Cultura

Carnota, el doctor residencial

No sólo recibió el voto de mucha gente, sino que también lo prefería por su dedicación a la profesión odontológica. Angel Carnota además fue el primer Gobernador provincial que vivió en la actual residencia de calle Alcorta.

  • 15/07/2009 • 00:00
COMPARTÍ ESTA NOTA

Angel Carnota nació en 1910 en Tandil, provincia de Buenos Aires. Era hijo de Eduardo Carnota y Angela Rocca. Sus abuelos paternos eran vascos franceses y gallegos que se establecieron en la zona de Tandil, donde tuvieron campos. En tanto los Rocca eran italianos, del Piamonte, quienes en Buenos Aires fueron contadores, bancarios y hacendados. Angel concurrió al Instituto de Enseñanza Secundaria que había fundado el doctor Julio Ladvocat. Luego viajó Buenos Aires para estudiar odontología en la universidad de Buenos Aires; así vivió con su abuela María Teresa Chelle de Rocca, quien tenía su departamento en el barrio de San Telmo. Se veían con Carlos Fernández, quien estudiaba medicina y con Katunaric, que también estudiaba odontología.

VIDA ACTIVA

Durante las vacaciones se venían en barco para reencontrarse, entre otros, con sus amigos: Julio Varese, Rico Trevisán, "Toto" Noya, Percy Beecher y Anselmo Fernández. En aquellas épocas antes de ir a jugar al fútbol al club Hispano pasaban por la carnicería Modelo, entre charlas y chistes, bailaban alrededor de don Bautista Lara y con gracia le sacaban las tiras de chorizos. El carnicero sabía que se llevaban sus chorizos, pero los dejaba porque después le pasaba la cuenta al doctor Julio Ladvocat. Jugó en la selección de Río Gallegos y con el equipo viajaba a Punta Arenas. Debió haber sido el único que jugaba en el equipo del Hispano, pero que luego se tomaba el "vermouth" en el Club Boxing. En el cine Colón, entre una y otra película, le pedía a Nicolás Zuvic tocar el piano con sus amigos, ya que aprendió a tocar de oído porque su hermano Mario había estudiado piano y los dos tocaban a cuatro manos.

LA ACADEMIA

Mientras Angel Carnota fue estudiante, jugó en la tercera de Racing Club de Buenos Aires hasta que el doctor Julio Ladvocat le dijo: "odontología o fútbol". En el Club Temperley, donde practicaban natación, fútbol y pelota paleta, conoció a Virginia Brandt, quien luego sería su esposa y la madre de sus hijos. A pesar de algunos inconvenientes, su abuela María Teresa encerraba a los dos hermanos en el departamento, y los dejaba salir solamente para que fueran a la universidad, y les daba plata justa para que tomaran el tranvía ida y vuelta. Por ello, Mario se recibió de médico pediatra en cinco años, en tanto que Angel Luis de dentista en tres.

LOS CARNOTA

El 15 de octubre de 1938 Angel y Virginia se casaron en Buenos Aires, en la iglesia de San Nicolás de Bari y se embarcaron hacia Puerto Deseado. En la localidad pesquera el doctor Carlos Fernández le ayudó a que abriera su primer consultorio. Pero no se adaptaba por lo que Carnota prefirió irse a Río Gallegos. En nuestra ciudad capital recibió ayuda de los Aristizábal y los Riquez, quienes lo apoyaron a que se instalara y enseguida empezó a ejercer su profesión como dentista. Los Carnota realizaban sociales con los Demaestri, los Bayá Elía, los Darré, Pichín Bark y María García, y los Marienhoff. En el British Club, Angel conversaba con Agulló, Eduardo Clark, Chris Kennard y más adelante con Percy Earsman. El primer coche que Angel obtuvo fue un Ford 37, en el vehículo iba la familia de paseo a las estancias: La Julia, de los Menéndez, Markatch Aike, que administraba Johny Mc Kenzie; El Tero, de los Clark y Camusu Aike, de los Ladouch.

PURO MANGO

A Angel Carnota le gustaba pescar, buscar centollas y cazar, además siguió haciendo deporte, jugaba a la paleta con Alberto Serantes. Una vez estuvieron con el campeón argentino, que les jugó con el mango de la paleta, pero Serantes y Carnota eran tan buenos que llegó un momento en que el otro no pudo más y tuvo que jugar tomando bien su paleta, de lo contrario perdía. Perteneció al Tiro Federal Patria, ya que le gustaba tirar de vez en cuando. En 1942 fue campeón de Tiro; siendo mayor tiraba con Roberto Gotti, Emilio Lavarne y el Comisario Zerbo.

EL GOBIERNO

En 1948 Angel Carnota fue designado Intendente de Río Gallegos y como Secretario de Gobierno fue Bonifacio Campos. Al año siguiente, el 23 de noviembre de 1949, el presidente Juan Domingo Perón y el ministro del Interior Angel Borlengui, lo nombraron Gobernador del Territorio de Santa Cruz. Toda la gente fue a recibirlo al aeropuerto y en caravana lo acompañaron hasta la gobernación. Carnota era peronista y amigos de todos en general, sea cual fuera su bandera o color político, tan es así que los de su partido lo criticaban. Era muy sencillo, reservado y su palabra era un documento y cuando hablaba siempre pegaba en la tecla. Carnota fue el primer Gobernador en inaugurar la residencia de gobierno y junto a su familia fueron los que plantaron los árboles de dicha casa. Por aquellos años el Gobernador no tenía custodia y en el patio había una puerta que conectaba directamente con el patio de las hermanas del Instituto María Auxiliadora. Frente a la residencia estaban los Bocca, con quienes sus hijos se juntaban, sobre todo cuando veían cómo domaban en los corrales, y donde a veces estaba con ellos el indio Capipe.
 
LA PROVINCIA

En 1951 se decidió que los ciudadanos habitantes se los territorios nacionales todavía no provincializados participaran de las elecciones a Presidente y Vice y que enviaran delegados con voz, pero sin voto, a la Cámara de Diputados de la Nación. Esta etapa de nuestra historia le tocó llevar adelante particularmente a don Angel, frente a la gobernación de Santa Cruz y fueron los primeros pasos para conseguir la provincialización. Durante su gestión se construyó en Comandante Luis Piedra Buena el primer puente sobre el río Santa Cruz e inauguró el ramal del ferrocarril a Río Turbio. Se preocupó mucho por la Policía, la educación, los servicios sanitarios, la explotación del carbón; recorría el territorio tocando cada destacamento para saber si faltaba algo. Sabemos que en 1951 creó la Escuela Nacional 10 de Río Turbio Viejo (actual Escuela Rural 27).

DESCANSO

A la muerte de Eva Duarte de Perón se desencadenó una fuerte interna dentro del partido peronista en muchos lugares y Santa Cruz no fue ajena; por este motivo tuvo que dejar el Gobierno. Según sus hijos, le contaron cada cosa de la residencia cuando tuvo que dejarla para encontrarlo en falta. A Carnota lo sucedió Tomás Fernández, tanto él como su esposa no estaban muy cómodos con esta situación que abandonaron la ciudad y se fueron a una estancia que tenían en la zona de Jaramillo, cerca de Deseado: Estancia La Huella. En 1955 cuando fue la llamada Revolución Libertadora y cayó el gobierno de Perón, Carnota se fue a vivir a Buenos Aires pero no pudo vivir tranquilo ya que lo perseguían por haber sido un funcionario peronista y no dejaban que ejerciera su profesión, hasta incluso le habían robado todos sus muebles.

PROFESION DENTAL

Por los años 60 regresó a Río Gallegos y pudo ejercer su trabajo de dentista repuntando hasta tener su propio consultorio junto al dentista Jorge Cadenas y el mecánico dental Dosh, quien era belga; después se fue con el doctor Bernhard Kraemer y la doctora Eva Jaule de Pellegrino. Posteriormente Carnota vendió el consultorio a Eva y se dedicó a su tarea en el hospital como Jefe de Odontología. Allí trabajó junto a “Pepe” Ajís, Ariel Camporro, “Nene” Brun, Osvaldo Rava y Santacroche. Anita Flores de López lo convocó para que fuera nuevamente profesor en el Colegio Nacional donde dio clases ad-honorem de Anatomía y Fisiología, además fue asesor odontológico de la Caja de Previsión Social cuando Catalina Noel era la interventora; del Círculo Policial y de la Asociación Bancaria.

CALMA DOLORES


Una vez jubilado y por razones de salud, se terminó radicando en Buenos Aires y solo visitaba Río Gallegos muy periódicamente, como en 1988 cuando sus colegas de la Asociación Odontológica le realizaron un emotivo homenaje. En el año 1991 Angel Carnota fallece dejando toda una vida junto a Virginia, su mujer que lo acompañaría tres años más tarde, y sus siete hijos: La “Cuca” Beatriz, Eduardo, Ricardo, Elsa, María Teresa, Juan Carlos y Gabrielita. Durante su vida fue un reconocido dirigente justicialista que ocupó cargos de relevancia en la conducción partidaria. La calle que hoy honra al Dr. don Angel Carnota, y dispuesto por Decreto 1122 del mes de julio de 1992, comienza en Avenida Juan Domingo Perón, manzana 0020 y termina en Laprida, manzana 0016 en el Barrio Reverendo Padre José María Beauvoir. Con alegrías y tristezas, aciertos y desaciertos, obstáculos y rachas, pero que con tesón supo colgarse el delantal y calmarle ese pequeño dolor a muchos riogalleguenses.

LEA ATENTAMENTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio de los términos y condiciones podrá ser denunciado para luego quedar eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación de los términos y condiciones.
COMENTÁ, ESTAS EN TiempoSur
Límite de caracteres: 1000
8 comentarios Recientes y 0 respuestas

adolfocomentó:

Que hermosos recuerdos, tuve el agrado de conocer a DON angel y su esposa yinia como la conociamos los que nos relacionabamos con ella, yo los conoci siendo ellos ya grande, pero la sencillez y el cariño con que se daban es imborrable, incluso recuerdo que a DON angel le regale una hermosa biblia que a el le gustaba, mis saludos a sus hijos en donde deposito todo el amor y el cariño con que recuerdo a sus padres.
Juan Carlos Carnotacomentó:

Realmente al leer el comentario sobre mi padre me emociono profundamente,aparecieron algunas imagenes que ya habia olvidado. Agradezco al Señor Adolfo con el cariño que trato el tema ya que son pasajes de la vida que han marcado profundamente a esta hermosa Provincia.Muchas Gracias!
Ricardo Angel Carnota y mi nieto Emmanuelcomentó:

Con gran orgullo hemos leído con mi nieto y la emoción que hemos sentido con lágrimas en los ojos y orgullosos de llevar el apellido de mi padre.
A usted le doy mil gracias por todo lo relatado, y al señor Adolfo la Biblia que le entrego a mi padre se encuentra en mi poder muchas gracias por todo.
Ricardo Angel Carnota y mi nieto Emmanuelcomentó:

Con gran orgullo hemos leído con mi nieto y la emoción que hemos sentido con lágrimas en los ojos y sentirnos orgullosos de llevar el apellido de mi padre.
A usted le doy mil gracias por todo lo relatado, y al señor Adolfo la Biblia que le entrego a mi padre se encuentra en mi poder muchas gracias por todo.
Angel Eduardo Carnotacomentó:

La verdad que siento un orgullo enorme de mi abuelo, porque con gente como el, escribieron con honestidad y sacrificio gran parte de nuestra historia provincial.Hasta hoy y cada vez que veo o siento en alguna parte nuestro apellido lo llevo con orgullo por todo lo que me enseño, gracias por el articulo.
Rubén Domingo Di Blasiocomentó:

En 1971/1972, siendo estudiante en Bahía Blanca, vivía en la "Pensión Lamadrid", y tenía un compañero de apellido Carnota, de Río Gallegos. ¿Es tal vez, Juan Carlos? Sería un gusto poder establecer un contacto con él, para darle un gran saludo y recordar aquellos tiempos de estudiantes.
juan carlos carnotacomentó:

Amigo Ruben Di blasio. cuanto tiempo paso no se como contactarme con vos.. que alegria ... que lindas epocas de estudiantes
Alberto Susacasa Gutiérrezcomentó:

Llegue a Río Gallegos en 1948, desde mi Asturias perseguidos por el Franquismo, y estos recuerdos forman parte de mi adolescencia. Carnota, Nene Brun, Sra Anita Flores de Lopez, Colegio Nacional de Rio Gallegos, recuerdo con cariño.