Marcha

Abuela pide justicia por su nieto: “Vamos a seguir luchando hasta saber todo”

Así lo manifestó la abuela de uno de los pequeños, que murieron en el fatal incendio ocurrido el pasado 5 de enero, en la localidad de Caleta Olivia. Ayer pidieron justicia por la muerte de los pequeños y de su madre. Esperan que hoy les muestren los videos de la causa y saber cómo avanza la misma.

Las familias de los pequeños marcharon con una gigantografía de ellos.
COMPARTÍ ESTA NOTA

En la tarde de ayer, se realizó una nueva marcha pidiendo justicia por la muerte de Lautaro y Karin, por las calles céntricas acompañados por otros vecinos para pedir públicamente que la Justicia Penal avance en las investigaciones dado que hay firmes sospechas que existe un quinto implicado.

La marcha con pancartas y una gigantografía con imagen de los dos chicos llegó en principio a Supervisión Municipal de Defensa de los Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes dado que las autoridades de esa dependencia tenían denuncias de malos tratos que sufrían las víctimas por parte de la pareja de la madre, “pero no adoptaron las medidas de protección que se requerían”.

De haberlo hecho, manifestaron los padres y las abuelas, Karin y Lautaro no hubieran estado en la vivienda que fue quemada por un grupo de individuos en venganza contra el propietario, Ricardo Luna, también detenido por otra causa relacionada con la tragedia.

 

“No vamos a parar”

Ya apostados en la sede judicial, una familiar de los chicos tomó la palabra y especificó: “Estamos acá para pedir justicia para que no se olvide este caso, si bien hay detenidos, estamos para que se esclarezca la causa y vamos a seguir haciendo las marchas que sean necesarias”, concluyó.  

A su vez tomó la posta la abuela de Lautaro, quien pidió justicia por su nieto, Lauti, y Karin: “Por favor, queremos saber, queremos que descansen en paz”, a la vez que agregó: “Todavía están en el cementerio y no los podemos sepultar bien, porque dijeron que tenemos que esperar el certificado de defunción. Desde hace un mes y 7 días que venimos y no nos atienden, nos dijeron que recién el 13 nos van a mostrar los videos”, especificó y reiteró “pedidos justicia por Lauti y Karin”.

Por último, la mujer manifestó: “Queremos saber, que nos digan cómo va la causa y todo”, a la vez que añadió: “No nos cierren las puertas, vamos a seguir luchando hasta saber todo. Lauti y Karin presentes”, concluyó.

 

El fatal incendio

El voraz incendio causó la muerte de Natasha Schumacher (24) y sus dos pequeños hijos, Karin (5) y Lautaro (7), y solo sobrevivió la pareja de la mujer, Ricardo Luna, al escapar de las llamas saltando una ventana, sin prestarles auxilio a las víctimas.

Vale recordar que el movimiento del auto y de los individuos que habrían provocado el incendio fue registrado alrededor de las 05:00 por una de las cámaras de video de una empresa maderera ubicada en las inmediaciones.

Por otra parte, si bien no se conocen detalles de la indagatoria de Neira que comenzó poco después de mediodía y se extendió por casi cuatro horas, él mismo aseguró a la prensa que era inocente, que iba a declarar y que no había estado en la casa de la calle Madroñán cuando se registró el luctuoso siniestro.

Lo dijo en los contados segundos que duró su traslado a pie, esposado y custodiado por un solo policía, en el corto trayecto que hay entre la Comisaría Seccional Primera y el edificio del Juzgado, que están ubicados en diagonal, en la esquina de las calles Hipólito Yrigoyen y Capitán Guttero.

En tanto el dueño de la vivienda, Ricardo Luna (23), quien era pareja de Natasha, continúa alojado en un calabozo de la Comisaría Quinta acusado de apuñalar a Martín Rementería, hermano de uno de los detenidos por el incendio.

Esa tentativa de homicidio ocurrida el 1° de enero habría desencadenado una venganza que derivó en la tragedia ígnea que conmocionó a toda la comunidad.

 

Detenidos

Cabe señalar que hay cuatro sospechosos que, por orden de Malena Totino, quien subroga el Juzgado de Instrucción N°1, fueron detenidos en allanamientos por policías de la División De Investigaciones (DDI).

Se trata de dos hermanos de apellido Gallardo y otros jóvenes de apellidos Rementería y Gil –todos mayores de edad-, quienes prestaron declaración indagatoria y continuarán en calabozos de distintas comisarías.

El domingo 19 de enero, se detuvo al quinto sospechoso y al que se llegó por las escuchas telefónicas, fue identificado como Víctor Neira, de 27 años, es cuñado de uno de los cuatro detenidos de apellido Rementería y del hombre que fue apuñalado por Ricardo Luna -quien está detenido por el delito de homicidio en grado de tentativa-.

Por otra parte, se conoció que Neira habría sido el conductor del rodado en el que circulaban los sospechosos el día del fatídico hecho.

El personal de la División De Investigaciones de Caleta Olivia, en la madrugada del miércoles 22 de enero realizó un allanamiento en una vivienda ubicada en calle Malvinas Argentinas al 2700, del barrio Perito Moreno.

Allí iniciaron con la búsqueda de elementos que fueran de interés para la causa, además de proceder a la detención de un sujeto de 28 años, de apellido Paredes, quien fue trasladado a la dependencia, donde fue identificado y se le informó las causas de la detención.

El pasado 23 de enero el titular del Juzgado de Instrucción N°1 de Caleta Olivia, Gabriel Contreras, dictó el procesamiento con prisión preventiva para varios sujetos acusados de “homicidio triplemente agravado”.

Se trata de los hermanos Fernando Raúl Gallardo y José María Gallardo, además de Cristian Alejandro Gil y Adrián Exequiel Paredes; se los consideró “autores responsables del delito de homicidio triplemente agravado por haber sido cometido con alevosía, por un medio idóneo para generar un peligro común (el incendio), con el concurso premeditado de dos o más personas”, delito que está estipulado con la prisión perpetua en el Código Penal Argentino.

Por otra parte, el magistrado otorgó la libertad por falta de mérito a otros dos jóvenes que también habían sido detenidos como sospechosos, dado que no se hallaron pruebas en su contra, aunque por ahora no fueron desvinculados de la causa. Son Franco Abel Rementería, quien probó que estaba durmiendo en su domicilio cuando a las 05:00 del domingo 5 de enero se produjo el luctuoso episodio y Víctor Neira, quien, por su parecido fisonómico con Cristian Gil, se pensaba en un principio que fue el chofer del automóvil Fiat de color gris en el que huyeron los homicidas.