Cocina

Cómo hacer chinchulines trenzados

  Una de las achuras que no pueden faltar a la hora de hacer un asado completo son los chinchulines, por eso hoy te enseñamos a preprarar el trenzado.

Cómo hacer chinchulines trenzados
COMPARTÍ ESTA NOTA

El asado es una de las comidas típicas argentinas. Es concebido como la unión de los seres queridos alrededor de la parrilla. Una de las achuras que no pueden faltar a la hora de hacer una parrillada, son los chinchulines.

Los chinchulines son los intestinos delgados de la vaca, pueden ser los de la orilla (más finos, correspondientes a la primera parte del intestino) o del medio. La palabra viene del término quechua ch’unchul, que significa intestino.

Muchos prefieren vaciarlos antes de asarlos, pero otros aseguran que al hacerlo pierden la gracia. Por eso, aconsejan cerrar los extremos para que no pierdan su contenido y limpiarlos quitándoles la grasa “gruesa” de los bordes.

Estas entrañas comestibles de algunos animales poseen un sabio dulce y una textura suave y chicolea que le dan una explosión de sabor al asado. Por eso, hoy te compartimos el paso a paso para prepararlos trenzados.

Procedimiento

Primero debemos sacar el exceso de grasa de los chinchulines. Una vez limpios, empezamos a trenzar (para que se sostenan los extremos se puede atar con hilo de algodón). Luego los salamos y colocamos las trenzas en la parrilla o en el horno de la cocina.

Para que se hagan bien crocantes es dejarlos en agua al menos 2 hs antes de ponerlos al fuego.

Las cocinamos por 25 minutos aproximadamente. Luego las damos vuelta, salamos y terminamos la cocción en 25 minutos mas.

 


COMENTARIOS