Río Gallegos

Castramóvil: Un servicio que no se debe detener

Recorre los barrios de Río Gallegos o a veces se establece en el Corralón Municipal. El quirófano móvil, clave para frenar la superpoblación de perros que se puede ver en cada punto de la ciudad, hasta ayer, tenía un futuro incierto. Hoy, su continuidad está confirmada y sus beneficios siempre se deben destacar.

Turnos para castraciones sin costo al 457375 - 410585
COMPARTÍ ESTA NOTA

Castrar ayuda a que gatos y perros machos dejen de marcar territorio orinando en diferentes puntos del hogar; al tener menos hormonas, disminuyen el nivel de agresividad, volviéndose más dóciles; reduce la probabilidad de que se pierdan, porque dejarían de seguir hembras en celo; y en ambos sexos, si la esterilización es temprana evita enfermedades y tumores. Estos son algunos de los beneficios que explicó Victorio Parola, veterinario de la Municipalidad de Río Gallegos.

“También es importante para disminuir la población de animales en situación de abandono”, añadió el profesional de la División Veterinaria y puso énfasis en que, a diferencia de lo que se cree comúnmente: “No es necesario que el animal entre en celo por primera vez para castrar”, pues lo óptimo sería llevar a cabo el procedimiento a los seis meses.

 

¿Continúa el Castramóvil?

A través de los bloques de radio de La Parada y Lolypop El Reino Animal de Tiempo FM, llegaron denuncias que insinuaban que el Municipio se quedaría sin veterinarios y, en consecuencia, se detendrían las castraciones gratuitas, lo que causó revuelo tanto en quienes deseaban llevar a operar a sus mascotas, como en las proteccionistas que trabajan arduamente llevando a esterilizar para ayudar a detener la proliferación de canes.

Daniela Triviño, rescatista voluntaria quien solo por su amor y compromiso hacia los animales llevó a castrar 430 perritos a la División Veterinaria Municipal, señaló que este “es fundamental para los barrios, sobre todo los alejados, ya que hay mucha gente que no tiene movilidad y se les hace más difícil el traslado”.

“Sería genial un quirófano fijo en barrio San Benito, por ejemplo, ya que es uno donde hay muchísimas perras en celo, cachorros que veo todas las semanas y ni hablar de Los Lolos, Bicentenario y Madres a la Lucha”, finalizó la proteccionista, quien va diariamente a estos sectores a intentar salvar caninos en situación de calle.

Por el momento, fuentes extraoficiales señalaron que en la Municipalidad habría un desacuerdo económico con los veterinarios, sin embargo, el día de ayer confirmaron que se logró negociar con los profesionales y que por el momento el quirófano móvil sigue en funcionamiento.

Voluntarios independientes y de agrupaciones animalistas coinciden en la falta de programas de educación y sensibilización para la ciudadanía en esta área e igualmente, que se necesitan aún más castraciones para revertir esta situación, la cual, si cambiara, sería una de las bases para tener el Río Gallegos que tantos anhelan; uno sin perros que pasen hambre, lejos de las mordeduras y las peligrosas jaurías, con libertad para caminar, andar en bicicleta o moto, y, sobre todo, lejos de la crueldad del abandono.


COMENTARIOS