Sociedad

Colegio de Psicólogos: “Estamos llegando tarde al problema de la violencia”

Diego Gaitán, presidente del Colegio de Psicólogos de la Provincia, habló con TiempoSur sobre cómo el fenómeno de la violencia repercute de manera negativa en la comunidad y se traduce en acciones como el ataque en manada, la violencia de género o por qué no, la muerte autoprovocada. “Lamentablemente, siempre vamos de atrás y no quiere decir que no se haga nada”, expresó.

Colegio de Psicólogos de la Provincia
COMPARTÍ ESTA NOTA

En el mundo en el que vivimos nos acostumbramos a vivir como si la violencia no existiera o como si fuera un problema ajeno, o como si fuera parte natural del paisaje de la sociedad, pero mientras tanto ha penetrado todos los escenarios de la vida individual y social. Vivimos en un mundo en el cual la violencia es la forma más común de relacionarnos, la moneda corriente en lo cotidiano, incluso, muchas veces no podemos percibir sus dimensiones reales, la vemos como algo natural, le llamamos amor y preocupación, o bien, democracia o altruismo.

En diálogo con TiempoSur, Diego Gaitán, presidente del Colegio de Psicólogos de Santa Cruz habló de “la violencia hacia afuera”, al hacer referencia a la violencia de género, los ataques en manada que han sido noticia en las últimas semanas e incluso los incendios intencionales que terminaron con la vida de vecinos en Caleta Olivia, aunque también “de la violencia hacia uno mismo”, al referirse a los numerosos casos de suicidios registrados en los últimos dos meses. “Estamos hablando del mismo fenómeno que es la violencia en la sociedad. Sabemos que no es algo que se da únicamente en Santa Cruz, sino que es en la sociedad a nivel global como signo de estos tiempos”, remarcó al explicar que “las situaciones de violencia que ocurren tienen que ver con exacerbaciones de la individualidad por sobre lo colectivo”.

En este sentido, opinó que “tiene que ver con que necesitamos rápidamente tener respuestas, tiene que ver con la tolerancia a la espera, a la frustración, con el respeto del otro, el cuerpo del otro y de uno mismo. Son algunas de las cosas que se pueden dar o coordenadas para pensar”.

Incluso, hay profesionales que entienden que la juventud es la caja de resonancia de lo que pasa en la sociedad y la principal causa de muerte es por hechos de violencia, suicidios y no hay una política pública pensada hacia la juventud y no se busca resolver el problema de fondo, que es incluirlos y construir una sociedad distinta

Cómo se aborda en la provincia

Consulado sobre el abordaje que se tiene en Santa Cruz en cuanto a la temática, Gaitán confirmó que desde hace un tiempo los hospitales públicos trabajan en la formación de sus profesionales de salud mental mediante distintas herramientas que sean beneficiosas para el abordaje de estas situaciones. Tarea en la cual también trabajan desde el Colegio de Psicólogos acompañando muchas veces la formación de instituciones dedicadas al abordaje del alcoholismo, las adicciones, el suicidio, relaciones en el noviazgo, entre otras. “Realmente creemos que el profesional que está residiendo en Santa Cruz está tomando y haciendo formación permanente. Estamos buscando respuestas, pero es un fenómeno tan complejo, de difícil abordaje, que pareciera que no alcanza, lo que no quiere decir que no se haga nada”.

En este sentido, analizó: “Como en todos los fenómenos sociales, lamentablemente siempre vamos de atrás, podemos establecer lineamientos de prevención en muchas materias, pero la sociedad en la que vivimos de consumo, de inmediatez, está ganando, como si fuese una pandemia, la pulseada”.

En otro tramo de la entrevista remarcó que se cuenta con una buena cantidad de profesionales en la provincia, aunque no dejó de expresar que “tal vez falten porque no hay psicólogo desocupado, incluso muchas veces trabajan en una carga horaria que hasta puede ser nocivo para ellos. Hay mucha demanda” y continuó: “Sabemos que el Gobierno está contratando profesionales, pero lamentablemente siempre vamos de atrás y no quiere decir que no se haga nada. Los acontecimientos se nos adelantan porque también somos humanos, estamos hablando de la ciencia psicológica, que es una ciencia humana y por tanto es previsible hasta cierto punto”.

“Creemos que un abordaje interdisciplinario muchas veces es necesario con psiquiatras, creemos que los asistentes sociales tienen que intervenir, que los enfermeros especializados en salud mental tienen que multiplicarse para poder cuidar a los pacientes, pero el medio familiar y social es mucho más propicio para integración de una persona que está pasando por una situación de salud mental”.

Por último remarcó: “La provincia no ha abandonado en ningún momento los lineamientos de la Ley de Salud Mental, pero es una ley que necesita muchos medios económicos, edilicios y de recursos humanos, los cuales a veces están y otras veces para algunos casos llegan un poco más tarde”.