CamiCan

Pasión por los caninos

Fernando Romero es el propietario de CamiCan, que se dedica a pasear y adiestrar perros. El emprendimiento en su momento era familiar pero gracias a la demanda, se fue acrecentando y fueron incorporando jóvenes que comparten la pasión por los perros. En cuanto al adiestramiento de los canes, Fernando contó que el entrenamiento es básico y cuenta con un amigo adiestrador.  

  • 19/09/2019 • 14:47
Roberto junto a sus hijos que crearon CamiCan.
COMPARTÍ ESTA NOTA

Fernando Romero, es un policía que presta servicios en la Comisaría Séptima del barrio San Benito, además de ser el encargado del emprendimiento de CamiCan, el cual se inició hace dos años y fue un proyecto familiar. “Lo inicie con mis hijos Karen, Evelin y Mariano, en su momento, queríamos hacer algo distinto. En realidad lo que queríamos hacer era combinar algo que nos gustara en familia con alguna actividad física. Todos tenemos algo en común en la familia que son los perros”, comentó y agregó: “Llevamos muchos tiempo trabajando, yo estuve dos años y medio en la División Canes de la policía, mis hijas rescataban perritos de la calle, brindando nuestro hogar como hogar transitorio. Entonces pudimos combinar eso y nace CamiCan”. 

En sus inicios era un servicio para pasear una mascota, la verdad fue creciendo y no pensamos que fuera a impactar de esa manera en la sociedad. Nos vimos saturados y tuvimos que buscar la manera de expandirnos, así que después de un año de trabajo duro decimos expandir”, comentó y agregó: “Hoy se sumó más gente, tenemos cuatro paseadores en toda la ciudad y un adiestrador, en total somos dos adiestradores, porque ahora brindamos el servicio de adiestramiento básico, para los canes con problema de conducta o simplemente para que los quieran adiestrar y hagan los famosos truquitos en la casa”.  

Cada paseador utiliza un cinturón de paseo que tiene como máximo una capacidad para seis. El cinturón tiene arneses que tiene suficiente resistencia para soportar el tirón de animales de hasta 45 kilos.  

Al abarcar las toda la ciudad, desde CamiCan la dividieron en cuatro zonas, las cuales tienen asignado a un paseador. “La idea es seguir expandiéndonos y a medida que se suman más clientes, sumar más paseadores y brindar así una salida laboral a más personas”, explicó Fernando.    

Adiestramiento

Al ser consultado por surge el servicio de adiestramiento, Fernando explicó que si bien él tenía los conocimientos, no se animaba a ser adiestrador, “porque es un compromiso, es un trabajo donde uno pone en juego la reputación y por eso no me animaba en un comienzo. Si lo hacía a modo de favor a amigos, conocidos y a mis clientes”, aseguró y añadió: “Al mismo tiempo que paseaba a los perros los adiestraba”. 

Después se suma mi amigo Ricardo, perteneciente a la División Canes, con quien trabaja hace muchos años y comparten actividades, “se suma y me alienta a hacerlo, me dice que trabajemos juntos y vemos como nos va. Empezamos con dos severos casos con problemas de conducta y lo pudimos hacer en muy corto tiempo y vimos que lo teníamos el mercado para poder expandirlo y lo estamos llevando muy bien”, aseguró y explicó que tienen un adiestramiento muy estricto y controlado

“Me apasiona mucho” 

Luego dialogó una de las paseadoras, se llama Rosa y hace poco tiempo que trabaja en CamiCan, quien contó que es un lindo trabajo, porque te enseña cosas de los perros que uno no sabe. “La verdad que no sabía mucho, pero hace un mes que estoy trabajando y cada día me apasiona más este trabajo y a la vez te enseña mucho”, explicó y al ser consultada por las cosas que te enseña, comentó: “El perro puede ser tan cariñoso con vos y saber que cuando llegas a su casa, te espera tan ansioso porque sabe que los va a pasear y eso te llena de alegría. Podes tener un día malo y vos salís con el perro a pasear te lo arregla, así nomás”, a la vez que añadió que en el tiempo que está trabajando no tuvo problemas con los perros que pasea ni con los de la calle. “No, porque lo que me enseñó Fernando y que me sigue enseñando, tengo que hacer de cuenta que no pasa nada con el perro, porque ellos sienten todo lo que vos sentís, te ladran y nosotros hacemos como si no ladraran”, concluyó.            

Pasear perros es lo más lindo que hay 

Francisco es otro de los paseadores que contó que hace cuatro meses que trabaja en CamiCan, y fue gracias a una de las hijas de Fernando quien le ofreció el empleo y le dijo que sí, porque también comparte la pasión por los animales. “Al decir sí y estar con Fernando siempre estoy aprendiendo, porque le pregunto cómo tratar a los perros, como controlarlos, como controlar al que viene. Es lo más relajante que te puede pasar en el día, podes tener un día muy malo y simplemente sacas a pasear al perro y después andas relajado como si no pasara nada”, argumentó y aseguró: “Podés tener todos los problemas pero en esa hora que paseas a los perros te olvidas, es lo más lindo que hay”, concluyó.

Es muy difícil pasear perros

Por otra parte Fernando comentó que es muy difícil pasear perros en nuestra ciudad, por la cantidad de perros sueltos que hay y depende de los sectores. 
“Nosotros estamos paseando perros en lugar donde hay muchísimos perros sueltos, pero hemos aprendidos con alguna técnicas que usamos y le enseñamos a los chicos canalizar su energía, porque los perros son umbrales de energía. Por eso les enseñamos como tienen que actuar ellos y cómo actuar en el caso que ignorar no funciona”, explicó y siguió contando: “El ignorar sólo funciona en un 80% de los casos”, concluyó.  
  


LEA ATENTAMENTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio de los términos y condiciones podrá ser denunciado para luego quedar eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación de los términos y condiciones.
COMENTÁ, ESTAS EN TiempoSur
Límite de caracteres: 1000