Fútbol local

¿Ahora o nunca?

En medio de lo que parece un túnel sin salida para el fútbol oficial de Río Gallegos, justo antes de la cuarentena apareció una iniciativa para unir las filiales que forman parte de la Liga Sur. No es menor el factor económico.

La Liga Sur todavía no encuentra solución a su problema.
COMPARTÍ ESTA NOTA

La cuarentena total y obligatoria por la que se transita en Argentina frenó también proyectos varios que habían surgido en Santa Cruz.

Y a nivel futbolístico había dado que hablar una idea para tratar de hacer resurgir al fútbol oficial de la capital que está en terapia intensiva, totalmente opacado por el fútbol de los barrios.

Sucede que, en una reunión de concejeros y delegados llevada a cabo días antes de la cuarentena, en la que participaron los clubes federados, surgió la idea de invitar a las filiales de El Calafate y la Cuenca Carbonífera para analizar la posibilidad de realizar un torneo conjunto.

El panorama

La Liga de Fútbol Sur fue en el último tiempo en decadencia, cada vez con menos equipos, necesita un golpe de timón hace tiempo y parece haber una iniciativa para poder cambiar ese panorama que en la capital tiene un torneo de primera división con sólo seis equipos, por lo cual, la idea de los dirigentes capitalinos es poder conjugar un torneo único entre las tres filiales, Río Gallegos, El Calafate y Río Turbio, junto a 28 de Noviembre, formando así un certamen mucho más largo y competitivo que le de otra impronta y jerarquía a una liga devaluada, al menos en la capital.

¿Se puede?

La iniciativa en primer lugar suena interesante, nucleando a todos los equipos y generando un torneo realmente competitivo, emulando a lo que hace la Liga de Fútbol Centro donde equipos de Gobernador Gregores, Comandante Luis Piedrabuena, Puerto Santa Cruz y Puerto San Julián.

Ahora bien. Según analizaron en su momento de 90 Minutos RG, las contras al proyecto se presentan a la hora de pensar en la logística de cada uno de los equipos para trasladarse más de 300 kilómetros que separan a Río Gallegos de El Calafate o de Río Turbio o a éstas ciudades entre sí, lo cual conlleva un importante gasto para clubes que en muchos casos, apenas llegan a costear los cánones para participar en la liga.

De todas formas es una idea naciente y que necesita pulirse, pero que es una de las posibilidades que hoy por hoy se barajan para que el fútbol federado en nuestra región levante su nivel y vuelva a ser lo que alguna vez fue.