Ley 26.058

Autoridades de la UTN y del INET comparten sus ideas sobre la ETP

El Consejo Provincial de Educación, en la semana en que se conmemora la sanción y promulgación de la Ley de Educación Técnico Profesional Nº 26.058, valora el trabajo interdisciplinario y la participación de las autoridades de la Universidad Tecnológica Nacional Facultad Regional Santa Cruz y del Instituto Nacional de Educación Tecnológica en la conmemoración de dicho instrumento legal.

COMPARTÍ ESTA NOTA

En la jornada conmemorativa por los 15 años de la Ley 26.058,  el Decano de la Universidad Tecnológica Nacional Facultad Regional Santa Cruz "Néstor Kirchner", Sebastián Puig y el Director Ejecutivo del Instituto Nacional de Educación Tecnológica Diego Golombek disertaron en la reunión virtual que contó con representantes de distintos ámbitos sociales.

En primer lugar, el Decano de la UTN, Sebastián Puig habló sobre una “Mirada de la vinculación histórica de la Universidad Tecnológica Nacional con la Educación Técnica Profesional”.

Al respecto, mencionó que “la UTN no es ni más ni menos que una consecuencia que sucedió cuando se decidió empezar a pensar en la ETP”.

En ese sentido, planteó que “la idea no era formar a los hijos de la clase media, que poco tenían que ver con la industria argentina, sino empezar a formar a los trabajadores para la industria nacional que necesitaba el país para ponerse en marcha y ponerse a trabajar”.

Por otra parte, expresó que en la ETP existen puntos de inflexión que no se pueden olvidar, y uno de ellos fue Manuel Belgrano con la creación de la Escuela de Ciencias Agrarias, que ponía a hombres y mujeres en el mismo nivel de la educación.

Tampoco podemos olvidarnos de "Fray Luis Beltrán quien tomó un puñado de treinta gauchos que tenía San Martín para cruzar Los Andes y los transformó en herreros, les enseñó a forjar, a hacer cañones, bayonetas, facas, lanzas; e inclusive, además de la química para poder hacer la pólvora, desarrollaron los primeros cañones autoportantes que hubo en la historia del mundo”, señaló Puig e indicó que para él "esos son los inicios de la educación técnica”.

Continuó diciendo que "la educación técnica sin desmerecer", con el liberalismo de por medio, "fue trabajando con las artes y oficios, fue trabajando en otras líneas pero no pensando en la industria nacional en sí, sino en formar ciudadanos”.

“En el año 1944, desde la Secretaria de Trabajo y Previsión, se crea la Comisión Nacional de Aprendizaje y Orientación Profesional que empieza a juntar muchas cosas sueltas que había de la educación técnica”, a partir de ahí, comentó el decano de la UTN, se empieza a transitar un nuevo camino, hasta que se entiende que “para poder pensar en una economía independiente, se necesitaba que los trabajadores fueran los técnicos que pudieran repensar estas cuestiones".

En ese sentido, hizo un racconto de lo transitado en los años que siguieron y afirmó que “la UTN nace de un plan estratégico nacional que había que llevar adelante”.

“Hubo que esperar hasta después del 2003, cuando tuvimos una refundación del sistema de producción, del trabajo en la Argentina, de las condiciones de vida digna para los trabajadores, fue refundar también esta universidad y por eso se llama Néstor Kirchner el edificio, porque es un poco el refundador del sentido de nuestra universidad, que nació para darle estas herramientas académicas a los trabajadores".

Puig manifestó que hoy acompañan y trabajan, en conjunto, "con tecnicaturas en toda la provincia para que sean de utilidad para los trabajadores, para que se puedan formar”.

“A partir de la irrupción del peronismo, en sus distintos momentos, la Educación Técnica siempre puso por encima el saber hacer sobre el saber decir, y esto marca a la educación técnica argentina, y marca a los que somos parte de proyectos de gobierno nacionales, populares e inclusivos”, concluyó.

Por su parte, el Director Ejecutivo del Instituto Nacional de Educación Tecnológica, Diego Golombek, disertó sobre “Actualidad y desafíos de Educación Técnica Profesional”.

En sus primeras palabras, consideró un honor la invitación de participar de la Jornada de Conmemoración de la Ley 26.058, "no todos los días se cumplen quince de años de una ley que ha sido fundamental; ustedes estuvieron hablando de cómo se llegó a esta ley gracias a actores santacruceños y a muchos otros". 

Al abordar su tema, inició proponiendo pensar "dónde estamos parados ahora, sobre la base de la Ley de ETP,  y a dónde queremos ir, obviamente de una manera absolutamente consensuada, en particular con todas las jurisdicciones con quienes estamos trabajando muy estrechamente".

En cuanto a esto, expuso que “la ley ha dotado de herramientas muy originales en su momento, desde hace más de quince años cuando se empezó a pensar, por ejemplo, la de tener una Comisión Federal donde estén representadas todas las jurisdicciones, un Consejo Nacional de Educación, Trabajo y Producción, Consejo Provinciales de Educación, Trabajo y Producción y un fondo para hacer estas cosas".

“Previo a la ley, la educación técnica tenía un presupuesto de seis millones de pesos que pasó a ser de miles de millones de pesos, con lo cual el cambio no es nada menor, por el contrario, ha permitido una cantidad de avances enormes”, subrayó.

Entre estos avances, Golombek citó “la cantidad de escuelas técnicas, institutos superiores y, en menor medida, centros de formación profesional que se han logrado construir y hacer crecer gracias a la ley, y, por otro lado, el crecimiento sostenido de la matrícula”.

"Es cierto que en el medio nos tocaron dos pandemias, una fue la de los últimos cuatro años, y otra nos está tocando en este momento, y las dos afectan significativamente a la educación en general, y a la educación técnica en particular"; pero considera el Director Ejecutivo del INET que la ETP "lo sufrió menos, porque tiene una fortaleza y un entusiasmo que no han podido ser vencidos, sí ha podido ser desfinanciada".

Luego explicó que “la ley presupone un fondo que equivale al 0,2 por ciento de los gastos corrientes del presupuesto nacional, y esto es mucha plata, tuvimos menos de la mitad, el 0.08 por ciento del presupuesto”, remarcó. Más allá de lo que haya que debatir para el año próximo, opinó que “el presupuesto sin un plan, sin saber a dónde uno quiere llegar, es una herramienta vacía”.

Su reflexión sobre la ley prosiguió al enunciar que “hubo un proyecto de país que permitió hacer esta ley tan innovadora en su momento, ese proyecto sufrió vaivenes, pero ahora estamos con uno parecido que tiene aristas diferentes". Algo que se observa, apuntó Golombek, es que la Ley permitió que "tanto las escuelas como las instituciones provinciales crecieran de manera significativa hacia adentro".

Según el director ejecutivo del INET hoy el “objetivo es hacer crecer a la ETP, a partir de estos quince años de la ley, con una mirada un poco más hacia afuera, y para eso debemos juntar a los actores principales que son tres: el mundo del trabajo, el mundo de la producción (particularmente de las cámaras empresariales), y el mundo educativo; eso se llama CoNETyP, ha estado bastante desaparecido del mapa los últimos años, de hecho se ha revitalizado en estos días, y parte de esas acciones se deben a la iniciativa santacruceña, se deben a la promoción de nuevas formaciones que avancen hacia aquellos sectores que la producción necesita, por ejemplo, formaciones en minería y en petróleo; y, nosotros queremos sumar a otras funciones de la industria”.

“Para esto el Gobierno tiene que tener en claro qué industria quiere, qué tipo de país quiere; si va a desarrollar una industria con valor agregado, como estamos convencidos de esto último, más allá de la pandemia, nuestros técnicos tienen que estar de acuerdo con esta posición", afirmó el Director. Luego agregó que "tenemos que saber qué exactamente requiere la industria hoy, y qué va a requerir dentro de diez años, y formar a técnicos secundarios, superiores y profesionales en función de esa mirada de industria de acá en adelante".

Además, precisó que es necesario “convencer a las familias de que mandar a su hijo o hija a la escuela técnica es un pasaporte hacia el trabajo”, ya que “hay que formar para el trabajo, que para eso es la educación finalmente; también tenemos que formar ciudadanos técnicos y ciudadanas técnicas”.

Finalizando, Golombek manifestó que “todos estamos de acuerdo en que de esta crisis tremenda, solamente podemos salir dando las credenciales y las capacitaciones adecuadas, para que los trabajadores se inserten o se re-inserten en el mundo laboral, que es totalmente distinto”. 


COMENTARIOS