarlas durante 30 minutos hasta que queden bien doradas. Un dato no menor es que el horno debe estar precalentado a 230ºC.

Por último hay que retirarlas y dejarlas enfriar sobre una rejilla, luego vamos a espolvorear con azúcar glas.


COMENTARIOS