Chile

Alberto Fernández homenajeará a Allende

En el marco de su visita de Estado al país vecino, el presidente visitará el salón del Palacio de la Moneda donde el exmandatario socialista se suicidó para no ser capturado por los militares.

COMPARTÍ ESTA NOTA

El presidente Alberto Fernández realizará en Santiago un homenaje al exjefe de Estado chileno Salvador Allende en el salón del Palacio de la Moneda donde el exmandatario socialista se suicidó para no ser capturado por los militares golpistas encabezados por Augusto Pinochet, en 1973.

En el marco de su visita de Estado a Chile, Fernández visitará el despacho acompañado por la senadora María Isabel Allende Bussi (hija del expresidente) y por Marcia Tambutti Allende (nieta), donde colocará un ramo de flores y dejará una placa recordatoria, informó la Casa Rosada.

En septiembre de 2008 la entonces presidenta chilena, Michelle Bachelet, inauguró en el segundo piso de La Moneda de Santiago el salón restaurado, donde el 11 de septiembre de 1973 Allende se quitó la vida para no rendirse a los golpistas de Pinochet.

Un grupo de 25 personas, dirigido por la teóloga y política trasandina Fernanda Villegas, trabajó tres meses para restaurar el lugar y acondicionarlo de la manera más aproximada a como era en los 70.

En el lugar, llamado Salón Blanco Presidente Allende, hay un retrato de cuerpo entero del expresidente de más de dos metros de altura que fue donado por el pintor chileno Aldo Bahamonde.

El cuadro está detrás de uno de los escritorios que usó Allende y una de sus sillas favoritas. También se colocó en el lugar un busto que mantiene restos de metralla del día del golpe de Estado.

Además, se recrearon de manera fiel una alfombra y un sillón de felpa roja similar a aquel en el que murió Allende y que, al ser restaurado, se hallaron en ese mueble restos de sangre, supuestamente producto del balazo que se descerrajó Allende en la cabeza.

La tarea fue tan compleja como intensa, porque Pinochet demolió y cambió el aspecto de ese sector de La Moneda, con el fin de "borrar todo vestigio de Allende y la épica resistencia, literalmente, a cal y canto", dijo entonces Bachelet.

Los trabajos fueron posibles además por testimonios de personas que estaban en la sede presidencial el día del golpe, fotografías y planos originales.

También se registró otra particularidad: el espacio del Salón Blanco quedó con menos superficie, porque hubo muros estructurales de más de un metro de ancho hechos por la dictadura pinochetista que impidieron el retorno a su medida original.

Fuente Télam. 

COMENTÁ