Río Gallegos

Algunos comercios esperan el “Día del Padre”, pero luego cerrarán sus puertas definitivamente

El Vicepresidente de la CCIARG indicó que el único modo de salir de esta situación es con reactivación económica, ya que “la gente si no tiene plata”, no va a consumir. El sector pedirá nuevamente la apertura de más rubros, pero también la extensión horaria para confiterías y restaurantes.

“Esto no ataca solo a Río Gallegos, sino a todo el país”
COMPARTÍ ESTA NOTA

Esta semana fue la primera en la que reabrieron con modalidad de atención al público, los restoranes y confiterías, pero sucedió a fin de mes, por lo que las ventas fueron mínimas.

Pero el vicepresidente de la CCIARG, Jonathan Van Thienen, marcó que el horario restringido -sólo hasta las 20:00- “los ha perjudicado mucho”.

“Por eso solicitarán a través de la cámara la apertura con mayor horario, ya que los perjudicó”, apuntó.

Al mismo tiempo la CCIARG aguarda el comportamiento epidemiológico de la capital santacruceña, ya que, en función de los resultados de los repatriados, volverán a solicitar una mayor apertura de rubros. “De no tener casos positivos, pediremos la apertura de los locales que quedaron pendientes y la ampliación de los horarios”, precisó.

La Cámara de Comercio -como publicó este medio- manifestó su preocupación al intendente, Pablo Grasso, para que los repatriados realicen el aislamiento de 14 días en hoteles y no en sus domicilios, lo que fue incluso pedido por integrantes del COE local con una nota enviada el viernes al Jefe Comunal.

Esta medida -fundamentó- permitirá “primero movilizar la actividad hotelera que está muy castigada, y así coordinar algún tipo de precio accesible para colaborar y que el sector tenga actividad, y también el gastronómico, porque a las personas hay que darles de comer”. Y segundo, planteó que “el aislamiento sea controlado porque es más sencillo controlarlos. No es el mismo recurso humano que se necesita para controlarlo”.

“Los motivos por los que el Estado provincial los manda a su domicilio, no los sé”, precisó.

Sobre los horarios, remarcó que esta semana se amplió el horario de comercios, de 11:00 a 19:00, que “favorece”. “Esperamos que al no confirmarse más casos positivos podamos abrir más y tratar de volver a una mediana normalidad”.

-¿Alcanzan y alcanzarán las medidas nacionales adoptadas hacia el sector?

No. Dejan mucho que desear. Han llegado muy pocos créditos solicitados a los bancos. Lo que son las ATP para el pago de sueldos a empleados, a muchos no les ha llegado. No han alcanzado estas medidas que lamentablemente lo pagará el comerciante y en muchos casos el trabajador por el cierre de locales.

-¿Saben cuántos locales pueden llegar a cerrar?

Estamos trabajando. Tratamos de asesorarlos, acompañarlos y evitar la mayor cantidad de cierre de comercios. Pero muchos comercios están esperando el Día del Padre para luego cerrar sus puertas. Porque esperan ese día repuntar la actividad, pero después cerrar.

Es grave la situación comercial. Por eso los comercios, trabajen o no trabajen de forma normal, tomaron la decisión de cerrar. De hecho, hay locales que ya están en liquidación por cierre. Independientemente de la situación actual, no nos olvidemos que el comercio viene de cuatro años de una recesión. Ya antes de la pandemia había muchos locales vacíos en el centro y la actividad ya venía castigada. Esto fue el golpe de gracia para muchos. Todo el año completo será complicado y la única forma de levantarlo es, terminada la pandemia, con reactivación económica, porque por más que se abran los comercios si la gente no tiene plata, no consume.

-¿Debe ser una reactivación que provenga de Nación o también provincial?

Esto no ataca solo a Río Gallegos, sino a todo el país. Es un problema macroeconómico y debe ser el Gobierno nacional. El comercio está afectado en toda la Argentina y más cuando un país devaluó la moneda de 14 a 100 pesos en 4 años.


COMENTARIOS