Río Gallegos

Ensayaron el enfardado de residuos y cada vez falta menos para el traslado del Vaciadero

Se realizaron ayer los primeros ensayos de la máquina compactadora y enfardadora de basura para la disposición final de los residuos en el nuevo vaciadero. Éste, va a estar ubicado camino a Punta Loyola.

COMPARTÍ ESTA NOTA

El Intendente de Río Gallegos, Ingeniero Roberto Giubetich, presenció esta mañana el primer ensayo de enfardado de residuos sólidos urbanos en la nueva planta de transferencia, ubicada en lo que muy pronto se convertirá en el antiguo vaciadero local. En el lugar Giubetich afirmó que una vez que finalicen con las pruebas y  puesta a punto de la maquinaria, comenzará a funcionar el nuevo vaciadero que mejorará la calidad socio ambiental de toda la ciudad.

La Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos a través de la compactación, permite el traslado de la basura en fardos, que serán depositados en el nuevo vaciadero ubicado camino a Punta Loyola a 25 kilómetros de la ciudad.

Esta obra significa erradicar el basural que se encuentra dentro de ciudad para terminar, por ejemplo, con los incendios que provocan gran malestar a los vecinos del sector. Además, acabará con otro gran problemática de la ciudad como la proliferación de moscas y plagas. Será la oportunidad también para recuperar un espacio verde muy cercano a la marimba, un lugar que alberga flora y fauna de la Patagonia. La reducción de la basura y su tratamiento mejorarán de vida de todos los vecinos.

El Intendente Giubetich dijo que con el nuevo vaciadero y la planta de transferencia “estamos dando respuesta a una deuda muy grande con Río Gallegos. Ha sido un camino difícil pero con gestión logramos destrabar la obra que hoy está muy cerca de convertirse en realidad”.

En su recorrida Giubetich afirmó que “la planta cuenta con tecnología de última generación para la compactación de la basura que nos permitirá tratar de forma responsable e integral los residuos sólidos domiciliarios. De esta manera,  vamos resolver una problemática histórica y a recuperar el suelo de un paisaje natural muy importante para la ciudad”.

El secretario de Gobierno, Jorge Caminiti, también fue testigo del primer trabajo de enfardado de residuos: “Esta es un obra que nos llena de orgullo y que el intendente Giubetich había asumido el compromiso de terminarla. A pesar de todas las falencias que tenía el  proyecto que heredamos en el 2015, pudimos subsanar las irregularidades y recuperarlo, lo que nos permitió gestionar los fondos necesarios para  terminar la obra. Hoy nos encontramos ultimando los detalles para inaugurar la planta” dijo.