Por Zona Norte

Comerciantes en alerta

Tras la polémica por la golpiza a un comerciante de Caleta Olivia, ayer la Cámara de Comercio de la localidad emitió un comunicado en el que pedirán “que no se justifique” ese tipo de accionar. Hubo versiones cruzadas por lo sucedido con el vecino Aníbal Villares.

El momento de la detención al comerciante.
El momento de la detención al comerciante.
COMPARTÍ ESTA NOTA

La inspección con posterior detención y golpiza policial al vecino y comerciante de Caleta Olivia, Aníbal Villares, generó mucha polémica en Caleta Olivia, porque hubo denuncia del damnificado, quien asegura haber recibido una brutal golpiza por parte de los uniformados a cargo del operativo en la tarde del miércoles.

Villares aseguró: "Me sacó la policía del negocio, esposado, me pasearon en el patrullero y me dieron tanto que pensé que me mataban. Me trajeron al hospital me esperaba la médica policial, hizo un acta y no puso nada, no la firmé. Me llevaron otra vez al estacionamiento del Hospital y me arrastraron por el lugar, luego me esposaron también los pies, me subieron al patrullero y me pasearon otra vez. Pensé que me mataban, la doctora Aguilar observaba con un seguridad y se reían".

Contrariamente a eso, el comisario inspector, Pablo Rodríguez, se manifestó a través de FM Vanguardia por el hecho ocurrido en el estacionamiento del Hospital Zonal y dijo que Villares violentó a un efectivo policial y actuó de manera agresiva.

“Cuando golpea a uno de los efectivos es trasladado al hospital, es aprehendido por la situación de atentado y resistencia a la autoridad, con intervención de la Justicia, dentro del móvil seguía reaccionando de forma violenta, por lo que debió ser bajado y lo pusieron en la parte de adelante del vehículo, para evitar que el chofer pierda el control del mismo”, indicó y destacó que se están haciendo las averiguaciones pertinentes y también se abrirá una causa administrativa.

 

HABLÓ COMERCIO

A todo esto, luego hablaría sobre lo ocurrido la subsecretaria de Comercio e Industria, Silvina Baigorria, que detalló el cúmulo de irregularidades que presenta el local O12 de Aníbal Villares.

Baigorria detalló los pormenores que llevaron al juez de Faltas, Daniel Aybar, a tomar la decisión de clausurar la tienda deportiva.

"El comercio no posee ningún documento habilitante ni pago de impuestos municipales. Es una actividad que se ejerce en la clandestinidad y no sabemos qué normas de higiene tiene. Desde hace 10 años que no paga habilitación comercial porque no está registrado y no hay iniciado ningún expediente", esclareció Baigorria. Por lo que dice Baigorria, Villares no paga desde la época en que era funcionario de las anteriores gestiones de Cotillo -periodo 2003 a 2011-.

"O12 no existe en el padrón municipal, evade impuestos municipales y tiene una deuda con la Comuna que supera los $300.000. Desde la Subsecretaría de Comercio buscamos que se trabaje en el marco de la lealtad con el resto de los comerciantes. Hay quienes tienen toda la documentación, empleados y el local comercial en regla y otros no. Estos últimos son los que luego denuncian abusos por parte del Estado", sumó.

 

EL PEDIDO

Ante todo lo sucedido, ayer se conoció un comunicado de la Cámara de Comercio, Industria, Producción y Servicios de Caleta Olivia, desde donde alertan por lo sucedido e indican:

“Ante la violencia ejercida al ciudadano y comerciante Aníbal Villares, en mi carácter de Presidente de la Cámara de Comercio, Industria, Producción y Servicios de Caleta Olivia debo expresarles: 

Si Ud. es afiliado o no a la Institución y tiene una situación de irregularidad acontecida en la última década, no tenga miedo a sus expresiones como ciudadano y comerciante, sienta que en la Cámara tiene un ámbito de escucha y defensa de su situación ante el Estado municipal. 

Si bien, es muy pronto para emitir una opinión más fundada sobre el acto de violencia ejercida al comerciante Villares, asumo el compromiso de  reunirnos con el sector de Comercio municipal y con la Policía de nuestra ciudad para que se garantice que esta situación no pueda ser justificada como procedimiento sobre los comerciantes de la ciudad.  

En mi carácter de Presidente de una institución democrática, no puedo permitir, guardar silencio o justificar el accionar policial como aliado de la violencia física con la que se manejó la clausura.

Desconocemos documentadamente la situación comercial del vecino ante el Municipio y es nuestro compromiso acompañar al sector comercial a regularizar su situación, en base al diálogo.

Entendemos que antes de llegar a una clausura tienen que haber inspecciones previas, apercibimientos, pedidos de regularización por parte del sector de Comercio y Bromatología municipal.

Ante cualquier duda, situación de peligro de amedrentamiento de cualquier tipo, por su situación legal u opinión como ciudadano, señor comerciante comuníquese al 297-5070615 o al mail [email protected] Los mantendremos informados, estamos a su disposición”.

COMENTÁ