Municipio

Ahora sí…

Y ya no quedan más misterios, ya sabemos quienes ocuparán los cargos en la Municipalidad, la Provincia y la Nación. Ya juraron Grasso y Alicia Kirchner, los nuevos secretarios municipales, los ministros y los diputados.

COMPARTÍ ESTA NOTA

En las juras de Río Gallegos se vivieron momentos muy emotivos y de los otros, de los papelones también tuvimos, hubieron caras largas, de felicidad y de piedra. Creo que sorprendió a propios y extraños el Gabinete municipal, primero porque estaba repleto de mujeres y no fuimos pocos los que pensamos que Grasso era medio machirulo, y se iba a rodear de los amigos del barrio, como quien dice, y la verdad que esto no fue lo que ocurrió, no solo no fue lo que ocurrió sino que lejos de estarlo, muchas mujeres, y muy poca gente de su círculo más íntimo. También es verdad que no le fue sencillo el armado, fueron muchos los que le hicieron algunos desplantes y no quisieron comprometerse, y ahí es donde comienzan las dudas, seguirá el slogan de la campaña, seguirá siendo “CON TODOS” esperemos que sí, Río Gallegos se lo merece y creo que Pablo Grasso también, por su lealtad y su militancia se merece que los “compañeros” no lo dejen solo, esperemos que los que ya están pensando en quien va a ser el que conduzca los destinos de la provincia comprendan que antes hay mucho que hacer, y la única forma de hacer es entre TODOS, y es CON TODOS, los que vivimos en esta bendita ciudad nos lo merecemos, así que “CUMPAS” bajen un cambio, ahora les cuento algunas perlitas de lo que ocurrió en el Colegio Salesiano, muchos no se dieron cuenta, pero hubo un momento muy tenso y ese fue el momento que el concejal Leonardo Roquel ingresó y se cruzó con  el intendente saliente, Roberto Giubetich, el mismo que lo rajó por irse a otro… pará, no se fue a ningún lado, pero lo rajó por jugar con el “Pato” Fadul, en fin, fue un momento tenso, y así lo vivieron todos los que estaban cerca, ya que estamos hablando del saliente Intendente, hablemos de su discurso, bueno, para que ustedes se den una idea, fue del mismo nivel que su gestión municipal, usted saque sus propias conclusiones.

Demás está decir que había un clima distendido entre los presentes, sacando a Giubetich y sus acompañantes, el resto vivía una fiesta. Las juras tuvieron varios inconvenientes con los nombres, y el momento más divertido fue cuando Pablo Grasso se confundió a Leo Álvarez con Diego Robles, vaya a saber uno porque lo traicionó el inconsciente, el cierre fue más parecido a un cierre de campaña que a un acto protocolar, ya empezamos a ver la impronta del nuevo Intendente, distendido, poco protocolar y frontal. El cierre fue con un video muy emotivo para la militancia que lo acompañó masivamente, y con un mensaje de integración y trabajo. Del uno al diez le doy 9 “Pepes” en la organización.

Y ahí nomás casi, de continuado arrancó Alicia Kirchner y su acto, a diferencia del acto municipal, en esta oportunidad hubo mucho cuatro de copa que chapeó, e hizo que el personal de seguridad y protocolo pasara malos momentos, todo el mundo quería sentarse en la zona de autoridades y muchos fueron con toda la prole, solo faltó que llevaran a las mascotas, aunque ahora que lo pienso vi un par que llevaron sus mascotas, la verdad lamentable, pero solo nos dimos cuenta los que estábamos aburridos, o algo así, ya cuando comenzó el acto en sí, hubo muchas emociones, a la hora de la jura hubo algunas que pasaron sin pena ni gloria, y eso que cuando los ves parece que se comen a los pibes crudos, pero se ve que no sería tan popular como se cree, hubo otros que fueron muy aplaudidores, otros no tanto. Para mi gusto el discurso de la Gobernadora fue por demás extenso, con mucho dato, que la verdad no daba, fue más parecido a la sesión inaugural que ocurre cada primero de marzo, que un discurso de asunción, pero sobre gustos no hay nada escrito, dijo uno mientras, bueno lo dejo ahí…