Un antes y un después

A 26 años de la Nevada del ´95

Río Gallegos quedó cubierto de un manto blanco. La capital santacruceña fue tomada por imprevisto en un infierno blanco, que la obligó a declararse en estado de emergencia. Nostalgia de un hecho clave en la historia durante los años ´90.

Río Gallegos quedó bajo un blanco manto de nieve.
Río Gallegos quedó bajo un blanco manto de nieve.
COMPARTÍ ESTA NOTA

Uno de los hechos históricos que marcó a Río Gallegos décadas atrás fue la impresionante nevada del año 1995. Ocurrió a finales de julio de aquel año, cuando la capital santacruceña –a cargo en ese entonces del intendente Alfredo “Freddy” Martínez– vivió una de las condiciones climatológicas más extremas. Hasta la fecha no hubo registros que se volviera a repetir al menos en Río Gallegos y los expertos aseguran que, de pasar hoy en día, sería mucho más difícil de sobrellevar debido a la realidad que atraviesa hoy la capital con varios barrios emergentes. Hoy después de más de dos décadas, la nevada del siglo sigue siendo un hito, siendo en algunos casos un punto de comparación temporal. “Antes o después de la nevada” era una frase que se repetía de manera constante. Se dio en medio de una época de muchos cortes de luz, de compras de velas a las apuradas y con la radio jugando un papel fundamental en la comunicación y la información entre los vecinos. La situación de la nevada obligó a que la Municipalidad pidiera a los ciudadanos no hacer compras de más para evitar el desabastecimiento, algo que se terminaría repitiendo durante las primeras semanas de la pandemia en 2020. La ciudad quedó prácticamente aislada. Las rutas estuvieron cerradas y los grandes mercados señalaban que tenían mercadería y alimentos no perecederos para pocos días más. El temor era que la ciudad quedara desabastecida.

 

La nevada tomó a todos por sorpresa. No había ningún indicio climatológico que se iba a desatar la nieve con tal furia sobre Río Gallegos. La noche previa, los vecinos terminaban sus jornadas del día a día de manera normal, sin saber que al otro día la ciudad iba a quedar completamente cubierta de nieve. Al levantarse, muchos se encontraron con metros de espesa nieve blanca que cubría puertas, portones y no permitía la salida de los vehículos. Muchos no pudieron llegar a su trabajo y tuvieron que quedarse a palear en sus casas. Otros, como pudieron, lograron llegar.

La cantidad nieve caída y su intensidad obligaron al Municipio de Río Gallegos a tomar medidas, declarando el estado de emergencia y convocando al Comité de Protección Civil. Se iban a necesitar acciones extraordinarias para salir del azote invernal. Si bien hoy con el prisma de la nostalgia puede recordarse con cierto cariño, lo cierto es que fueron días problemáticos para la comunidad.

Los trabajadores de la aquella Protección Civil, junto con Provincia y el Municipio hizo que varias familias tuvieran que ser evacuadas, debido al castigo de la nieve en barrios emergentes de aquel entonces.

Barrios

Una de las imágenes más recordadas por aquel entonces era la del gobernador Néstor Kirchner, quien había salido a recorrer los barrios más afectados de Río Gallegos. Visitó los sectores alejados, a fin de conocer la realidad de aquellas familias que se vieron golpeadas por el frío. Se lo ve jugando con la nieve junto a los más chicos y cayéndose en la misma. “Los chicos disfrutan la nieve invernal, pero realmente me preocupa seriamente la periferia de la ciudad. Los desniveles y demás pueden poner en problemas a la gente”, declaraba a los medios públicos provinciales de aquel entonces. Posteriormente ayudó a empujar un auto –un Renault 12- que había quedado varado producto del estado de las calles.

El vehículo entre toda la nieve.

Vale señalar que para los más pequeños de esa época, la nevada fue una bendición en plenas vacaciones de invierno. Los muñecos de nieve afloraron por todos los rincones y todos querían tener en su frente al mejor armado.

Esto obligó al Estado a desplegar un rápido operativo de la Defensa Civil ante la emergencia. La misma fue decretada al ver la ciudad y su estado, en un trabajo en conjunto clave entre el intendente Freddy Martínez y el gobernador Kirchner.

Desde la Municipalidad recordaron que no había ningún indicio para esto, por lo que se tomó por sorpresa. El plan en primera instancia fue utilizar toda la maquinaria para colocar la nieve en las esquinas y tratar de evitar que un deshielo fuerte termine poniendo a la ciudad bajo el agua.

Asimismo hubo un fuerte trabajo con Fuerza Aérea, a fin de traer productos, medicamentos y stock general en caso de ser necesario.

Para recordar un poco de aquella época, TiempoSur entrevistó ayer a Nelly Guenchur, histórica meteoróloga de Río Gallegos y voz autorizada para hablar sobre ese fenómeno. “Fue una nevada histórica, quedaron registros como la más importante, como la nevada del siglo. No solo por la cantidad, sino porque se dio con viento, acumulándose en algunos lugares más que en otros” recordó en primera instancia. Señaló que la nieve “permaneció varios días, fue una sumatoria de cosas que fue bastante impresionante. No solamente en Río Gallegos quedaron sectores aislados, hubo que hacer rescates”.

Buscaban evitar el deshielo afectando las calles.

 

En este sentido y haciendo referencia a cómo le toco vivir, recordó: “Si bien ese día no estaba trabajando, estaba en mi casa, pero sí pertenecía al SMN. Estaba justo de receso”, remarcando que actualmente esto podría verse venir de mejor manera. “Ahora es más fácil, ha mejorado mucho todo y por lo menos en predicciones, precipitaciones, digamos que se acercan bastante a los valores reales”.

En este marco se le consultó si se podría dar una nueva nevada de estas magnitudes:

“Con esas características no, de todos modos hay lugares como hace unas semanas tuvimos un temporal en Zona Norte y en Comodoro, con ráfagas de 150 km/h, se rompieron vidrieras, carteles. No tenemos conocimiento de eso”, reiteró.

Sobre sus vivencias personales, la entrevistada indicó que “en ese momento estaba embarazada de 7 meses. Mi marido se tuvo que ir a trabajar, era difícil llegar. Teníamos que hacer turnos de 12 horas, se me había apagado el calefactor, había quedado mucha nieve y vino en ese momento mi hermano”.

“Si se diera ahora hipotéticamente, les explicaba que se complicaría más porque la ciudad está más desparramada. Se tornaría imposible para mucha gente. No había tantos barrios periféricos”.

La Nevada del Siglo

Tiempo después de la nevada, Río Gallegos tuvo uno de los primeros virales. Se trató de un video documental llamado “La Nevada del Siglo”, una producción local en VHS que retrató cómo se vivió la nevada desde lo social, lo político y lo climatológico. Mostraron incluso cómo fue el trabajo de rescate en zonas rurales y de barrios emergentes, ya sea de familias como de animales.

COMENTÁ