Coronavirus

22 Respiradores en Río Gallegos

El presidente de Medisur, Dr. Juan Carlos Taboada, dijo que esa es la cantidad que hay en la ciudad y que podrían sumarse cuatro más. “No hay una sobreoferta de respiradores”, advirtió. Algunos están siendo ocupados por otras patologías. Marcó el trabajo conjunto con salud pública desde el inicio de la pandemia.

Si el Hospital “se viera desbordado, estaría como soporte Medisur”.
COMPARTÍ ESTA NOTA

El área privada de la salud trabaja de manera conjunta con salud pública desde el inicio de la pandemia.

Así lo aclaró el presidente de la clínica Medisur, Juan Carlos Taboada.

“En marzo cuando empezó esto, unos días antes, nos reunimos con el Ministro de Salud y el Subsecretario y pusimos la clínica a disposición para que no existiera ninguna estrategia individual ya que la mejor forma es trabajar de manera conjunta y articulada”, destacó a este medio.

Esto es por la disponibilidad de camas, aunque aclaró que acordaron que el Hospital Regional se encargaría del COVID-19 “y si se viera desbordado, estaría como soporte Medisur”.

TS: El problema es que no se sobrepase el uso de camas y respiradores.

Dr. Taboada: Eso dependerá de los números. De los contagiados, el 80% de pacientes no tendrá más que síntomas de una gripe fuerte, un 20% tendrán más complicaciones y de ese porcentaje el 5% necesitará terapia intensiva. Lo que debemos plantearnos es que no hay 45 o 60 respiradores para COVID-19, hay 22 y algunos están siendo ocupados por otras patologías. No hay una sobreoferta de respiradores. Por eso la mejor política es lo que se viene planteando desde marzo, la prevención, el aislamiento social, cuidado individual en este momento porque la posibilidad de contagio es más alta.

 

-¿No son pocos 22 respiradores?

Para una situación como ésta, pueden ser pocos o no, pero lo veremos con el paso de los días. Para las patologías anuales y otras, como la gripe, sí se dio abasto. Sé que han incorporado 4 nuevos respiradores en el Hospital y hay otra tanda más importante en El Calafate.

En Río Gallegos hay 22 y para la densidad poblacional podría llegar a estar bien, pero se acentúa por el COVID-19. Por eso hay que insistir en la protección individual y aislamiento.

-Los profesionales son los que más expuestos están. ¿Es complicado compartir profesionales con el Hospital Regional?

Lo básico es respetar las normas de los protocolos. Es una gripe que la estamos conociendo, con otras características en cuanto a que no está del todo determinado el índice de mortalidad y potencialidad de contagio. En lo que es específicamente del cuidado, estamos en una situación delicada desde la semana pasada. Pero lo más importante es preservarse uno, seguir aislados, con barbijo o tapabocas. En marzo parecía más light porque estábamos en verano, los casos que hubo se habían aislado y quizás nos dio una sensación de que estaba todo controlado, pero esto acaba de presentarse la semana pasada y te da la pauta de que el índice de contagio es un poco más alto. Por eso hay que tomar estas medidas sino la contagiosidad será más importante.

 

-La curva de contagios puede aumentar.

Sí. Veníamos bien para una provincia que si bien es chica, con 51 casos hacia casi un mes que no se habían detectado casos nuevos. Pero si se filtran dos o tres personas asintomáticas, es más difícil, porque ese asintomático se junta en un asado con 10 amigos y está dos horas, el índice de contagio es como dice el Ministro, que cada uno puede contagiar a 10, estaremos en un problema numérico.


COMENTARIOS