Polémica

Carta de una militar contra el lenguaje inclusivo: "Soy soldado, ni soldada, ni soldade"

"Me cansé de que se quejen que por ser mujeres no tienen derecho. Las mujeres tenemos derechos, y mierda que los tenemos. Pero no tenemos derecho a cambiar la historia", reclamó.

La militar y su carta en Facebook.
COMPARTÍ ESTA NOTA

"Mi nombre es Lucía Zordán Herrera, soy SOLDADO DE PRIMERA, SÍ, SOLDADO, NI SOLDADA, NI SOLDADE, SOLDADO. En el año 2016, el Ejército Argentino me abrió la posibilidad de esta gran familia, en la que hay HOMBRES Y MUJERES como en cualquier otra. Amo tanto lo que hice y hago, no solamente somos soldados para un desfile un día patrio, somos soldados todos los días del año, con aciertos y errores. Yo personalmente estoy orgullosa de pertenecer a tan majestuosa institución, no me da vergüenza decirlo...". Así arranca la carta pública de la soldado Lucía Herrera que subió a su perfil de Facebook, donde se expresa con tramos destacados en mayúscula su firme oposición al uso del lenguaje inclusivo después de que surgieran versiones sobre una presunta idea de implementarlo en en las marchas militares emblemáticas de las Fuerzas Armadas Argentinas.

"Me cansé de que se quejen que por ser mujeres no tienen derecho. Las mujeres tenemos derechos, y mierda que los tenemos. Pero no tenemos derecho a cambiar la historia", reclamó. El texto es acompañado de una imagen donde se puede ver a Lucía posando con el uniforme propio de las tropas de montaña del Ejército Argentino, al que pertenece desde 2016. Se la observa sonriente, orgullosa, aferrando un fusil de asalto FAL variante Para. La soldado describe su experiencia profesional en estos términos: "Gracias a todo esto, se manejar las diferentes armas, tuve la suerte de poder tirar con un cañón, maneje sus camiones, conocí las diferentes facetas que conlleva ser soldado, con los servicios de armas, yendo al campo, creyendo en los camaradas y sí, me hice hermana de muchos. Es lo más lindo que hay... Tuve la suerte que no todas tienen, ya sea por diferentes motivos. Sé lo que se siente tener miedo de cargar un arma, sé lo que se siente estar en un ejercicio de artillería, escuchar como explotan los proyectiles cuando tocan la tierra, sé lo que es no bañarse por días, tener el pelo duro de la sal, arena, tierra o barro. Y no me da vergüenza decirlo. Al contrario.. Lo que más me gusto siempre fue rendir honores, sí, rendirle honores a mis jefes en cada formación, rendirle honores a mi Banderam a mis veteranos de guerra, es una emoción que penetra el ama, no se puede explicar con palabras". 

La foto original la muestra como escolta del estandarte del Hospital Militar Salta - Cirujano Mayor Joaquín Díaz Bedoya, perteneciente a la Guarnición de Ejército Salta que forma parte, a su vez, de la V Brigada de Montaña con jurisdicción en las provincias del noroeste argentino.   En otro párrafo, Herrera puntualiza enfáticamente su opinión referida a un rumor, que en los últimos días involucró a funcionarios del gobierno que estarían cuestionando el lenguaje eminentemente masculino de muchas de sus marchas: "Cantar a viva voz con todas las fuerzas del cuerpo, llegar a marearte de la presión que ejerce en la cabeza, pero cantar orgullosa de mi ejército. Las marchas que sean, porque son historias contadas, historias de cómo mi Argentina desde ser nada a ser todo fue saliendo adelante... como sus próceres la sacaron adelante junto con los veteranos que tuvieron que dar la vida", escribió. "Nadie sabe lo que es estar en una guerra, ni yo... Pero hubo gente que murió, que perdió familias, que sufrió lo que es una guerra. El frío, la lluvia, la falta de alimentos", cierra el tramo de texto la soldado.  La carta termina de esta manera: "Me cansé de que se quejen que por ser mujeres no tienen derecho. Las mujeres tenemos derechos, y mierda que los tenemos. Pero no tenemos derecho a cambiar la historia por el sólo hecho de que una marcha tiene nombre de varón, porque la oración del soldado no incluye a la mujer, porque la canción del artillero termina en 'o' y no en 'e' o 'a'". "¿Hasta dónde van a llegar? ¿Qué más quieren?", se pregunta la soldado. "Las fuerzas armadas son historia, fundaron nuestra historia, las personas de éstas, el día de mañana van a dar la vida por todos, Dios no lo permita. Pero ustedes, cambiando una canción, volviéndola feminista, qué van a hacer???", finaliza. La misiva online de la militar, que ya ha sido compartida por miles de usuarios, llega en momentos de un profundo debate sobre género, machismo, patriarcado y los derechos de la mujer. Teniendo como eje principal la preocupante estadística de violencia y femicidios. El debate recién comienza.  

Fuente Perfil.