El campo

Prevén faenar mil guanacos esta temporada para el consumo local

Así lo indicaron desde el frigorífico Montecarlo, que este año adquirió la experiencia de traer el animal vivo hasta sus instalaciones, un sistema similar a los ovinos. Sostuvieron que son para el mercado de Río Gallegos y de El Calafate.

Tomás Núñez, propietario de Montecarlo. (Foto: C. González.).
COMPARTÍ ESTA NOTA

Desde el año 2018 hubo un antes y un después en la ganadería de Santa Cruz. Comenzó a aplicarse -en el marco de la prueba piloto- el “Proyecto de uso sustentable del guanaco silvestre”.

Éste fue aprobado por el ex Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación (ahora Secretaría), aplicable en la Provincia de Santa Cruz que cuenta con su propio “Plan de Manejo del Guanaco”.

Tomás Núñez, propietario del frigorífico Montecarlo, se refirió esta semana al tema al sostener que se faena por temporada que arranca en abril y termina en el mes de octubre, período en el que el CAP (Consejo Agrario Provincial) habilita la extracción del animal.

Sostuvo que, por cuestiones climáticas, este año empezaron más tarde, hace unas tres semanas, pero hasta ahora con muy buenos resultados. “Como es la primera vez que lo hacemos nos pusimos la meta de cargar el animal vivo en la estancia, en una jaula como si fuera una oveja o un vacuno, y es la primera vez que recibimos guanacos en el frigorífico vivos”, detalló en una entrevista cedida a Tiempo FM.

Más adelante, indicó que se pusieron como objetivo hacer mil guanacos: “Hasta ahora vamos cumpliendo la meta y creo que la vamos a superar. Con esa cantidad, podemos abastecer tranquilamente a Río Gallegos, El Calafate y distintas zonas que lo comercializamos”, manifestó Tomás Núñez.

 

Mayor sanidad- En el mismo sentido, la presidenta de la Sociedad Rural de Río Gallegos, Liliana Fernández, expresó que el plan nacional y el plan provincial preveían la caza y la cosecha del guanaco, por lo que se llegaba al frigorífico con el animal ya faenado.

“Este año los animales llegan vivos al frigorífico, más allá de la trazabilidad que se sigue teniendo, que se sabe de qué campos vienen y quién los trae, las condiciones en las que llegan, se faenan en un ambiente controlado y se asegura la sanidad y que se puedan consumir”, afirmó la dirigente rural.

Por su parte, Núñez indicó que el rodeo con el guanaco fue cambiando, ya que al principio costaba mucho más. Usualmente son diez personas y se usan motos; se hace un circuito con mangas, se hace una especie de embudo hasta que se mete en un corral, explicó.

“El encierre se ha ido perfeccionando cada vez más y la verdad que fue toda una experiencia; es un animal muy dócil, muy tranquilo” dijo el empresario, al tiempo que afirmó sobre su carne que cuando se faenaba en el campo costaba mantener la cadena de frío. “Ahora, al llegar vivo, la calidad de la carne es mejor, es más rosácea, con mayor durabilidad”, aseguró.  

“Hacemos pierna, paleta, vacío, garrón”, dijo sobre los diferentes cortes. El recupero, que sería la parte digestiva y el cuero, hoy no se está comercializando.

La demanda- Respecto de la demanda, Tomás Núñez manifestó que hoy están trabajando en una planta con alcance provincial, por lo que se están dedicando a solventar el mercado local y regional de carne de guanaco. “Hay consultas de afuera, pero decidimos acotarnos a la provincia porque creemos que es un producto que, a pesar que no es totalmente conocido, somos capaces de probarlo o hacer un hábito” de su consumo.

“En el caso de Montecarlo abastecen El Calafate; el año pasado no les alcanzó y la demanda superó la oferta que había, la gente lo ha recibido muy bien”, sostuvo Liliana Fernández.