Medioambiente

En Argentina “primero hay que fortalecer el sistema nacional de residuos”

Así lo expresó el secretario de Ambiente, Mariano Bertinat, al referirse al documento que firmó como integrante del COFEMA en rechazo al decreto que modifica la reglamentación de la Ley de Residuos Peligrosos. “Nación toma medidas sobre la administración de residuos sin consultar a las provincias, pero nos hacemos cargo de esos residuos. Lo que ellos quieren traer, nosotros lo enterramos todos los días”, dijo.

Mariano Bertinat (Archivo)
COMPARTÍ ESTA NOTA

Los secretarios de Ambiente de las provincias se reunieron a inicios de semana en asamblea de COFEMA (Consejo Federal del Medioambiente) donde emitieron una resolución en rechazo al Decreto Nacional Nº591/19, del 26 de agosto de 2019, modificatorio de los Decretos Nº181/92 y N°183/93, referido a los requisitos exigidos para la importación de sustancias u objetos obtenidos a partir de la valorización de residuos.

Mariano Bertinat, secretario de Ambiente de Santa Cruz e integrante de COFEMA en representación de la misma, dialogó con TiempoSur sobre la postura que han tomado la mayoría de las provincias, a excepción de Buenos Aires, Corrientes y Jujuy, con respecto al decreto mencionado, destacando en principio que “no se ha cumplido con una instancia previa de análisis integral de los impactos ambientales, económicos y sociales que dicha medida puede tener sobre las políticas provinciales de gestión integral de residuos”, algo que marcó como clave en el debate, ya que “Nación toma medidas sobre la administración de residuos sin consultar a las provincias, y los residuos van a las provincias”.

“En las provincias entendemos que tenemos que ir hacia políticas que permitan instalar la separación de origen y ellos deciden traer basura de afuera. Lo que ellos quieren traer, nosotros lo enterramos todos los días”, sentenció. 

El documento expresa que si bien la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación ha manifestado su intención de abrir un procedimiento participativo con los representantes provinciales, los mismos entienden que dicha propuesta se realiza en forma tardía, “circunscribiendo el ámbito de discusión a cuestiones de especificidad técnica y procedimental, sin permitir la discusión de la incidencia de esta regulación sobre la política federal de residuos”.

En otro tramo se expresan sobre el fortalecimiento del federalismo ambiental y la construcción de políticas ambientales “consensuadas y coordinadas” y subrayan que todo esfuerzo de regulación en la materia “debe estar dirigido al dictado de una ley de presupuestos mínimos sobre residuos peligrosos, la cual resulta imprescindible para la armonización y congruencia del marco legal nacional actualmente vigente”.

Si bien Juan Trebino, subsecretario de Fiscalización y Recomposición de la Secretaría de Ambiente de la Nación, sostiene que lo que se hace es flexibilizar el ingreso de ciertos materiales que usa la industria y que en el país no hay, o no en cantidad suficiente, Bertinat sostuvo que “si Nación se involucra más con las provinciaspodría ayudarnos a trabajar sobre nuestros residuos y no traerlos de afuera, podemos hacer lo mismo, pero usando lo nuestro que es un montón y lo enterramos todos los días” y continuó: “Nosotros tenemos que tratar que las provincias y Nación tengan esa disponibilidad, estamos trayendo algo que podríamos generar nosotros” e insistió en que “Lo que ellos quieren traer, nosotros lo enterramos todos los días”.

El Secretario de Ambiente provincial explicó que “lo primero que planteamos es que antes de sacar una norma de semejante impacto se consulte con las provincias para ponernos de acuerdo sobre cuáles son las formas”. En este sentido, se solicitó que “se remitan a la Comisión de Residuos Peligrosos y la Comisión de Asesoramiento Legislativo los documentos técnicos, los proyectos de resolución y el trabajo conjunto con la Secretaría de Industria y Producción, para su análisis”. Por último, también se planteó la necesidad de “fortalecer el sistema nacional de residuos. Hay que lograr que las provincias lleguen a sus plantas”, dijo el funcionario provincial. 

*Existen más de 5000 basurales a cielo abierto en el país, según cifras oficiales. El documento alerta sobre lo peligroso de abrir las puertas a la importación de basura, ya que no hay forma de controlar qué entra.