Santa Cruz

Caleta Olivia: En qué consiste el proyecto acueducto Aguada, que solucionaría la falta de agua

Fue elaborado por Raúl Isaac Montiel, jubilado de YPF. Pretende abastecerse de agua emergente del río Deseado, ubicado a 55 kilómetros. Qué se necesita y cuánto tardaría una obra que podría concretarse en 6 meses.

Marcha por pedido de agua realizada la semana pasada. (Imagen del video de Pablo Estefó)
COMPARTÍ ESTA NOTA

“Las autoridades deberían actuar rápidamente e iniciar el tendido de un Acueducto desde Aguada del Norte hasta Caleta Olivia. Sería algo rápido y formaría parte del ramal que le correspondería a Caleta Olivia cuando se realice la obra principal (Lago Buenos Aires, Lago Posadas o codo del río Senguer). El río Deseado es subterráneo y emerge en varios puntos de su recorrido hacia el mar, el más próximo a Caleta Olivia es en Pico Truncado en el lugar llamado Aguada del Norte. El río Deseado nace cerca del Lago Buenos Aires y viaja 615 Km a través de la Patagonia para morir en el Océano Atlántico. Drena una cuenca de 14.450 Km2, su caudal es de 5 m3/seg.  Afluentes Fénix, Grande y Pinturas. ¡Señores! ¿Es necesario depender de Chubut?”, escribió Raúl Isaac Montiel.

Es un vecino más de Caleta Olivia que integra la Asamblea por el AGUA que la semana pasada se reunió con el presidente de SPSE, Nelson Gleadell, y el vicegobernador Eugenio Quiroga.

En ese encuentro, que duró largas horas, su anteproyecto que redactó en las redes y que en realidad es un reposteo de 2018, fue presentado a las autoridades.

“Nunca se va a realizar ni se va a aprobar la obra del caudal de agua del lago Buenos Aires, porque vale 5 mil millones de dólares y esta ubicado a 615 kilómetros”, sostuvo a TiempoSur.

Por eso su propuesta es no sólo menos costosa, sino que se puede llevar adelante en el mediano plazo.

Montiel explicó que el río Deseado cuenta con emergentes de agua subterránea y uno de ellos es Aguada del Norte. “Allí convergen manantiales de Meseta Espinoza en donde YPF hizo un gran paletón para recuperar agua de los manantiales”, contó.

Destacó que el agua que emerge, va directo al mar y “no la ocupa nadie”.

“Se debe montar un tanque para almacenar y bombear, una planta potabilizadora con cañerías por termofusión, que es rápido con cañería, para reemplazar lo que usaba YPF”, detalló.

La distancia, es decir el tramo final, son solo 55 kilómetros. “No es un proyecto faraónico, como el del Lago Buenos Aires que está a 615 kilómetros. Y en seis meses se puede hacer, porque es con termofusión, pero supongamos que necesita un estudio y se atrasa, entonces puede tardar un año”, marcó.

En la década del ’90 recordó el CFI realizó un estudio para la evaluación de las fuentes de aguas subterráneas para el aprovechamiento, uso y conservación de los recursos naturales. “Ese estudio tiene varias conclusiones, pero una de ellas es que era factible aprovechar el agua que nunca dejó de ir al mar”, indicó.

No sería necesario depender del caudal de agua del Lago Musters, que abastece a cinco localidades y en donde Caleta Olivia es la última. Paradójicamente, este lago se abastece del río Senguer en Santa Cruz, aunque cuando el agua llega a Caleta Olivia por medio del acueducto de la Cooperativa de Comodoro Rivadavia, se deben pagar 50 millones de pesos anuales.

RECLAMO

Mientras aguardan la declaración de la Emergencia Hídrica, que aprobará la legislatura, ayer integrantes de la Asamblea realizaron una intervención en el cargadero de agua que utilizan los camiones para luego venderlos por los barrios.

Según publicó La Vanguardia Noticias, reiteraron el pedido al Presidente de SPSE, de tener una reunión en las próximas horas, para disponer de un informe sobre qué acciones viene desarrollando para mejorar la entrega de agua, ya sea por cañería o con camiones. “Hasta ahora no hemos tenido ninguna respuesta de los 5 puntos que quedaron asentados en el acta”, señaló uno de los manifestantes.

“Esto no puede continuar así, Caleta se tiene que poner de pie y que arreglen de una vez porque hay agua en Santa Cruz”, indicó una vecina que también agregó que hace dos años no tiene agua en su casa. “Que los políticos se preocupen por la necesidad urgente del pueblo, no podemos vivir sin agua, ni seguir así”, finalizó.


COMENTARIOS