Perfiles en Río Gallegos

Alejandro Cheuqueman: De trabajar de chico a Protección Animal en la ciudad

Aprendió el oficio de bicicletería y a los 17 años se puso su local propio. Ahora trabaja en el sector que busca bajar la cantidad de perros sueltos en la capital. Una historia de trabajo.

COMPARTÍ ESTA NOTA

A los nueve años Alejandro Cheuqueman se tuvo que hacer cargo de su familia. Después de perder a su papá tuvo que salir a trabajar y lejos de querer romantizar eso, lo recuerda como lo que fue: Una necesidad que tuvo que atravesar. Pasó por todas, del sector privado al público. Hoy está a cargo del área de Protección Animal del Municipio de Río Gallegos, un sector caliente no solamente por lo que significa la cantidad poblacional de canes para la capital, sino por la repercusión nacional que hubo la semana pasada debido a una publicación falsa en un canal de aire. Comenzó sus estudios en la escuela 10 de la ciudad, continuando en la secundaria Manuel Belgrano. Sus papás llegaron a la ciudad hace mucho tiempo, aunque su padre perdió la vida cuando Alejandro tenía diez años. Esto lo obligó a salir a trabajar. Empezó con los carritos de los supermercados, aunque tuvo luego varias changas más. A los 13 años logró conseguir un puesto en una bicicletería, donde aprendió el oficio. Cuatro años después abrió su propio negocio. Hoy es padre de cuatro jóvenes, dos de ellas estudiando en Córdoba. La más chica, una proteccionista de Río Gallegos, está codo a codo con él a la hora de solucionar inconvenientes con perritos. El otro de sus hijos se dedica a la parte comercial junto a él. E cuanto a su vida amorosa, está en pareja, ua reconocida docente de la ciudad.

"Aprendí el oficio y pasé a tener mi negocio propio. Siempre viví del sector privado. Agarré el boom de las bicicletas, teniendo diferentes sucursales en la ciudad", recordó ayer en diálogo con TiempoSur. Los años mozos de la moda de las dos ruedas hicieron que el emprendimiento pudiera crecer.

Luego los emprendimientos se fueron diversificando aún más, aunque siempre con dos cuestiones en común: Que sean dedicados a niños y tengan un beneficio social por fuera de lo económico. Muchas de las iniciativas tenían que ver con el divertimento, pero también con la organización de eventos. Peloteros, castillos inflables, trenes de la alegría o autos a batería. "Veo gratificantes estas cosas porque puedo llegar a la gente", contó. No duda en poner sus servicios para ayudar a los demás.

Sin banderas

La cuestión política está presente en la vida de Alejandro, aunque no en la forma tradicional, por decirlo de alguna manera. Si bien se considera y milita dentro del peronismo, a la hora de llevar adelante tareas -en especial aquellas de beneficencia- el color del partido le importa poco.

"Siempre milité dentro del justicialismo, uno tiene más afinidad. Es raro lo mío, tengo la afinidad por lo político, pero en cuestiones de hacer actividades sociales, nunca medí las banderas. Hice cosas,

trabajé con Ángeles Especiales, siempre con la bicicleteada con el Juanito Bosco. Siempre el tema de la solidaridad, es una forma de devolverle a Dios lo que uno pudo conseguir".

Trabajo de perros

A la hora de asumir el área de Protección Animal, sabía que iba a ser una situación difícil. No solamente porque era un tema que desconocía y tuvo que estudiar, sino además porque es un tópico caliente en Río Gallegos. Admitió que encontró un área golpeada por la gestión anterior, aunque prefirió no ahondar en ello y poner manos a la obra para poder trabajar. Si bien gran parte del año fue complicado por la pandemia, lograron hacer varias intervenciones quirúrgicas. De todas maneras la semana pasada, y debido a una información falsa publicada en un medio nacional, el trabajo en el área dolió. De hecho con esto último, se conoció días atrás que el Municipio iniciaría acciones legales al programa.

Asimismo agradeció el trabajo social que llevan adelante proteccionistas, asociaciones y animalistas, muchos de ellos poniendo parte de su tiempo a disposición de los animales que lo necesitan.

Perros envenenados

Días atrás Río Gallegos vivió una situación tensa luego que personas anónimas decidieran arrojar veneno a perros, matando varios animales en uno de los barrios de la ciudad. El Municipio actuó y realizó la denuncia correspondiente. En ese marco, Cheuqueman indicó días atrás: “Nos llamaron a las 12:30 (del sábado) a raíz de una denuncia realizada por vecinos que encontraron animales muertos. Fuimos inmediatamente con personal de Control Animal que tenemos en caso de urgencia, liderado por el veterinario Victorio Parola, quien pidió también en el lugar a la gente de Inspectoría, porque cuando llegó no era un solo perrito sino que finalmente resultaron ser seis. Tres callejeros y otros tres que tenían sus dueños. De hecho, nos encontramos con una persona adulta llorando porque había fallecido su perro, que era su compañero de vida”, lamentó.

Cheuqueman relató más adelante que “con el paso de los minutos los vecinos nos fueron avisando de más casos en diversas zonas. Finalmente, las casas donde nos encontramos con animales muertos fueron en pasaje La Pampa y Misiones; Misiones y Belgrano; Belgrano y Amador González; Richieri y Belgrano, y Belgrano y Posadas. Los animales estaban todos allí, las palomas también, alcanzamos a levantar catorce”, especificó.

El titular de Bienestar Animal acotó que fue el doctor (Parola) quien corroboró que las muertes habían sido por envenenamiento, en tanto que la gente de Inspectoría hizo las notificaciones correspondientes.

También el funcionario aclaró que fue la misma gente la que pidió la presencia del área de Criminalística de la Policía “e iniciaron una causa judicial, donde van a solicitar las cámaras del lugar y otras cosas más. El operativo duró desde aproximadamente las 13:00 hasta las 16:00, fue un tanto extenso porque incluso tuvimos que sacar palomas muertas de los techos de los vecinos”, finalizó.

 


COMENTARIOS