Estados Unidos

Buscan desarrollar un barbijo con un test incorporado para detectar el coronavirus

El laboratorio de bioingeniería del Massachusetts Institute of Technology (MIT) pretende facilitar la identificación de casos para contener el contagio comunitario.

Buscan desarrollar un barbijo con un test incorporado para detectar el coronavirus
COMPARTÍ ESTA NOTA

En medio de la pandemia de coronavirus, el laboratorio de bioingeniería del Massachusetts Institute of Technology (MIT) planean desarrollar un barbijo con un test incorporado para detectar al virus.

Así, los investigadores buscan incorporar este sensor dentro de las máscaras protectoras, de manera que las partículas de saliva identifiquen de forma automática y rápida si la persona está afectada por el coronavirus. Esta modalidad, que se encuentra en etapa de desarrollo, pretende facilitar la identificación de casos para contener el contagio comunitario.

Para llevar a cabo la prueba, se utiliza una pequeña parte del material genético del coronavirus. La misma puede permanecer seca sobre la pieza de papel durante varios meses para asegurar un período de uso bastante amplio. Ante la presencia de pequeñas partículas de saliva, al respirar o toser, se activa el sistema. Si la detección es positiva, el sensor emite una alerta que no es visible al ojo humano, pero que se puede ver bajo una luz fluorescente.

“Es un sistema más, que se complementa con otros mecanismos de control y seguridad en espacios públicos. Es de fácil uso, porque todos llevamos un barbijo en plena pandemia. Los hospitales podrían utilizarlo para que los pacientes esperen mientras se realiza un diagnóstico previo”, expresó Jim Collins, investigador del laboratorio de Bioingeniería del MIT en diálogo con el portal Business Insider.

Qué ventajas traería un test incorporado en un barbijo

Los medidores de fiebre y un escaneo con luz fluorescente permitiría contar con un método más efectivo para detectar a personas asintomáticas o con síntomas leves.

Hace unos años, el laboratorio de bioingeniería del MIT desarrolló un test en un pequeño trozo de papel para detectar la presencia del virus del Zika y el Ébola.