Acompañados

Cómo cuidan al policía

Desde la Dirección General de Bienestar Policial hicieron hincapié en que la jerarquización de esta área es clave en el acercamiento hacia los efectivos de la fuerza santacruceña. El director general de Bienestar Policial, el Comisario Inspector Lic. Martín Aguirre, aseguró que hay cuentan con equipos profesionales que cubren toda la provincia, algo que “hace algunos años no se veía”. Hizo hincapié en la necesidad de continuar fortaleciendo el acompañamiento a los efectivos.

Desde Dirección de Bienestar Policial de la Provincia de Santa Cruz.
COMPARTÍ ESTA NOTA

La Dirección de Bienestar Policial de la Provincia de Santa Cruz trabaja en la generación de estrategias y acciones institucionales para promover el bienestar integral del personal. Diseña acciones para mejorar las condiciones laborales y la prevención de violencia o abuso de autoridad en la policía, para concretar la igualdad de derechos, oportunidades y la igualdad entre varones y mujeres. Asimismo, busca prevenir y erradicar toda forma de discriminación y violencia directa o indirecta dentro de la institución policial, además de planificar acciones concretas para la prevención de la salud y la seguridad en el ámbito laboral, la disminución de los riesgos asociados a la labor policial.

Si bien en el bienestar de los efectivos policiales se comenzó a trabajar hace poco más de una década en Santa Cruz, la jerarquización del área a dirección se concretó hace tres años. 

“Cuando empezó este trabajo era bastante complejo pensar en cómo ayudar a los efectivos policiales en temáticas relacionadas a la psicología”, comentó el Comisario Inspector Lic. Martín Aguirre, director del área, por lo que celebró la decisión institucional de “trabajar la parte psicológica y social, empezar a incluir profesionales y ampliar y jerarquizar el bienestar policial a toda la provincia”.

Actualmente, la dirección cuenta con un equipo interdisciplinario integrado por psicólogos, trabajadores sociales, médicos psiquiatras, médicos generalistas distribuidos en Río Gallegos, Calafate, San Julián y Perito Moreno, encargados de atender las distintas problemáticas en sus jurisdicciones. “Esto anteriormente no existía en la fuerza policial y se suscribía a Río Gallegos, pero a medida que fue avanzando en la evaluación de las problemáticas sociales y psicológicas fue necesario. Atendemos diariamente la problemática de los efectivos policiales”, reafirmó Aguirre.

 

Áreas de acción

La Subcomisaria Policial, Lic. María Josefina Fernández, mencionó que no solo aspectos individuales son los abordados por la dirección, sino que también aquellos de índole familiar, laboral o social, al igual que las problemáticas de salud integral: Física y mental.

En este sentido, entre las intervenciones destacan las referidas a la vulneración de derechos de los hijos de los efectivos, temáticas de violencia laborar, doméstica, las cuales, según explicaron, son abordadas a través de distintos protocolos y guías de actuación interna que los propios profesionales han elaborado. Protocolo de apoyo psicoemocional ante situaciones de crisis, protocolo de portación de arma, guía interna para temáticas de violencia, de suicidio, protocolo ante la pandemia de COVID-19, son algunas de las herramientas creadas.

 

Noticias que impactan

Unas de las temáticas que convocó a la charla con parte del equipo interdisciplinario de la Dirección de Bienestar Policial, fue la del suicidio, alentado esto por un hecho que lamentablemente involucra nuevamente a un agente policial, y las posteriores declaraciones de ex referentes de la fuerza que han puesto en el ojo del debate el accionar de las autoridades provinciales. “Genera en la sociedad un fuerte impacto una noticia de este tipo. Algo que no sucede cuando las profesionales intervienen de manera preventiva y favorable ante un caso. Lo que no es noticia”, remarcó el Director de Bienestar Policial.

La Subcomisario Policial, Lic. Claudia Burgos, también integrante del equipo de profesionales, explicó: “La temática del suicidio es un proceso complejo, un fenómeno multideterminado que tiene implicancia no solo desde lo individual, sino que también desde lo familiar, lo social, por eso es importante el trabajo interdisciplinario que realizamos desde la dirección” y detalló: “Dentro están las intervenciones en crisis, son situaciones que no pueden postergarse para intervenir sino que es bajo un criterio de urgente. En este caso es importante destacar que bienestar policial tiene una guardia de 24 horas durante todo el año, con profesionales como trabajadores sociales, psicólogos y psiquiatras. Se activa a partir de una demanda espontánea del efectivo, a solicitud de los superiores, a solicitud de un familiar, una derivación médica, o intervenciones que se realizan de manera cotidiana por los profesionales que trabajan en esta dirección”. En estas intervenciones trabajan de manera coordinada con instituciones como el Centro de Intervención en Crisis, el centro de salud mental, la Secretaría de Niñez, Adolescencia y Familia del Municipio.

“Desde la dirección siempre tenemos en cuenta establecer criterios para poder realizar el seguimiento y acompañamiento del efectivo policial, de la familia y los compañeros. Lo que hace el centro de intervención es establecer el nivel de riesgo de la persona y que dispositivo presida. Nosotros hacemos un trabajo posterior articulado con ellos”.

El Comisario Inspector Aguirre hizo hincapié en que “es un trabajo netamente preventivo y no se ve reflejado institucionalmente”, y continuó: “Muchas veces se piensa que la policía no hace nada por su gente, pero esto no es así. Tenemos muchos conflictos que las profesionales han resuelto, pero esto justamente no se ve ni queda reflejado en la sociedad. Cada vez estamos más metidos para realizar la resolución de conflicto de forma rápida”.

 

Consumo problemático

Las adicciones o el consumo problemático también están en la agenda de la Dirección de Bienestar. “La institución forma parte de una sociedad y no está ajena a esta situación. Algunas personas tienen esas tendencias, por lo que la idea es detectarlas, trabajarlas y darle un tiempo de evaluación y control, y en el caso que no adhiera a ningún tratamiento se hace una junta medida y sino no presenta tratamientos externos se le da el no apto policial”, desglosó Aguirre.

En este sentido la Lic. Fernández subrayó que “se hace un trabajo fuerte en lo que es un ingreso a la institución, para definir un perfil y prevenir algunas situaciones que se dan en la actualidad”, y reforzó: “Todas las actuaciones son de tipo preventivo”.


COMENTARIOS