En primera persona

Combate contra el fuego en Jujuy

El 18 de octubre pasado un grupo de brigadistas iniciaron su viaje hacia la provincia de Jujuy donde por estas horas continúan abocados a la tarea de contener los incendios forestales que en las últimas semanas han arrasado con unas 18.392 hectáreas. Diego Vargas, coordinador de los brigadistas santacruceños, habló con TiempoSur sobre el apoyo que hoy brindan en la zona.

Combate contra el fuego en Jujuy
Combate contra el fuego en Jujuy
COMPARTÍ ESTA NOTA

Hace varios meses que grandes extensiones de campos al norte argentino se ven devoradas por el fuego. Actualmente hay cuatro provincias que aún combaten los focos ocasionados por diversos motivos. Salta es la más complicada, seguida por Jujuy, Córdoba y La Rioja.

Ante este contexto, hace 12 días que la Brigada de Lucha Contra Incendios del Consejo Agrario Provincial, además de tres brigadistas que son integrantes de la División Bomberos de la Policía de la Provincia de Santa Cruz, partieron con destino a la Provincia de Jujuy a combatir los grandes incendios que se desataron en el Parque Nacional Calilegua y que afectan una gran extensión del sector de la Selva de las Yungas, siempre con la cabeza puesta en servir de apoyo a sus pares que intentan acabar con las llamas.

El equipo de técnicos y combatientes de incendios está compuesto por integrantes de las brigadas de Río Gallegos, El Calafate, El Chaltén, Río Turbio y Los Antiguos, quienes fueron seleccionados ante pedido formal de colaboración realizado por la Jefatura del Sistema Federal de Manejo del Fuego.

En su único día libre, Diego Vargas, coordinador de los brigadistas santacruceños, atendió a TiempoSur, donde comentó que a pesar de ser un día de descanso participó de la mesa de operaciones a modo de mantenerse en plena vigencia de lo acontecido en la zona de fuego, donde los días son muy largos.

En este sentido, el brigadista comentó que la rutina inicia alrededor de las 04:30 con el desayuno, ya que a las 06:30 deben estar en el punto de encuentro, a unos 40 kilómetros del hotel donde se hospedan, allí se reúnen con brigadistas de la Patagonia para iniciar el día.  

Vargas contó que fue para nuestros brigadistas un gran desafío la adaptación al terreno. “No estábamos acostumbrados a trabajar bajo estas condiciones, en Patagonia es muy diferente, acá las temperaturas llegan en algunos días a los 50ºC (grados centígrados)”, comentó al confesar que “los dos primeros días fueron muy duros”. En este sentido, comentó que “lo más difícil es la deshidratación, algo a lo que tampoco estábamos acostumbrados. Ahora salimos cada mañana con una carga extra de 5 o 6 litros de agua, que es un peso extra que no solemos llevar”. En este punto remarcó y valoró la adaptación del equipo y manifestó sentirse “orgulloso con el equipo que elegimos para venir”.

En cuanto a la labor y el estado del fuego, contó que durante la madrugada de ayer se vieron ayudados por las precipitaciones, aunque, según lo evaluado en la reunión optativa de ayer, “aún quedan 3 focos grandes y mañana (por hoy) va a mejorar el clima, por lo que tenemos que redoblar esfuerzos para poder frenar lo antes posible la expansión” y se esperanzó: “Si todo sigue como lo vienen planeando los encargados de los operativos esperamos para el fin de semana tener el fuego controlado”.

Por último, aprovechó para llevar tranquilidad a las familias de los brigadistas que se encuentran afectados al servicio de colaboración. “La verdad que los chicos están muy bien, están bien de salud, de ánimo, estoy orgulloso del equipo que trajimos. Quiero llevarle tranquilidad a las familias y agradecerles, porque esto es una locura. Pronto estaremos en casa”, cerró.

Cabe destacar que en esta temporada se han perdido casi medio millón de hectáreas de recurso forestal al tiempo que 9 provincias son afectadas hasta el momento por la acción del fuego.

COMENTÁ