Esquel

Abuso de autoridad y lesiones agravadas

Se formalizó la investigación por un hecho ocurrido en mayo de 2020. Fiscalía solicitó audiencia de apertura de la investigación en septiembre. Las restricciones vinculadas a la pandemia, demoraron la concreción de la audiencia, pese a la solicitud de Bottini para que se le diera prioridad. El juez de la carpeta era José Luis Colabelli. Luego de su jubilación tomó intervención Jorge Criado. El imputado participó vía telefónica desde la Oficina Judicial de Sarmiento, asistido por el defensor público Marcos Ponce.

Abuso de autoridad y lesiones agravadas
Abuso de autoridad y lesiones agravadas
COMPARTÍ ESTA NOTA

El 17 de mayo de 2020 a las 18:45 se dio una persecución policial iniciada a partir de un incumplimiento al aislamiento social, que finalizó con dos particulares lesionados. La calificación legal provisoria es la de Lesiones graves agravadas por ser el autor personal policial en abuso de sus funciones, en concurso real con Lesiones leves agravadas por la misma causa, en concurso ideal con abuso de autoridad. El imputado es un policía que por entonces se desempeñaba en la Comisaría Segunda.

El imputado tomó intervención en relación al hecho, junto a una cabo de policía que iba en el mismo móvil y un segundo móvil policial de la misma dependencia. Vía radial personal de la Sección Motos solicitaba colaboración de personal de la Segunda para interceptar un vehículo Volkswagen Gol, el cual circulaba por Avda. Perón con dirección al Barrio Badén.

El conductor de ese rodado fue hallado en un incumplimiento al aislamiento social preventivo y obligatorio, se le dio intervención a la Fiscalía Federal dando directivas en cuanto a que no interesaba la detención ni el secuestro del auto, por lo que el personal policial decidió escoltarlo mientras conducía su vehículo hacia la Seccional Primera para labrar las actas de rigor. Durante ese tramo el conductor del Volkswagen decidió eludir la custodia policial y se inició una persecución que atravesó casi toda la ciudad, en tanto se inició en la zona de Avda. Ameghino intersección con calle Belgrano, hasta su domicilio en el Barrio Badén, dándose por ello intervención a la Seccional Segunda.

Con los dos móviles de la Seccional Segunda por detrás y personal de la División Motos que lo venía escoltando, intentando que detenga su marcha, el particular  hacía caso omiso, aun cuando se efectuaron disparos contra su rodado. No se detuvo hasta llegar a su domicilio del Barrio Badén I, e ingresó llevándose el portón de ingreso.

Ya en el interior de la vivienda, insultó al personal policial y arrojó algún elemento que tomó del suelo. En la línea de entrada del domicilio se produjo un forcejeo entre el personal policial de los dos móviles y el particular, apareciendo en escena el hermano de este que intentaba que la policía no ingrese al predio y sacar a su hermano de esa situación. En el mismo sentido intervino la madre de ambos. En ese momento, de acuerdo a la descripción del hecho oralizada en audiencia por Julián Forti, el sargento primero Héctor Daniel Salazar, quien estaba a cargo del procedimiento y portaba una escopeta antitumulto tipo Ithaca, le efectuó un disparo al particular a corta distancia (menos de 3 metros), que impactó en su pierna izquierda, ocasionándole una herida con pérdida de sustancia en piel y tejido celular subcutáneo de 10 cm de diámetro, la que en principio resulta de carácter leve. Asimismo en el forcejeo la madre, esta resultó lesionada con un hematoma en su mano derecha.

El relato de la Fiscalía continua indicando que Salazar, efectó otro disparo con la misma escopeta que portaba, a corta distancia (menos de 3 metros), que impactó sobre el hermano del joven que habían perseguido, en la zona del tórax, ocasionándole lesiones a nivel de esternón central de 4 cm de diámetro que afectó la piel e ingresó a la cavidad pleural derecha, requiriendo cirugía por presentar el paciente un neumotórax y posterior ingreso a la unidad de terapia intensiva, tratándose según el informe forense de lesiones de carácter grave que pusieron en riesgo su vida.

Forti indicó al describir el hecho que “el accionar del sargento primero Héctor Daniel Salazar, en ese momento a cargo del procedimiento, se torna irrazonable…”.

Para fundamentar esta postura indicó que se puso en riesgo la vida de uno de los jóvenes, a partir de encontrarlo “incumpliendo una disposición relativa al aislamiento, social, preventivo y obligatorio, no interesándole a la justicia federal su detención ni el secuestro del vehículo, por lo que el policía a cargo del procedimiento debería haber optado por una solución que no implicara poner en riesgo la vida tanto de las víctimas, como de otras personas que estaban en las cercanías y del propio personal policial que lo acompañaba”.

Añadió el funcionario que con este accionar, el imputado incumplió con la normativa aplicable y con los deberes a su cargo, además de incumplir con las precauciones que deben tenerse al utilizar proyectiles antitumulto, en particular la dirección del disparo y la distancia aconsejada.

COMENTÁ