Info General

La capacitación como medida de ajuste en tiempos difíciles

No es la primera vez que escucho que cuando la “mano viene brava”  algunas empresas deciden tomar sus primeras medidas de ajuste. Entre los favoritos se encuentran las afectaciones de algunos gastos corrientes entre los cuales están las galletitas de la tarde y la capacitación.

  • 15/08/2012 • 00:00
COMPARTÍ ESTA NOTA

Usted puede pensar que exagero pero puede consultar a algún colega o conocido sobre estas cuestiones.
Ajustar los gastos innecesarios es de acuerdo a un tipo de “visión particular”, la forma de contribuir a nivelar los ingresos con los egresos. La capacitación es considerada por ciertas empresas como un “gasto”, y no como una inversión.
Esto es así porque se piensa que el “conocimiento” desaparece de la organización cuando el empleado que la recibe se retira de la misma en búsqueda de una posición mejor.
Debo confesar que si la empresa no toma las medidas adecuadas, es lo que suele suceder, entonces, ¿Qué sentido tiene capacitar a su personal?
En principio,  vivimos en un mundo globalizado en donde las personas estamos obligadas a entender y a incorporar el conocimiento de manera permanente para no desconectarnos de él. Los avances tecnológicos son una “realidad” que nos supera en cuanto a cantidad y velocidad, es por ello que la capacitación es imprescindible, pero además, es una herramienta para complementar los beneficios de los empleados, y un factor motivacional si se la trabaja de manera adecuada.
El conocimiento puede almacenarse y transportarse si uno arbitra los medios a través de políticas y procedimientos internos.
El profesor T. Schultz de la universidad de Chicago fue quien en el año 1961 mencionó a las habilidades y conocimientos humanos como una forma de capital, y luego fue el profesor Peter F. Drucker quien a fines de los 90  en la Harvard Business Review escribió sobre la nueva revolución de la productividad en la cual enfatizó a la gestión de la inteligencia y lo servicios  como la clave para su mejora.
En síntesis, el gasto en capacitación debe ser considerado una inversión para el desarrollo del capital humano. Las empresas que no lo entiendan de este modo, tendrán que vérselas con un mundo cada vez más complejo,cambiante y dinámico, un mundo que apuesta a la capacitación del activo más valioso que tiene una organización, su gente.

Te invito a través del espacio de participación de TiempoSur Digital en el apartado para comentarios, a reflexionar junto conmigo. Un lugar donde puedes dejar tus consultas y preguntas  las cuales con gusto iré respondiendo. Tus inquietudes son de extremo valor para saber que temas serán de tu interés en el futuro. Recibe un cordial saludo.

Lic. Claudio M. Pizzi
Consultor Externo & Capacitador
[email protected]
www.dorbaires.com


LEA ATENTAMENTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio de los términos y condiciones podrá ser denunciado para luego quedar eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación de los términos y condiciones.
COMENTÁ, ESTAS EN TiempoSur
Límite de caracteres: 1000