Coronavirus

Cómo está Santa Cruz tras dos meses de cuarentena

Con más sesenta días de aislamiento social, preventivo y obligatorio “Santa Cruz comprendió que la mejor vacuna es la solidaridad y la responsabilidad”. Un análisis de cómo se enfrenta la pandemia, en donde entraron en juego nuevas normas de convivencia. El por qué se logró llegar a 22 días sin nuevos casos positivos por Coronavirus.  

La Gobernadora Alicia Kirchner saludando personal de la fuerza de seguridad.
COMPARTÍ ESTA NOTA

Hoy, se cumplen dos meses desde que el Presidente de la Nación, Alberto Fernández decretó el aislamiento social, preventivo y obligatorio en el marco de la Pandemia que afecta al mundo entero. Si alguna enseñanza va dejar la Pandemia es la necesidad, por un lado, de un Estado presente, fuerte y activo que trabaje por la comunidad, y por el otro una sociedad unida y responsable, ya que, como lo explicaron muchos especialistas que hablaron con TiempoSur el virus llegó para quedarse. Hoy los planteos pasan en pensar cómo convivir en este nuevo mundo, cuáles serán las conductas que se deberán adoptar y sobre todo tener empatía con el otro.

 

Santa Cruz previo a la pandemia

La Provincia se vio atravesada por un virus invisible que no distingue, sino que iguala. Fue un momento bisagra.

Previo a ésto, Alicia, en su discurso frente a la Cámara de Diputados, habló de desarrollo con inclusión social e invitó a los santacruceños a un nuevo desafío: “Energía para crecer”. En ese momento, la mandataria provincial destacó que la energía de 369.738 santacruceños enfocada en un mismo propósito alcanzaría siempre un resultado superior al que se puede conseguir con la suma de actuaciones aisladas. “El desarrollo a gran escala se alcanza con esfuerzos colectivos”, señaló en dicho momento.

Hoy, parados a dos meses y veinte días desde aquella jornada, la Provincia se encuentra con una propuesta neurálgica: progresar y avanzar. “De esa sinergia humana que nos habla de cooperación, de respeto, conciencia pública, solidaridad, de lo potente que pueden ser las relaciones sociales”, expresaba Alicia.

Según la Gobernadora la energía es un concepto central para el desarrollo que no se reduce a aspectos técnicos o económicos, sino que define rasgos fundamentales de la organización social, que van desde el modo de producción, la forma en que vivimos hasta la comprensión del mundo en el cual estamos insertos. Esas palabras fueron adquiriendo un valor especial a dos meses del anuncio que cambiaría la vida a los argentinos.

El 20 de marzo se firmó el Decreto de Necesidad y Urgencia que indicaba que el aislamiento social y preventivo era obligatorio. El mundo tal cual se conocía se transformó y está en constante cambio producto de la Pandemia.

La Gobernadora también habló de la necesidad de deconstruir las instituciones porque “hoy, este tiempo y esta situación que estamos viviendo nos obliga a hacerlo”, ya que “la Pandemia por su excepcionalidad y por la inflexible imposición de medidas extremas es un momento de innovación social, repensarnos como sociedad es un desafío que se impone y del cual todos y todas debemos ser parte”.

Asimismo, planteó que la salud no vendrá de la exclusión, sino de un nuevo equilibrio social, dado que la curación y el cuidado –apunta- solo pueden surgir de un proceso de transformación política. “Cuidarnos es una tarea colectiva, no individual. La sociedad tiene que ser capaz de poner en marcha estructuras de cooperación comunitarias”, afirmó.

Fortalecer el Estado de cara a lo que viene

La mejor respuesta que se puede dar frente a la Pandemia es la unidad, el trabajo en equipo entre todos”, plantea el Estado provincial teniendo en cuenta que el virus actúa a “nuestra imagen y semejanza”, y no hace más que replicar, materializar y extender a toda la población lo que ya existe.

La Pandemia es amenazante, pero cada sociedad comenzó a definirse por el modo en cómo se organizó frente a ésta. Sobre este escenario “Santa Cruz ha sido capaz de afrontar este desafío de la Pandemia con fortaleza, solidaridad y una perspectiva humanitaria. Siempre se apostó por una Santa Cruz del diálogo en donde nadie quede afuera. Hoy más que nunca este debe ser el camino. El virus llegó para quedarse. Ponernos en sus zapatos. Ninguno de nosotros está exento de contagio. Debeprimar la solidaridad”, se puntualizó.

Si bien los números siempre son fríos “hay ponerles rostros” porque son números que refieren a argentinos, a patagónicos, a santacruceños. En la actualidad se está hablando de un total de casos confirmados en el país de 8.809, de los cuales 393 fallecieron. Respecto a los confirmados, 940 (10,7%) son importados, 3.879 (44%) son contactos estrechos de casos confirmados, 2.758 (31,3%) son casos de circulación comunitaria y el resto se encuentra en investigación epidemiológica.  Éstos “son nuestros vecinos, nuestros hijos, nuestros abuelos, somos todos nosotros”. Otro panorama es el santacruceño, que a la fecha tiene 49 casos confirmados. Si bien son números alentadores “este virus cambió la vida a todos, pero tengamos en cuenta que el esfuerzo que se haga ahora va ayudar para el futuro”.

Los otros “somos nosotros”

El monitoreo permanente de la situación a nivel mundial da cuenta de un impacto negativo en las conductas de las personas y poblaciones en riesgo. Nadie está exento de ser afectado por el Coronavirus COVID-19; se requiere fortalecer la perspectiva humanitaria y pensar en el otro al momento de referirse a quiénes hoy atraviesa una situación vinculada al contagio.

Este punto es esencial: “Esta es la clave para que el miedo a lo desconocido no nos paralice ni impida la acción humanitaria hacia aquellos con los que cotidianamente convivimos. La empatía y la resiliencia serán las mejores herramientas para sobreponernos a este trauma colectivo que nos atraviesa a todos por igual. Lo importante es comprender que los otros somos nosotros”.

Un dato no menor en estos dos meses: Desde un primer momento el Estado provincial articuló acciones con Nación, Municipios y Comisiones de Fomento. Eso no quita que no han faltado las situaciones de tensión ante los reclamos sectoriales. Pero anteponer la salud a la economía tiene sus consecuencias, y como muchos han planteado la economía puede recuperarse, no así la vida; ésta cuando termina no tiene una segunda oportunidad.

Se trabajó permanentemente, con algunas dificultades, en la implementación de las medidas anunciadas por Alberto. Así Provincia atendió las particularidades de cada una de las localidades manteniendo un diálogo continuo con los COE municipales.

Lo cierto es que de un día para el otro toda la sociedad despertó en un país de nuevas normativas que indicaban cuáles debían ser las conductas para priorizar el cuidado de todos.

La Pandemia existe y está entre nosotros. Esta es una realidad por eso se deben tener en cuenta normas de circulación comunitaria. Por esto es que los santacruceños debieron adquirir nuevos hábitos, como por ejemplo, un día para ir al supermercado, respetar las salidas pautadas para recreación, repensar los hábitos de higiene fundamentales y tener la máscara facial siempre al alcance.

Pero además el sistema de Salud de la provincia desplegó estrategias en red, articulando de manera constante con los municipios y las diferentes áreas del Estado provincial.

Estos son uno de los tantos ejemplos que dan cuenta que una vez más queda demostrado que la clave es trabajar en equipo porque nadie se salva solo.

Vale destacar que también se sumó el voluntariado para hacer frente a esta pandemia -cerca de 300 personas se postularon y fueron capacitadas para la atención de líneas de emergencia y diferentes problemáticas-, además de las innumerables acciones solidarias, y el empuje de trabajadores estatales y privados, quienes le pusieron el cuerpo para aquellos que debieron quedarse en casa.

En este periodo, complicado para todos y más allá de los matices la mayoría de la sociedad comprendió que en Pandemia, la mejor vacuna para el virus es la solidaridad y la responsabilidad. En este marco debe primar que la perspectiva humanitaria es la que permitirá avanzar como comunidad. Así se entendió, y es por eso que en Santa Cruz no hubo nuevos casos positivos desde el 29 de abril.

 

Todo es nuevo frente a la Pandemia

Tas la declaración de la emergencia sanitaria, se fortalecieron los dispositivos existentes de abordaje social, se analizaron las demandas del sector productivo y se decretó la emergencia social y económica. Además, en Santa Cruz se innovó con la aplicación “Saber para prevenir”, que fue diseñada por un equipo de la provincia, para que los santacruceños puedan plantear demandas sociales y sanitarias.

Como medidas también se aplicó un abordaje integral con agentes de seguridad, sanitarios y de abordaje territorial, los que salieron y seguirán saliendo a la calle para garantizar medidas y derechos.

No faltaron los protocolos de cuidado para quienes desde las empresas estatales de servicios garantizan el acceso a la energía, el agua y el gas.

Cada uno desde su lugar puede aportar. No solo quienes integran el Estado, sino toda la comunidad debe sentirse orgullosa de los resultados obtenidos a la fecha”, enfatizan, “desde nuestras casas, ayudando a nuestros hijos e hijas en las tareas, haciendo las compras para los adultos mayores, dialogando con quienes se sienten solos y abrumados frente al encierro. Todos y todas aportamos a que hoy tengamos una cierta estabilidad. Dependerá de todos no retroceder”.

Para aquellos que les toca trabajar “que se cuiden y cumplan con las recomendaciones y los protocolos vigentes. Recordemos que el virus camina si nosotros caminamos”, se añade.

No por quedarnos en casa no avanzamos. Seguimos en movimiento, crecemos, aprendemos al tiempo que desaprendemos. Nos necesitamos todos para salir adelante. Dejemos de lado los egos y las individualidades, por el momento la única vacuna con la que contamos es la solidaridad y la responsabilidad”, se enfatiza.

Con estos dos meses transitados no hay que bajar la guardia ni confiarse ni mucho menos adoptar actitudes irresponsables porque sería tirar por la borda el gran esfuerzo que se ha hecho hasta este punto.

En las últimas horas el país se ha retrotraído medidas a una etapa anterior por nuevos contagios. En Santa Cruz “debemos ser capaces de pensarnos comunitariamente”, dijo Alicia. “Han pasado dos meses desde el 20 de marzo y hemos sido capaces de adaptar nuestra vida cotidiana a lo que se requiere para priorizar la vida de todos. Debemos sentirnos orgullosos y saber que lo que viene depende de todos nosotros”.