A tener en cuenta

A cuánto estará el dólar a fin de año

Los participantes del Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) que realizó el Banco Central (BCRA) durante febrero ajustaron sus proyecciones a la baja, en línea con el cambio de estrategia de la autoridad monetaria para quitar presiones sobre los precios.

(Foto: Whealt Management)
COMPARTÍ ESTA NOTA

Los participantes del Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) que realizó el Banco Central (BCRA) durante febrero esperan que el dólar oficial mayorista promedio de diciembre de 2021 alcance los $118,60, lo cual implicaría un ascenso anual del 43,5%, contra una inflación esperada del 48,1%.

De esta manera, las 43 consultoras y entidades financieras que participaron del REM ajustaron a la baja sus proyecciones ya que en enero esperaban una suba del tipo de cambio hasta los $125, que equivaldría a una devaluación del peso del 51,3%.

Mientras tanto, el promedio de quienes mejor pronostican esta variable para el corto plazo, según los criterios del BCRA, indica que el tipo de cambio nominal culminaría el año en los $116,54.

Aun así, las expectativas difieren considerablemente de los números que espera obtener el Gobierno. El ministro de Economía, Martín Guzmán, ya aseguró que prevé una suba del tipo de cambio cercana al 25% para alcanzar los $102,40 a fin de 2021, en línea con la intención de reducir en cinco puntos porcentuales a la inflación, a niveles en torno al 30% tal como indica el Presupuesto.

En esa sintonía, en febrero el BCRA redujo el ritmo de devaluación mensual desde el 4% hasta el 3,1% y en la primera semana de marzo también se observó una tendencia a la baja en comparación con la semana previa.

Guzmán remarcó que el ritmo de ajuste del dólar es consistente con la misión de bajar los niveles de inflación, una herramienta que, según el funcionario, se deberá "complementar con políticas de precios e ingresos necesarias para coordinar expectativas".

En ese marco, los analistas afirman que el ancla del tipo de cambio se perfila como la principal herramienta que usará la gestión actual para contener las subas de precios.

“La aceleración de la inflación, más marcada aún en el sensible rubro alimentos y bebidas, ha generado una reacción dual del Gobierno. Por un lado, insistir en la estrategia fútil de controles de precios. Por el otro, comenzar a utilizar el tipo de cambio oficial como ancla para contener la suba de precios de los productos transables", sostuvo un informe de la consultora Ecolatina publicado en febrero. (Ámbito)