Frío

A prepararse en Santa Cruz

Con el comienzo de mayo, también se espera la llegada del invierno en Santa Cruz y las bajas temperaturas, mezcladas con jornadas de lluvia, seguramente se harán notar en toda la provincia. Es momento de preparar las cañerías y mirar de reojo las calles.

Las calles son un problema en invierno.
Las calles son un problema en invierno.
COMPARTÍ ESTA NOTA

Es ahora. Está claro que siempre es mejor prevenir que curar y el inicio de mayo debe tener a los habitantes de Santa Cruz tomando las precauciones ante un invierno que puede ser tan duro como el del año pasado, cuando las calles y las cañerías dieron mucho trabajo.

Sucede que es la etapa del año en la que el invierno se hace notar, llegando con un cóctel de frío, nieve y lluvia que termina por complicar la vida diaria de todos.

Y en esa diaria, el Municipio de Río Gallegos tiene que poner manos a la obra justo ahora y a partir de este momento para trabajar y estar listo a la hora de intervenir en los problemas que seguramente van a tener los vecinos que habitan en barrios con calles de tierra.

Es allí donde la cuestión se torna intransitable, los autos comienzan a quedarse en medio de las interminables lagunas para derivar en un reclamo generalizado por ayuda del municipio que tiene una dura tarea a la hora de poner en condiciones las arterias de los barrios alejados del casco céntrico de la ciudad, donde el reclamo por los servicios fue tema también por estos días.

 

LAS CAÑERÍAS

Es una fija y el que todavía no lo hizo, tiene esta tarea como prioridad a partir de ahora, porque las temperaturas comenzarán a bajar hasta llegar a lo más crudo del invierno, cuando se tornan en bajo cero.

La consecuencia lógica de ello es el problema con las cañerías, que se congelan de no tener la protección ideal con aislantes que evitan esa situación.

Lo mismo sucede con los tanques de agua o cisternas que están al aire libre, para las cuales los especialistas de la construcción recomiendan revestirlo con “lana de vidrio” y así protegerlos de las bajas temperaturas y la nieve.

Cuando la temperatura baja de los 0º, el agua se congela, pasa a estado sólido y se expande. Este aumento de volumen puede provocar un incremento de la presión en las conducciones y llegar a producir desde pequeñas filtraciones hasta la rotura.

Proteger las tuberías de nuestro hogar, en especial aquellas que circulen por el exterior de la construcción o por zonas que no estén suficientemente aisladas, es esencial para evitar contratiempos.

Los siguientes consejos pueden ayudarle a mantener en buen estado su sistema de agua a pesar del frío intenso:

-Cubra las tuberías con un material aislante (polietileno, caucho sintético, lana mineral, etc.). A continuación, puede utilizar una tela o goma gruesa abrazando tanto la tubería como el aislante. Todo el conjunto se fijará mediante cinta adhesiva impermeable.

El contador de agua también puede sufrir los efectos del frío. Si está instalado en el exterior de su vivienda o en una zona sin calefacción, protéjalo también con material aislante.

 

Tuberías-invierno

-Guarde todas las mangueras de los jardines o terrazas exteriores, vacíe las conducciones y cierre las llaves de paso que llevan el agua a los grifos exteriores.

Selle las grietas u orificios que detecte en las paredes de la vivienda cerca de las tuberías del agua.


-En caso de una ola de frío extremo, deje que algún grifo gotee para permitir que el agua fluya y que no se bloquee la conducción por efecto del hielo.

-En estas circunstancias también resulta útil abrir los armarios de debajo de los fregaderos para permitir que circule por su interior el aire caliente de la vivienda.

-Si pese a todo se congela una tubería, cierre la llave de paso, abra un grifo cercano a la zona helada y caliéntela. Puede emplear una bolsa de agua caliente o cualquier utensilio que emita calor, pero sin llama. Un secador de pelo puede ser muy útil en estas circunstancias.

COMENTÁ