Pedido desesperado

Argentino varado lleva 28 horas encadenado a la embajada

Daniel Tavormina, de 57 años, está en Sudáfrica y tomó la drástica decisión de iniciar una huelga de hambre para pedir que lo repatríen. Como él, hay más de 60 nacionales que esperan un vuelo.

COMPARTÍ ESTA NOTA

Una situación extrema están viviendo los argentinos varados en el mundo. Daniel Tavormina, de 57 años, decidió tomar la drástica decisión de encadernarse a la embajada de Pretoria (en Sudáfrica) para pedir a las autoridades un vuelo de repatriación tanto para él como para los más de 60 argentinos que permanecen varados en dicho país.

"Soy una persona normal. Tengo un comercio, nunca tuve ninguna causa. Trabajé toda mi vida. Soy casado y tengo dos hijos. Hace 60 días de este secuestro que estamos teniendo. Nos están cortando la libertad a la vida, los derechos que tenemos", comenta en un video que fue filmado por otro de los argentinos que está en el país.

Y agrega: "Hace 60 días que estoy alejado de mi trabajo. Tengo a mi madre de 82 años que tiene cáncer y se está muriendo. No puedo estar con ella. Siento que estamos secuestrados acá. Si no puedo disponer de mi vida, no me interesa. Prefiero estar muerto. No me interesa más nada".

En este contexto, Cadena 3 dialogó con Mariano Cirelli, otro de los varados en dicho país, quien comentó que la decisión fue tomada por el propio hombre y que el grupo decidió acompañarlo.

Daniel decidió tomar una determinación controversial. un poco lo entendemos y bancamos. No tenemos ninguna respuesta por parte de Cancilleria porque no tenemos ningún panorama

"Un contacto que tenemos del Gobierno nos dijo que aproximadamente en dos meses tendríamos un vuelo de repatriación. Vamos a estar medio año fuera de nuestro hogar. Estamos anonadados", dijo Cirelli, quien es oriundo de Longchamps, Buenos Aires.

Según Cirelli, el hombre que se encadenó a la embajada lo hizo este viernes a las 7 de la mañana y continúa allí. 

"Él continua ahí y quiere seguir. Nosotros nos turnamos para ir a verlo y darle agua. A la mujer de él le está haciendo muy mal la situación y no vemos otra forma que tomen cartas en el asunto. No entendemos el por qué de tanta desidia", agregó Cirelli.

Se refirió también a la situación económica que están atravesando y confesó que, muchos de los que están varados en Pretoria, perdieron su trabajo.

La realidad es que quedamos con las tarjetas anuladas porque no podemos pagarlas. No tenemos ingresos. Hemos hecho el reclamo de la ayuda económica y venimos pidiendo a gritos que aunque sea nos exceptúen del pago del 30% por compras con tarjeta de crédito en el exterior

Daniel, quien permanece en la embajada, viajó a Sudáfrica con su esposa Eve, sólo por 10 días y ya llevan más de 60. 

"La esposa de Daniel está con medicación y la última dosis la consiguió porque un familiar le depositó el dinero para comprarla", detalló.

Finalmente, Cirelli se refirió a un momento de terror que vivió junto a otro varado cuando estaban en la ciudad de Johannesburgo -antes de ser trasladados a Pretoria- y quedó en medio de un tiroteo entre la Policía y dos delincuentes.


COMENTARIOS