Economía

Buscan declarar la emergencia en panaderías por la caída del consumo

La suba del precio de la bolsa de harina y el incremento del kilo del pan fueron causa para que la compra del mismo cayera a nivel nacional. Desde la Federación Argentina de la Industria del Pan y Afines advierten que no se crearon nuevos puestos de trabajo.

En Río Gallegos el kilo superó los $100.
COMPARTÍ ESTA NOTA

Días atrás TiempoSur dio a conocer que, en las principales panaderías de Río Gallegos, el precio del kilo de pan superó los $100. El dato fue recabado a raíz de un recorrido por algunos de los comercios del rubro que están instalados en la capital santacruceña. Si bien depende además del tipo del pan (Felipe o Mignon), lo cierto es que la media está por arriba de ese precio. A nivel nacional la situación es similar y señalaron desde la Federación Argentina de la Industria del Pan y Afines (FAIPA) que esto se tradujo en un fuerte golpe. Desde el sector advirtieron que el consumo de pan en Argentina cayó de 90 kilos por persona en 2015, a menos de 75 kilos per cápita en la actualidad. Las causas son varias: La caída del poder adquisitivo del comprador, el incremento del valor de la materia prima (la harina fue de los productos con mayor incremento) o el incremento de los servicios como luz y agua para los panaderos.

Panorama desolador

“Estamos viendo cómo caen como moscas los colegas. A nivel nacional cierran panaderías. Lo más dramático es la suba de tarifas”, indicó a TiempoSur Jorge Vitantonio, el tesorero de FAIPA e histórico referente del sector.

El entrevistado fue categórico a la hora de enumerar las causas por las cuales cada vez la gente compra menos pan y lo hace a precios más caros. “La economía. Está todo a la baja”, enfatizó en primer lugar. Remarcó que el comprador “tiene que tener plata en el bolsillo para comprar y con esta política de gobierno no puede hacerlo”.

“Por más que las paritarias hagan una recomposición salarial, no se llega a compensar por la inflación que hay” lamentó el referente del sector panadero.

Vitantonio señaló que en el sector no se han generado nuevos puestos de trabajo en el país, sino que se mantienen los mismos. Las personas que llegan a la jubilación no son reemplazadas debido a la situación económica de los comercios.

En última instancia se le consultó al referente si había visto una situación similar en tiempos anteriores y sostuvo “que ni en el 2001”, porque en aquel entonces “no teníamos esta inflación. No teníamos el incremento del dólar que se disparó en un solo mes. Hoy predomina la especulación”.

Emergencia

La Federación a nivel nacional se encuentra trabajando ahora en proponer un proyecto de Ley en el Senado, que establezca la Emergencia Económica en el sector panadero. El proyecto ya viene siendo trabajado y en primera instancia se reunieron con legisladores de la Provincia de Santa Fe. FAIPA dio a conocer anoche el proyecto.

“El crecimiento de los costos en los insumos básicos para esta industria, como ser harinas, grasas y margarinas, entre otros, llevaron a la disminución de la producción. Asimismo, la situación del sector se agudiza por la imposibilidad de afrontar los compromisos fiscales y previsionales, los que significan el quebranto de numerosas panaderías a lo largo y ancho del país, con las consecuencias sociales que ello conlleva”, indica en una parte de los considerando.

“Producto de la recesión económica y la pérdida general del poder adquisitivo, el consumo de pan en Argentina cayó de 90 kilos por persona en 2015, a menos de 75 kilos per cápita en la actualidad. La federación Argentina de la Industria de Pan y Afines – FAIPA reveló dichas cifras, en un contexto en el que han cerrado más de 150 panaderías en el primer semestre y muchos locales comerciales se han vuelto clandestinos por el alto costo impositivo y de las tarifas de servicios públicos. El sector no crea empleo y los obreros que se jubilan o renuncian, no se reemplazan, Para graficar la gravedad de la crisis, “la bolsa de harina cuesta de $900 a $950” remarcan desde FAIPA.