La más baja de la región

Río Gallegos no escapó al aumento de la pobreza

En el primer semestre del 2019, el índice –según el INDEC- se ubicó en 22,7% contra el 18,4% del mismo período del año 2018. Desde el segundo semestre del 2016 en adelante, subió casi 9%. A nivel nacional, es la más alta de la era Macri: 35,4%. El informe del INDEC no contempla el impacto de la devaluación de agosto, por lo que se prevé otro fuerte aumento en el 2° semestre.

La indigencia en esta capital ascendió (1° semestre 2019) a 4%. (Ilustrativa).
COMPARTÍ ESTA NOTA

Ayer, el Indec (Instituto Nacional de Estadísticas y Censos) informó que en el primer semestre de 2019 el número de personas por debajo de la línea de pobreza -a nivel país- creció al 35,4%, frente al 27,3% del mismo período de 2018.

En el caso de Río Gallegos, esa cifra fue estimada en 22,7% contra el 18,4% del mismo período del año 2018, es decir, cuatro puntos por encima que un año atrás. Si hablamos de indigencia, pasó –también en un cálculo interanual- de 2,4% a 4%.

Si a esos porcentajes les ponemos números en personas, en la pobreza están –según datos del primer semestre del año- 27.051 riogalleguenses. Y en la indigencia, o sea aquellos que no logran en un mes los ingresos necesarios para poder comprar la canasta básica alimentaria, 4782 personas.

La más baja de la Patagonia- A pesar de este aumento, la pobreza en Río Gallegos es inferior a los cálculos hechos en el resto de los conglomerados de la Patagonia. La que más se le acerca es la de Ushuaia, con 24%. A saber:

Río Gallegos: 22,7%

Ushuaia-Río Grande: 24%.

Neuquén-Plottier: 26,3%. 

Comodoro-Rada Tilly: 29%.

Rawson-Trelew: 37,5.

Viedma-Carmen de Patagones: 36,2%.

De esta manera, la capital santacruceña tiene el menor porcentaje de pobreza de la región. Recordemos que la pobreza se mide por ingresos y que la inflación y la devaluación afecta el poder adquisitivo de la población. Estas variables son afectadas fuertemente por las decisiones del Gobierno nacional.

Qué pasa a nivel país- El impacto de las políticas del gobierno de Mauricio Macri golpeó fuerte a los argentinos a lo largo y ancho del país. Cabe destacar que el informe del INDEC no contempla el impacto de la devaluación de agosto y, por lo tanto, constituyen el "piso" de la crisis económica y social postelectoral.

En Argentina la pobreza afectó a 35,4% de la población y la indigencia a 7,7%. Esto significa un incremento de 3,4 respecto del Segundo Semestre de 2018; respecto al 1º semestre de 2018 el incremento es de 8,1.

Considerando que la EPH (Encuesta Permanente de Hogares) representa 62,9% de la población total, la proyección al total del país implica que en la Argentina hay 15.928.500 personas por debajo de la línea de pobreza, y 3.450.250 indigentes.

La metodología por ingresos constituye una manera de medir la evolución de la pobreza/indigencia que no da cuenta cabalmente de las privaciones materiales de los hogares. De incluirse en la ecuación cuestiones indispensables como, por ejemplo, el costo de los alquileres, remedios (principalmente en el caso de los jubilados), pañales y alimentos específicos en los hogares con bebés; sin dudas el indicador arrojaría resultados aún más preocupantes para todo el país.

Con el 52,9%, Concordia registró el mayor nivel de pobreza del país. Le siguieron Gran Resistencia (46,9%); Santiago del Estero-La Banda (44,8%); Salta (41,8%); Corrientes (41,4%); Gran Tucumán-Tafí Viejo (40,4%) y Formosa (40,1%).

Respecto a las regiones, las cifras más altas se registraron en el Noreste (42,4%), y en el Noroeste (39,9%). En tanto, por debajo del promedio, se ubicaron la región de Cuyo (35%); el Gran Buenos Aires (34,8%); la región Pampeana (34,7%) y la Patagonia (28,5%).

El Gobierno destacó el “estado presente” que disminuye el impacto social que generan las políticas nacionales

Desde el Gobierno provincial indicaron ayer que los programas de políticas públicas como el SerSol o los subsidios vinculados a las tarjetas de alimentos son ingresos indirectos que recibe la población (salario diferido).

A su vez, subrayaron que estas políticas que son sostenidas por el Gobierno provincial sirven para contener las distintas situaciones de vulnerabilidad. Los datos de pobreza que mide el Indec se realizan en base a la Encuesta Permanente de Hogares, que determina los niveles de pobreza en base a los ingresos de la población.

En relación a esto, explicaron que hay variables que la provincia no controla, como la devaluación del peso o la alta inflación o la merma en la actividad económica. Por ende, a través de sus políticas públicas sectorizadas se pueden abordar los temas vinculados a la pobreza, por más que dichas políticas no se perciban en las estadísticas nacionales

Recordaron que, luego de las PASO, Alicia Kirchner impulsó el Decreto 851/19 que buscó fortalecer los programas sociales ya existentes en la provincia creando un fondo especial a partir de reasignación de partidas existentes. La Gobernadora pidió a las carteras social y sanitaria fortalecer además la atención de emergencias generadas a partir del impacto que las medidas implementadas por Nación tienen en la población más vulnerable.

 

 


COMENTARIOS